Temas del día

El Ciudad Real machaca al Teucro y refuerza su liderato

asobal | teucro 21 - ciudad real 34

El Ciudad Real machaca al Teucro y refuerza su liderato

El inicio de la segunda vuelta de la competición no deparó sorpresas en Pontevedra, aunque el conjunto gallego complica su futuro: las inesperadas victorias del Alcobendas y el Cuenca colocan al equipo pontevedrés con solo un punto de ventaja sobre la zona de descenso.

El Ciudad Real se afianzó en el primer puesto de la Liga Asobal con una victoria contundente en la pista del Teucro por 21-34.

El inicio de la segunda vuelta de la competición no deparó sorpresas en Pontevedra, aunque el conjunto gallego complica su futuro: las inesperadas victorias del Alcobendas y el Cuenca colocan al equipo pontevedrés con solo un punto de ventaja sobre la zona de descenso. El Teucro abrió el partido con poca tensión, sobre todo defensiva, y el Ciudad Real, con un juego veloz, explotó esa poca intensidad local para coger una renta de cuatro goles con la que jugaría hasta el descanso (2-6, min. 8).

El Ciudad Real, que se presentó en Pontevedra sin los campeones del mundo, los franceses Dinart y Jerome Fernández, aprovechó las dificultades del ataque posicional del Teucro: la poca claridad de ideas en la circulación del balón y una mala selección de lanzamiento del conjunto gallego -cinco minutos sin marcar- facilitó el juego de contragolpe de los manchegos, aunque las paradas de Ristanovic evitaron que el choque se rompiese (5-8, min. 13).

Tras un tiempo muerto de Víctor García ''Pillo'', después de que su rival alcanzase su máxima ventaja hasta ese momento (6-11, min. 16), la entrada en la pista del pivote Dani Benaches le dio otro aire al ataque estático del Teucro. En el juego con la línea de seis metros, el equipo pontevedrés tuvo la solución para resolver sus problemas con el 5.1 defensivo del Ciudad Real, lo que le permitió llegar al descanso del partido con vida (14-18, min. 30).

Pero en la reanudación, el Ciudad Real, liderado por la pareja Rutenka-Davis, cerró las dudas: una pájara monumental del Teucro en ataque -solo dos goles en doce minutos- y el letal contragolpe del equipo visitante acabaron por disparar en el marcador al conjunto de Talant Dujshebaev (18-27, min. 45)

Con el encuentro sentenciado, y con el Teucro sin capacidad de reacción, pues únicamente marcó tres goles en los últimos veinte minutos, el final del partido fue una pequeña exhibición de detalles de calidad técnica de algunos jugadores visitantes, en especial el francés Luc Abaló, que arrancó los aplausos de la grada.