Uchimura logra por fin la perfección a la que aspiraba

Gimnasia - Final masculina

Uchimura logra por fin la perfección a la que aspiraba

Uchimura logra por fin la perfección a la que aspiraba

Su salida, donde clavó los pies sin moverlos ni un milímetro, levantó a los más de 15.000 espectadores que se dieron cita en el North Greenwich. Fabián González acabó noveno.

Y esta vez no decepcionó. Kohei Uchimura, el genio de la gimnasia japonesa, logró ayer la medalla de oro en el concurso completo de los Juegos. Su primer oro olímpico (a pesar de ser tres veces campeón mundial) y la confirmación de que es el rey, con una clara victoria sobre todos sus rivales. Esta vez sí estaba satisfecho.

El North Greenwich Arena por fin pudo admirar al campeón al que le da igual su palmarés. "No compito por los títulos. Mi objetivo es lograr la perfección y mostrar al mundo la grandísima belleza de la gimnasia", ha declarado en múltiples ocasiones. Y, tras la decepción que supuso su pobre actuación en la competición por equipos, sobre todo en la calificación, ayer pudo mostrar su dominio. Sobre todo en barra (15,600 le dieron los jueces) y en el caballo con arcos, ese que le jugó una mala pasada en la competición colectiva (15,066). Tampoco desentonó en las anillas (15,333), paralelas (15,325) ni suelo (15,100). Pero donde logró esa perfección que tanto busca fue en el salto. Su salida, donde clavó los pies sin moverlos ni un milímetro, levantó a los más de 15.000 espectadores que se dieron cita en el North Greenwich y despertó la admiración de los jueces (16,266).

Una actuación que no dejó opción al alemán Nguyen, y al estadounidense Danell Leyva, que tras llegar como favorito con la mejor puntuación de las clasificatorias, su mal papel en caballo con arcos le hizo conformarse con el bronce. Espectadores de lujo fueron un brillante Fabián González, que logró una meritoria novena posición, y Javier Gómez, que acabó en el puesto 23.

Comentarios

Comentarios no disponibles