España comienza a escalar puestos en la clasificación

voleibol | copa mundo | JAPÓN 1 -ESPAÑA 3

España comienza a escalar puestos en la clasificación

Japón, tuvo poco más que una gran voluntad por agradar, mientras que España fue superior en todos los aspectos del juego.

España comienza a escalar puestos en la clasificación, tras ganar hoy a Japón, en la que es segunda victoria en la sede de Fukuoka, en un partido que comenzó mal para los intereses de la selección y que acabó evidenciando la diferencia entre ambos equipos.

España llegó tarde al partido. Japón salió acelerado, como una moto y nos cogió con el pie cambiado. Para colmo de males, el ataque que es lo que ha mantenido al equipo en esta competición, en ausencia de otros puntos fuertes, también falló. Si a esto unimos los fallos habituales, es decir, malos saques, pocas defensas y escasos bloqueos, las diferencias a favor de Japón, que defendía como si la vida le fuera en ello y sacaba arriesgándolo todo, fueron lo lógico.

Con 21-13 a favor de los anfitriones, el set estaba perdido, pero entonces apareció España y con un parcial de 0-6 metió el miedo en el cuerpo a los japoneses. Apareció todo de repente: buenos saques, buenos bloqueos, mayor intensidad ofensiva y el ataque volvió a sus números habituales. España llegó incluso a empatar el partido y a levantar dos bolas de set, pero a la tercera sucumbió debido a sus propios fallos iniciales.

Pese al jarro de agua fría y a un titubeante inicio de la segunda manga, en el que pareció que se volvían a cometer errores tontos, España comenzó a demostrar a Japón que su juego, sus ganas, su técnica, su trabajo y su ilusión eran superiores y que querían ganar el partido por méritos propios. Japón ya no parecía tan eléctrico, ya no tenía tanta facilidad en bloquear los ataques españoles, ni parecía tan eficiente en defensa. La balanza se estaba nivelando y precisamente dos buenas defensas españolas dieron alas al equipo.

Las ventajas comenzaron a señalar al equipo español, que se beneficiaba de las buenas acciones de Guillermo Falasca, de Israel Rodríguez y de Manuel Sevillano, sustituto de un hoy desdibujado Kike De la Fuente. Con Miguel Ángel Falasca como director de orquesta, la diferencia entre los dos equipos cada vez se fue haciendo más grande.