Noruega vuelva a dejar a España sin medalla

mundial balonmano f. | españa 26 - noruega 31

Noruega vuelva a dejar a España sin medalla

Noruega vuelva a dejar a España sin medalla

Reuters

El cuarto puesto en China supone la mejor clasificación mundialista logada por España, superando así el quinto puesto logrado en el Mundial de Croacia de 2003.

La selección española de balonmano femenino no pudo conseguir la soñada medalla de bronce en el Mundial de China y se ha tenido que conformar con la cuarta plaza del campeonato tras caer derrotada ante Noruega en la final de consolación por 26-31, aunque este resultado supone la mejor clasificación lograda por España en la cita mundialista.

Una vez más las escandinavas se han cruzado en el destino de las españolas y han derrotado a las chicas de Jorge Dueñas por segunda vez en este Mundial; Noruega ganó por 27-23 en el partido que cerrabada la segunda fase del campeonato y que relegó a España al segundo puesto de su grupo, lo que obligó a la Selección nacional a jugarse el pase a la final ante Francia; las galas se llevaron la semifinal por un claro 27-23.

Hoy Noruega volvió a mostrarse como un equipo sólido, férrero en defensa y veloz al contraataque; las nórdicas dominaron el encuentro desde el principio y cobraron rápidas ventajas que supieron mantener con su contundencia en los momentos claves, arruinando cualquier opción de remontada de las españolas, que en cualquier caso derrocharon coraje sobre la cancha y no bajaron los brazos hasta el pitido final.

El físico fue determinante

La superioridad física de las noruegas, el altura y fuerza, fue fundamental en un partido en el que las jugadoras españolas estuvieron faltas de esa chispa que les permitió acceder, por primera vez en un Mundial, a la lucha por las medallas.

La fuerte defensa noruega disminuyó, casi a mínimos, la efectividad de los lanzamientos exteriores españoles, mientras que la defensa española no se mostró tan compacta y correosa como en partidos anteriores.

Anulada Begoña Fernández como pivote, todo quedó a expensas del tiro exterior y de la casta de jugadoras como Marta Mangué, muy vigilada durante todo el partido.

Tras el 9-15 con el que llegó al descanso, la selección española consiguió un parcial de 2-0, 11-15, que hizo que se avivaran ligeramente las ascuas de una posible victoria, pero fue apenas un brillo, un resplandor, un leve reflejo, porque las jugadoras noruegas siguieron con su gran efectividad en el tiro.

España, al menos, se liberó de las ataduras de la presión en el segundo tiempo e intentó jugar de tú a tú a la actual campeona olímpica y de Europa.

El cuarto puesto logrado en China supone la mejor clasificación mundialista lograda por el combinado nacional de balonmano femenino, superando así el quinto puesto logrado en el Mundial de Croacia de 2003.

Sin embargo, este resultado deja un sabor amargo en todos los integrantes de la selección teniendo en cuanta el extraordinario equipo que ha logrado formar Jorge Dueñas y los éxitos cosechados en el último año, donde España, en el mejor momento de su historia, sólo ha dejado de ganar cuando se ha topado con Noruega, la vigente campeona olímpica y continental.

El más doloroso de los enfrentamientos directos entre ambos equipos se produjo en la final del pasado Europeo de Macedonia de 2008, en el que las escandinavas apabullaron (34-21) a la 'Roja'.

Hoy, con un bronce mundial en liza, la guión se ha repetido, pero el deporte siempre ofrece revancha, y seguro que España tendrá la oportunidad de desquitarse y saldar sus cuentas con la historia.