NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INTERNACIONAL

Zidane, sobre entrenar al PSG: “Nunca digas nunca”

Zinedine Zidane concedió una extensa entrevista a L’Équipe con motivo de su 50 cumpleaños y habló largo y tendido sobre su futuro y sus nuevos retos.

Actualizado a
Zidane, durante su entrevista para L'Equipe.

Con motivo de su 50 cumpleaños, Zinedine Zidane concedió una extensa entrevista al diario L’Équipe en la que fue preguntado sobre si algún día entrenaría al PSG. El técnico marsellés, que fue relacionado con los parisinos hasta que Al-Khelaïfi desmintió su pista en Le Parisien, no se cierra la puerta a entrenar algún día al vigente campeón de la Ligue 1.

“Nunca digas nunca. Especialmente cuando se es entrenador hoy en día. Cuando era jugador, podía elegir, casi todos los clubes. Como entrenador, no hay cincuenta clubes a los que pueda ir. Hay dos o tres posibilidades. [...] Si vuelvo a un club, es para ganar. Lo digo con toda modestia. Por eso no puedo ir a cualquier parte”, reconoció Zidane en L’Équipe respecto a la posibilidad de entrenar un día al PSG.

Finalmente, el exentrenador del Real Madrid ha decidido esperar a la selección francesa, cuyo puesto de entrenador podría quedar vacante tras el Mundial de Qatar. En una entrevista este martes con Le Parisien, Al-Khelaïfi reconocía que no habían contactado nunca con Zizou, pero los medios franceses informaron de que sí hubo contactos entre el presidente y el técnico marsellés.

Su traspaso al Real Madrid como jugador: “Se siente extraño. Y en francos, con todos esos ceros. Debió de ser de unos 76 millones de euros (unos 100 millones de euros actuales en moneda constante). Era alucinante. No tenía otra opción. Así fue. La Juve tenía derecho a pedir lo que quería. Y el Real Madrid para pagar. Acababa de cumplir 29 años. Tenía algo de experiencia. Pero sabía que me lo estaba perdiendo, jugar en el Real Madrid. En algún momento, necesité esta salida para impulsar mi carrera. Llevaba cinco años en la Juve, lo había ganado todo excepto la Liga de Campeones. La perdimos dos veces (1-3 contra el Borussia Dortmund en 1997 y 0-1 contra el Real Madrid en 1998). Necesitaba este renacimiento, este nuevo reto”.

Su primer encuentro con Florentino: “Por supuesto que me acuerdo. Fue en Mónaco. La primera vez que nos vimos, todo se hizo allí. No hubo una segunda o tercera reunión para hacer las cosas. La primera fue la correcta. Hemos dicho que sí. Florentino Pérez es un hombre que no bromea. Cuando dice “vamos a hacerlo”, lo hace. Incluso tengo una anécdota que me hace reír hasta el día de hoy. Estábamos en una gran mesa en Mónaco para una cena de gala. No estábamos al lado del otro. Me invitaron a recibir un premio. Me pasó una servilleta. Dentro estaba escrito: “¿Quieres venir?” Y yo le contesté en un trozo de servilleta de papel: “Sí”. Todavía me pregunto por qué le contesté en inglés. Podría haber puesto “sí”, ya que él habla francés, o “si” en español, pero puse “sí”... A partir de ahí empezó todo. Hice cinco años. Ese es mi número. Me siguió.”.

Por qué escogió el ‘5′ en el Madrid: “Cinco años en la Juve, cinco años en el Real... Si un día alguien mira el lugar del número 5 en mi vida, que escarbe, hay cosas increíbles. Por ejemplo, participé en cinco victorias de la Champions con el Real Madrid: una como jugador (2002), otra como ayudante de Carlo (Ancelotti, en 2014) y tres como primer entrenador (2016, 2017, 2018). Incluso en mi vida familiar, vuelve. Cuando voy a un hotel, cuando estoy en la quinta planta, gano la partida. ¡Al 99 % ! Hay cosas especiales. En el Madrid, Florentino Pérez me dijo cuando firmo: “En mi equipo, los números van del 1 al 11. No hay 35 ni 40 en las camisetas. Y continúa: “El único que está libre es el número 5. Le contesté: “No hay problema, me lo llevo ahora mismo. Ese 5 me dio mucho”.

La victoria en Glasgow como jugador: “Ya tenía el de Burdeos, el Balón de Oro, la victoria de 1998, pero no éste. Gracias por esto. Me faltaba, ¡como este título! Con esa victoria en Glasgow, lo había ganado todo con casi 30 años. Y con el Madrid, y ese gol que nos dio la victoria. Este año también ha cumplido veinte años el gol: el 15 de mayo de 2002. Me acuerdo porque tres días después nació mi hijo Theo”.

