Unos 400 españoles, en las universidades de EE UU

Polideportivo

Unos 400 españoles, en las universidades de EE UU

Unos 400 españoles, en las universidades de EE UU

afp

Cerca de 400 españoles decidieron probar en los últimos cinco años en las ligas universitarias de Estados Unidos. Allí practican su disciplina, aprenden inglés, estudian una carrera y reciben ayudas económicas.

Estados Unidos es la cuna del deporte universitario. España es una gran potencia mundial en materia deportiva. Y los polos se han atraído en forma de éxodo. Porque cerca de 400 estudiantes españoles se fueron a América en los últimos cinco años para disputar la liga universitaria de allí: la NCAA.

La jugada es perfecta porque aprenden inglés, estudian, hacen su deporte y reciben una beca, en función del nivel, para costearse la carrera. "Las más altas son de 50.000 dólares, y la media suele estar en 21.000", comenta el extenista Gonzalo Rodríguez, que estuvo allí en los 90 y ahora dirige AGM Sports, una empresa intermediaria entre deportistas y universidades: "En mi época estábamos diez. Ahora hay cuarenta veces más deportistas".

Uno de esas estudiantes fue la golfista Azahara Muñoz, que dejó Andalucía para enrolarse en las filas de Arizona State. El resultado fue inmejorable porque quedó campeona de la NCAA en 2008 (título que ganaron Tiger, Mickelson o Stacy Lewis) y ahora es una estrella de este deporte. "Estuve allí cuatro años, entendí los hábitos y me sirvió mucho para ahora jugar el Circuito Americano (LPGA)", dice Azahara.

Otro caso es el de Javier Garrapiz, que simultanea la carrera de Negocios con el tenis. Está impresionado: "Cuando fui al fútbol americano y vi a 95.000 espectadores no me lo creía. En tenis, jugué ante 5.000 personas enloquecidas". En cuanto a la vida en el campus, el futbolista Víctor Muñoz, ex de las categorías inferiores del Madrid y estudiante de Economía en UCLA, cuenta: "Por la mañana entrenas y por la tarde, clases. Hay universidades, como UCLA, en las que sacarse una carrera es un privilegio". Del nivel deportivo cuenta: "Es como en Tercera División. Sólo que con chicos de 18 a 24 años".

El nadador Guillermo Blanco, estudiante de Ingenieria en Purdue, habla de las facilidades: "Me ayudan a cambiar exámenes y a perder las menos clases posibles". "Viajas, ves otras universidades...", comenta la gimnasta Mónica Mesalles. La experiencia tiene un pero: la distancia. "Estás lejos de familia y amigos", dice Garrapiz. Muñoz apuntala: "Esta es una buena opción, pero en España también se vive bien".