Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

La AFC Este sigue sumando armas para la batalla de 2015

La AFC Este sigue sumando armas para la batalla de 2015

Tras meses de preparación para el draft estudiando jugadores universitarios, estrategias y necesidades de los equipos, ahora con el evento recién terminado llega el momento de analizar lo sucedido en estos tres días en Chicago. Para evaluar cómo lo han hecho, en lugar de los clásicos grades o notas, he decidido calificar cada equipo de la división con un adjetivo que resuma de forma directa su actuación en el draft.

New England Patriots: Un draft clásico

¿Qué sería de un draft de la NFL sin las típicas elecciones de Bill Belichick que dejan a aficionados y periodistas con cara de tontos? En esta ocasión fueron Jordan Richards (2ª ronda), siguiendo el camino marcado por Tavon Wilson en 2012, y Joe Cardona (5ª ronda), long snapper de Navy. Los dos jugadores podrían haber sido escogidos más tarde pero todos sabemos que Belichick sigue sus propias reglas.

Pero este draft no es un clásico de los Patriots sólo por estos picks llamativos. También lo es por lo bien que se movieron los tres días, sabiendo esperar a que llegaran los jugadores adecuados. El primer ejemplo lo vimos en primera ronda. Tenían la última elección y tuvieron la opción de traspasarla pero decidieron mantenerse en su sitio y hacerse con Malcom Brown. Aprovecharon la situación para seleccionar a un defensive tackle que estaba proyectado en el Top-25 y ahora tienen una pareja joven (Brown yEasley) que puede dominar el interior de la DL durante los próximos años.

Malcom Brown, defensive tackle drafteado por los Patriots en primera ronda.

Todavía más inteligente fue esperar hasta el tercer día para reforzar la línea ofensiva. Antes del draft, decía que esta era una necesidad prioritaria y me sorprendió que no eligieran a nadie en las tres primeras rondas. Todo cambió cuando escogieron en picks consecutivos a Tre Jackson y Shaq Mason en cuarta ronda. Así consiguieron a dos jugadores que van a dar profundidad al grupo e incluso podrían jugar como titulares esta misma temporada.

Miami Dolphins: Un draft eficaz

En el draft no hay que centrarse exclusivamente en cubrir las necesidades pues eso puede llevar a acabar eligiendo peores jugadores. El talento manda y es lo que debe guiar las elecciones de los equipos. Por esto estoy tan sorprendido, para bien, con el draft de los Dolphins. Creo que han sabido combinar a la perfección los dos aspectos y han mejorado notablemente su plantilla.

Desde su primera elección marcaron esta tendencia. DeVante Parker era el mejor jugador disponible cuando llegó su turno y además encaja a la perfección en Miami, tal y como conté en el análisis previo al draft. El buen camino continuó en segunda ronda con Jordan Philips, defensive tackle que apuntaba a primera ronda y que entrará en la rotación de la línea desde el primer día. Sólo con estos dos jugadores, el draft de los Dolphins ya merece una buena valoración por lo que pueden aportar a corto y largo plazo.

Devante Parker, wide receiver drafteado por los Dolphins en primera ronda.

Por último, en quinta ronda, se hicieron con Jay Ajayi, uno de los mejores corredores del draft que salió tan tarde debido a una lesión de rodilla que amenaza su durabilidad en la NFL. En cualquier caso, en ese punto del draft, merecía la pena correr el riesgo y apostar por un jugador que podría marcar diferencias mientras esté sano.

Buffalo Bills: Un draft desapercibido

Después de una pretemporada en la que fueron protagonistas por muchos motivos, los Bills han pasado inadvertidos durante el draft. El hecho de no tener elección de primera ronda les restaba relevancia y en las rondas posteriores tampoco realizaron ningún movimiento destacado. Siguiendo la tradición de Rex Ryan, se hicieron con un cornerback con su primera elección, Ronald Darby, que encaja como un guante en el esquema defensivo. Habrá que ver si se hace con el puesto de titular automáticamente o tiene que luchar por él, porque la secundaria de Buffalo está repleta de buenos jugadores.

Después de Darby, reforzaron posiciones importantes para su estilo de juego como running back, outside linebacker y guard. El pick más interesante es el de Nick O’Leary que podría desempeñar el rol de tight end bloqueador dentro del ataque de Greg Roman. Ya veremos hasta dónde llega este grupo de jugadores pero de primeras parece que los otros tres equipos de la división han aprovechado el draft mejor que los Bills.

New York Jets: Un draft impredecible

Es injusto calificar como impredecible todo un draft por una sola elección pero en este caso creo que es tan importante esa elección que lo merece. Estoy hablando, por supuesto, del pick de Leonard Williams por los Jets. Nadie esperaba que el defensive end de USC, considerado el mejor jugador del draft casi por unanimidad, saliera del Top-4. Nadie esperaba tampoco que su destino pudieran ser unos Jets que poseen una de las mejores líneas defensivas de la liga. Pero, tal y como dijo el general manager Mike Maccagnan, no puedes dejar pasar la oportunidad cuando te llega un jugador de este calibre.

Ahora bien, esta decisión genera un problema: cómo encajar las piezas de la línea defensiva. Y no solo en el campo, también en el límite salarial. Estamos hablando de cuatro jugadores (Wilkerson, Richardson, Harrison y Williams) que a largo plazo podrían ocupar cerca de 40 millones de salary cap. Dado que Mo Wilkerson está buscando un nuevo contrato, no han tardado en surgir los rumores acerca de un posible trade que resolvería inmediatamente este rompecabezas. Aunque personalmente espero que los Jets sean inteligentes y no repitan errores del pasado, véase: caso Darrelle Revis.

Leonard Williams, apuntado por la mayoría de los especialistas como el mejor jugador del draft de este año.

Centrándonos en lo que pasará en el campo; en la próxima temporada la solución más sencilla para Todd Bowles es mantener a los tres titulares en su sitio y utilizar a Williams como rotación. Gracias a su versatilidad, puede jugar en todas las posiciones y este rol le permitiría la adaptación progresiva a la NFL tan necesaria para cualquier rookie. A largo plazo la solución se complica. Igual que en el aspecto económico, va a ser un auténtico dolor de cabeza dar con el sistema adecuado para estos cuatro jugadores.

Eso sí, bendito problema. Hay muchos equipos en la liga con la situación opuesta, sin suficiente talento en la línea defensiva y que se cambiarían sin pensarlo por los Jets. Como se suele decir, nunca puedes tener demasiados jugadores buenos en la NFL.

0 Comentarios

Normas Mostrar