Temas del día

Sergio jugará la Ryder

Golf | Wyndham Championship

Sergio jugará la Ryder

Sergio jugará la Ryder

El español gana el Wyndham Championship y se asegura su participación en la Ryder Cup. No necesitará la invitación de José María Olazábal para formar parte del equipo europeo.

Pocas cosas motivan más a Sergio García que la Ryder Cup, torneo que disputará tras ganar el Wyndham Championship y superar, de nuevo, a Ian Poulter y Martin Kaymer, jugadores que deberán buscarse su sitio en la Ryder en el Johnnie Walker de la semana que viene en Escocia. La idea de perderse el torneo ha ido haciendo mella en la mente del golfista español durante todo el año, agobiándole cuando mejor lo iban las cosas, cuando estuvo en disposición de pelear seriamente por el Masters de Augusta en abril y el US Open en junio. Todas esas circunstancias pesaron demasiado en el castellonense, desesperado en British y PGA, donde cedió ante la presión del inglés Poulter y perdió, temporalmente, su puesto en el equipo que capitanea José María Olázabal.

Tras el fiasco del PGA, García necesitaba un cambio radical. Entonces encendió una luz en las tinieblas de su actitud. Acudió al Wyndham Championship, un torneo atractivo más que nada porque cierra la temporada regular y decide los últimos puestos de quién disputará los play-offs de la FedEx Cup, la competición final del Circuito Americano que reparte cerca de 50 millones de dólares. Allí fue Sergio a jugarse su puesto en la Ryder (Medinah, Chicago, 28-30 de septiembre), con golfistas que salen a morder porque se termina una temporada, tal vez, demasiado pronto. Y dio la talla. Tranquilo, sereno y jugando un delicioso golf, el español ganó el Wyndham y estará entre los 12 europeos que trataran de reeditar el triunfo sobre Estados Unidos logrado en 2010 en el Celtic Manor de Gales.

Tras tres buenas jornadas, especialmente en la segunda, García llegaba a la ronda final con un golpe de ventaja. La lluvia dominical le daba tensión al ya de por sí apretado torneo y posponía el desenlace para el lunes, con el castellonense cortado en el hoyo 5 con un birdie ya en sus manos y el -15 que marcaba el liderato. En la reanudación, García fue capaz de hacer otros cinco birdies por dos bogeys en una verdadera exhibición de golf. No acusó la presión y fue poniendo tierra de por medio según pasaban los hoyos con todos y cada uno de sus rivales, impotentes ante el nivel del español.

Sabedor de que su mejorado aunque aún débil putt, adornado con un grip con la bandera europea, no le iba a facilitar las cosas, el español decidió que no iba a darle emoción al campeonato. Y se regaló cinco birdies magistrales dejando la bola a centímetros de la bandera en todos ellos. Lo hizo en el imponente hoyo 11, con un sutil hierro 9 en el 13, con un impecable sacada de bunker en el 15, con un hierro 8 en el 16 y repitió el 9 en el 17. Ni siquiera una calamitosa madera 3 en el 18, que empezó con cuatro golpes de ventaja, frustró el enorme torneo realizado. El -18 final le dio una renta de dos disparos sobre Tim Clark, combativo hasta el final. La sensación fue de absoluto control del torneo en todo momento (solamente ha hecho cuatro bogeys en toda la semana). "Estoy orgulloso de cómo he jugado toda la semana, sobre todo en los últimos nueve hoyos del torneo, y espero haber consolidado mi puesto en la Ryder Cup", comentó feliz el español.

La victoria se intuye más impresionante si se tiene en cuenta que Sergio no jugó acompañado de su caddie habitual, sino que necesitó la ayuda de uno local facilitado por la organización. García ha vuelto a ganar casi nueve meses después. Su renacimiento el año pasado con las victorias en el Castelló Masters y el Andalucía Masters cortaba tres años de caída imparable tras encaramarse en 2008 a su tope con el número dos del mundo, el triunfo en el prestigioso The Players y varios grandes escurriéndose entre sus dedos. El mal momento actual coincidía con el del golf español, en horas bajas después de cosechar sólo una victoria este año (Rafa Cabrera-Bello en el Dubai Desert Classic en febrero) y perder la organización de hasta cuatro de los siete torneos con los que nuestro país vestía parte del calendario del Circuito Europeo. Pero siempre queda algo en Sergio García, mayor valor del golf español. La Ryder le ha devuelto la ilusión y se ha destapado con una gran victoria, la vigésimo segunda en su carrera; un triunfo que deja claro que a Sergio García le queda mucho golf en sus manos.