Emilio Sánchez Vicario, molesto por la no elección de su hermana

Olimpismo | Atenas 2004

Emilio Sánchez Vicario, molesto por la no elección de su hermana

El ex tenista considera que el abanderado debiera ser alguien "con reconocimiento internacional", algo que según él no se cumple con Isabel Fernández de quien dijo que "cuando salga en la tele nadie la va a conocer en Estados Unidos".

Emilio Sánchez Vicario respondió a la decisión adoptada por la Junta de Federaciones Olímpicas que designó a la yudoca Isabel Fernández como abanderada española en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Atenas, y dejó entrever que la misma llegó después de que algunos sectores comenzaran una campaña contra la candidatura de su hermana Arantxa.

Emilio afirmó que no sabía "si ha existido o no una campaña en contra de Arantxa, pero si al final se dio, está claro que ha funcionado". Lo que no dudó el ex tenista es que en caso de consecución de una nueva medalla por parte de Arantxa "todo el mundo querrá entrar en la foto". "Así es como funciona todo esto", señaló.

El ex tenista señaló que "sólo en España funcionan así las cosas" a la vez que apuntaba que a las autoridades deportivas de nuestro país parece "que les cuesta trabajo ensalzar los logros deportivos" y pretende "tener a sus referentes cuanto más abajo mejor". "No aprovechan los referentes mundiales", añade.

Blanco: "Las medallas valen lo mismo"

Por su parte, el presidente de la Federación Española de Judo, Alejandro Blanco, aplaudió la decisión de la Junta de Federaciones Olímpicas de nombrar a la judoca Isabel Fernández como abanderada en Atenas, a la vez de congratularse por la aprobación de unos criterios que facilitará las elecciones en las próximas citas olímpicas. "Cada cuatro años todos los deportes somos iguales. Todos los deportes van a los Juegos y las medallas valen lo mismo. Todos los deportistas que se han clasificado deben tener las mismas posibilidades para ser abanderado o abanderada". "La diferencia debe ser el curriculo deportivo", explica el vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE) quién aseguró después de la designación de Isabel Fernández que "la elección recayó en una deportista que por su historial se lo merece".

Agustín Pujol, en desacuerdo con la elección

Y si Blanco apoyaba esta decisión, no era acatada de la misma manera por el presidente de la Federación Española de Tenis, Agustín Pujol, quién se mostró su desaprobación con la no designación de la tenista Arantxa Sánchez Vicario como abanderada de la delegación española en los Juegos Olímpicos de Atenas. El máximo representante del tenis español se opuso y rechazó el criterio de que el abanderado español debía estar clasificado directamente para Atenas, lo que apartaba a Arantxa Sánchez Vicario, porque "ese criterio ha sido determinante y excluyente".

Pujol también destacó que en los requisitos de representatividad, popularidad e imagen "Arantxa también cumple sobradamente esos criterios".