El gol en Glasgow contra el Leverkusen: “El más bonito, no lo sé. No lo sé. Supongo que sí. Pero uno de los más importantes, sí. Lo necesitaba para ganar mi primera Liga de Campeones. También necesitaba ser decisivo con el Madrid en una gran final. Lo había hecho con la selección francesa, con la Juventus por otros trofeos, necesitaba marcar con el Real en mi primera temporada. Cuando lo hice, estuve más relajado. Las secuelas fueron sólo un extra. También había perdido tres finales europeas antes de ganar esta. Una con el Burdeos en la Copa de la UEFA (0-2, 1-3 contra el Bayern de Múnich en 1996) y mis dos en la Champions con la Juve. Esta cuarta final, no podía dejarla escapar. Arranca de un centro de Roberto Carlos que está... ¡podrido! Pero al final, su centro es hermoso. Hablamos de ello muchas veces juntos. Todo el mundo le decía: “¡Pero qué centro más podrido has hecho! Se reía y decía: “¡Es el mejor centro que he hecho nunca! Mira el resultado: si no te hubiera dado ese pase, no habrías marcado ese gol excepcional. Tiene razón. Después, ¿el gesto? Cayó bien en todos los niveles. Lo hice de todos modos en la final de la Champions. Y por mi primera y única victoria en este evento. También es para una final. Tienes que estar ahí en ese momento. Además, llega después de mis dos derrotas con la Juve y mis dos victorias con el equipo francés. Este gesto sólo ocurre una vez en la vida. Intenté hacerlo de nuevo, especialmente para los anuncios. Les habría gustado. Pero nunca fue bien recibido. Nunca lo he hecho así”.

Diferencias de ganar la Champions como jugador y entrenador: “Es diferente. Pero todo es hermoso. Como entrenador, eres responsable. Para 25 jugadores, pero no sólo. También para un club, para un nombre como el del Real Madrid y para una institución. Es una carga enorme que no llevas de la misma manera que un jugador. Cuando se gana, y además tres veces seguidas, es una gran y profunda sensación de deber cumplido a tu alrededor y para todo un club. Ganar la Champions nunca es cuestión de suerte. Es un trabajo duro. Especialmente tres veces seguidas. He trabajado como un loco. Trabajamos mucho. Mis jugadores creyeron en mí; yo creí en ellos. Lo hemos reunido. Es mucho trabajo con mi personal. Ganar como jugador no es la misma inversión. Como jugador, llegaba al entrenamiento a las 9 de la mañana. Salía a la 1 de la tarde y luego estaba en casa. Como entrenador, llegaba a las 8 de la mañana y a menudo me iba a las 11 de la noche. No son los mismos días ni la misma tensión. Aquí se trabaja y no sólo se trabaja para uno mismo. Nunca se detiene. Físicamente, a veces estaba en casa, pero mi cerebro seguía en el estadio. Ya estaba pensando en el entrenamiento del día siguiente, en lo que tenía que decir a un jugador”.

Le recuerdan una foto de su primera Champions contra el Atlético: “Me gusta esta foto porque estoy con mis jugadores. Éramos ellos y yo. ¡Momentos de extrema alegría! Son la recompensa a cinco meses de duro trabajo en mi debut como entrenador”.

Si esperaba ganar la Champions tras haber sido nombrado técnico en enero: “No. Porque cuando hago algo, lo hago para ganar. Soy un ganador, sin pretensiones. Vivo para ganar. Si no, no lo hago. No siempre se gana, pero hago todo lo posible por ganar. Cuando gano, no me sorprende porque lo he dado todo. He trabajado mucho. Y cuando trabajas, tienes derecho a ser recompensado. Cuando lo has dado todo, cuando lo has hecho todo, la victoria es tan bonita en la tanda de penaltis, como lo fue contra el Atlético en aquella primera final, como lo fue en el 3-1 contra la Juventus en 2017 o el 4-1 contra el Liverpool en 2018. La recompensa viene del trabajo. Y eso significa que te los mereces. En la victoria contra la Juve, nuestra segunda parte, también fue excepcional. Contra el Liverpool, veníamos de un campeonato complicado (3º por detrás del Barcelona y el Atlético de Madrid) pero esto fue la apoteosis contra ellos. Este éxito demostró los recursos de un equipo, un club, un grupo que siempre se ha negado a rendirse”.

La Champions más sentimental: “Si queremos afinar, sería contra la Juve. Es la que más ha logrado en el juego. Además, la Juventus... nunca la había ganado con ellos como jugador. Había jugado algunos grandes partidos, como contra el Ajax de Amsterdam en la vuelta de las semifinales de 1997 (4-1; ida: 2-1), pero no llegué hasta el final”.

Qué pensaría el Zidane de 1998 del Zidane actual: “Que se ha convertido en un hombre más. Alrededor de los 25 años, todavía hay pequeñas dudas. ¿Estamos haciendo las cosas bien? ¿Podríamos hacerlo mejor? Yo era así. A menudo quería que me tranquilizaran, que me dijeran: “Es bueno lo que haces. Hoy, es toda esa confianza, esa seguridad que ha cambiado y que he construido. Pero sigo siendo básicamente el mismo”.

La portada de L'Equipe.
Ampliar
La portada de L'Equipe.

Su apodo del “Monje” en España: “Porque los periodistas se dieron cuenta de que no había mucho que informar sobre mí. Cuando llegué a Madrid en 2001, tuve gente a mi espalda todo el tiempo durante cien días. Siguiéndome constantemente, de la mañana a la noche y de la noche a la mañana durante más de tres meses. La prensa, todo el tiempo. Entonces tiraron la toalla. No les servía de nada. Habían visto mi pequeña vida. No había nada excepcional en ello. Mi vida es así. Siempre he sido tranquilo. Acepto la notoriedad. No tengo ninguna preocupación. Son los otros los que se cansan (sonrisa)”.

Por qué le llaman ‘Zizou’: “Fue Rolland Courbis en el Cannes el que empezó a llamarme así. Al principio me llamaban Yazid en la prensa, luego Zinedine y finalmente Zidane, que es como me bautizaron”.

Sus planes de futuro: “Continuar entrenando. Todavía quiero hacerlo. