Sus líos

Sus líos

Con la Prensa

Paul Gascoigne no se ha llevado demasiado bien con la Prensa durante su trayectoria como futbolista, y siempre porque no soportaba que le fotografiasen junto a sus parejas. En 1992, en Ostia (Roma), lanzó una botella a un reportero gráfico en una discusión; en 1993, destrozó las cámaras a dos de ellos en Roma; y en 1994 le pegó una brutal paliza a otro que le siguió hasta una tienda de lencería. Además, y también durante su etapa en el Lazio, durante una entrevista televisiva respondió a una de las preguntas con un eructo, lo que provocó que incluso el Parlamento italiano hiciese una queja formal contra el "mal gusto" del jugador inglés.

Con el alcohol

Paul Gascoigne ha estado internado en diversas ocasiones en clínicas de desintoxicación para alcohólicos por sus problemas con la bebida, que datan de 1991. Incluso, en una ocasión robó el autobús oficial de su equipo para buscar un pub y tomarse unas cervezas.

Con las mujeres

Además de múltiples especulaciones de relaciones con un montón de mujeres, Gascoigne ha sido en dos ocasiones acusado de agredirlas físicamente: a su ex esposa Sheryl y a una mujer que le reconoció en un semáforo en Londres.