Cubino nos descubre el puerto de La Covatilla

Ciclismo | Vuelta a España

Cubino nos descubre el puerto de La Covatilla

Cubino nos descubre el puerto de La Covatilla

MACARIO MUÑOZ

A tres días del final de carrera, será una etapa decisiva en la Vuelta 2002.

El Angliru volverá a ser la etapa reina en la próxima edición de la Vuelta a España, pero la jornada que a buen seguro decidirá la general será la que termina en La Covatilla. Este puerto salmantino, bejarano para más señas, será la meta de un duro trayecto a sólo tres días del final de la Vuelta y constituirá la última ocasión de los escaladores para sentenciar la carrera.

"Va a ser una etapa muy selectiva, porque llega al final de la Vuelta, cuando las fuerzas están ya justas, y porque La Covatilla será la ascensión final de una dura etapa. Por sí sólo, el puerto no podría provocar grandes diferencias, pero a poco que se corra a buen ritmo en los tres anteriores, esta ascensión final va a hacer mucho daño", cuenta Laudelino Cubino, ex campeón bejarano, que hizo la ascensión para luego ofrecer su análisis a los lectores de AS. Lale, que invirtió sus ganancias como ciclista en un hotel cercano que lleva su nombre, fue precisamente quien propuso el año pasado la ascensión a este puerto a los organizadores de la Vuelta a España.

La etapa, que se disputará el 26 de septiembre, saldrá desde Salamanca hacia Béjar, seguirá hacia Extremadura, para subir el Puerto de Honduras, de primera categoría y 14 km de ascensión, entrará en el Valle del Jerte y volverá hacia Béjar, con dos ascensiones: Tornavacas (de segunda, 8 km) y Tremedal (de primera, 10 km) antes de subir la Covatilla, a la que se accede desde La Hoya, donde quedan 10 km de subida, con rampas de 7,6% de porcentaje medio y 13,8% máximo.

"No es un puerto tan duro como Lagos de Covadonga, ni El Angliru, claro está, pero es bastante apañadito. Por hacer una comparación, es semejante a Cerler", cuenta Cubino. "Lo más duro está en los primeros cinco kilómetros", continua Lale. "Es arriesgado hacer vaticinios, pero sí creo que a la cima puede llegar un corredor en solitario. Eso sí, tendrá que intentar destacarse en esas primeras rampas, pues el que le aguante tendrá luego algunas zonas de recuperación".

La Covatilla, con sus 1.966 metros, será el tercer puerto en altitud de la historia de la Vuelta, aunque Cubino cree que "eso no será lo más determinante". "Los corredores de élite aguantan perfectamente los dos mil metros".

En todo caso, antes de que llegue el pelotón de la Vuelta a España, La Covatilla será estrenada por las chicas que participen en la primera Vuelta a Castilla y León femenina. El 25 de abril es, en principio, la fecha prevista.