Temas del día

España vence sin brillo y se acerca a las semifinales

Balonmano - Europeo | Ucrania 29 - España 31

España vence sin brillo y se acerca a las semifinales

España vence sin brillo y se acerca a las semifinales

AP

España ganó a la débil Ucrania en uno de los partidos más flojos de los de Pastor a lo largo del torneo. Los ucranianos, que tan solo han ganado un partido en el europeo, pusieron en más apuros de los deseados y previstos a España, que casi nunca tuvo el ritmo fluido en defensa y ataque que le llevaron a ser campeones del mundo, salvo en un tramo de la segunda parte. Al final, la ventaja de dos goles le obliga al menos a empatar contra Eslovenia mañana para estar en las semifinales.

A España le costó más de media parte ponerse por delante en el marcador. Ucrania, un equipo con muchas carencias, puso en evidencia a los de Pastor en los primeros minutos. Los españoles, demasiado confiados, se mostraban blandos en defensa (algo inhabitual), con un 6-0 poco efectivo, y en ataque tenían muchos problemas en estático. Pastor había descartado antes del partido a Entrerríos y Uríos con el afán de darles descanso ante un partido fácil y la selección les echaba de menos. Ucrania gozaba de cortas ventajas (2-1, 4-3, 8-6), pero ventajas al fin y al cabo.

A falta de ideas, España apretó en defensa y se encomendó al contraataque. Ahí, Juanín García destrozó a Ucrania. Tras dos goles de Garralda y otros dos del extremo del Barcelona, España se colocó por delante por primera vez (9-10, min.16). España se serenó un poco más a partir de entonces, aunque no lo suficiente como para marcharse en el marcador. Apoyado en Juanín y gracias a un gol de Iker Romero en el último ataque de la primera parte, España se fue al descanso con dos goles de ventaja.

Mejoría española y pájara final

Durante casi toda la segunda parte, se vio otra España. Hombrados comenzó a hacerse grande y a dar su recital particular, la defensa se mostró más agresiva y en ataque los cañonazos de Julio Fis, la muñeca de Juanín García y los contraataques de Albert Rocas marcaron la diferencia. A falta de diez minutos, España ganaba por siete (23-30), la misma diferencia que tenía a siete minutos para el final (24-31).

En ese momento llegó la pájara española. Ucrania fue recortando goles poco a poco. Lo que al principio era absoluta tranquilidad fue transformándose en nerviosismo creciente, hasta que a falta de un minuto, Ucrania se puso a dos goles y con un lanzamiento de siete metros a su favor. Ahí la suerte estuvo con España, ya que los árbitros anularon el gol que ponía la diferencia en uno porque el jugador ucraniano estaba pisando la línea. España ganó por dos goles y con poca brillantez, y un empate mañana ante Eslovenia le lleva a las semifinales.