Barcelona y Ciudad Real jugarán la gran final

Balonmano | Champions | BARCELONA 30 - RHEIN NECKAR 28

Barcelona y Ciudad Real jugarán la gran final

Barcelona y Ciudad Real jugarán mañana (18:00 horas) la final de la Liga de Campeones. El Barça ganó al Rhein Neckar por 30-28 y los manchegos vencieron por 28-23 al Hamburgo.

El Barcelona Borges jugará este domingo (18:00 horas) su segunda final consecutiva de la Liga de Campeones al imponerse al Rhein Neckar Lowen alemán por 30-28, en la primera semifinal de la Final a Cuatro de Colonia, después de un encuentro en el que la disciplina de los azulgrana y su defensa en la segunda mitad fueron factores claves.

El bloque azulgrana, con Raúl Entrerríos dirigiendo magistralmente al equipo, fue superior al germano y, de nuevo, el meta serbio Daniel Saric (17 paradas), fue decisivo, como lo fue la gran segunda parte de Marco Antonio Oneto en el pivote ofensivo y la velocidad de los tres extremos: Juanín García, Víctor Tomás y Cristian Ugalde.

Mención aparte merece la actuación de Shiarhei Rutenka, duramente castigado en un marcaje implacable durante todo el encuentro por Oliver Roggisch, Karol Bielecki y Michael Muller, a los que nunca giró la cara y les endosó cinco tantos.

El inicio de los azulgrana fue fulgurante con una defensa muy acertada y respaldada por un Daniel Saric impecable que llevó a un 4-0 cuando se llevaban siete minutos de juego. La buena circulación de balón y la anticipación frenaba a los germanos y la ventaja se mantenía pasado el ecuador del primer tiempo (8-4).

Las rotaciones azulgranas, algunas pérdidas de balón, una marca implacable sobre Shiarhei Rutenka y el acierto del meta polaco Slawomir Szmal (6 paradas en los diez últimos minutos) provocó que el Rhein Neckar empatase (10-10, m.27) tras un parcial de 2-6.

Xavi Pascual pedía tiempo muerto y Víctor Tomás y Dani Sarmiento, aprovechando la exclusión de Roggisch, daban aire de nuevo a su equipo (12-10), pero un error en ataque y una parada de Szmal (7 en esta mitad) provocaban dos contragolpes alemanes con tantos de Bielecki y Cupic que empataban la contienda al descanso (12-12).

Los azulgrana ya no cambiaron su defensa 'seis-cero' en la segunda mitad, pero el Rhein Nekcar se ponía por delante por primera vez merced a un tanto del croata Iván Cupic (17-18, m.42).

Dos minutos después (19-19, m.44) el meta Szmal (ya con 11 paradas) se lesionaba en la pierna derecha y era relevado por el Henning Fritz.

Fue el momento clave del choque y los azulgrana le endosaban un parcial de 5-1 a su rival (23-20, m.48) que obligaban al técnico islandés Gudmundur Gudmundsson a pedir tiempo.

Por si fuese poco, el joven portero Gonzalo Pérez de Vargas entraba por Saric para intentar para una pena máxima a la estrella germana Uwe Gensheimer y lo conseguía, acabando de descentrar a la ofensiva del equipo de Mannheim.

Oneto y un penalti transformado por Albert Rocas -que sólo entro para lanzar dos penas máximas y marcar- daban la máxima ventaja del encuentro a los azulgrana (25-20, m.50).

El Rhein Neckar no se dio por vencido y con un incombustible Olafur Stefansson volvió a la carga (27-25, m.55), aprovechando la exclusión de Oneto, pero en su retorno a la pista, el hispano-chileno marcaba dos tantos decisivos que decidían la contienda (30-27, m.59) y daban el paso al Barcelona a luchar por su octavo título de la Liga de Campeones.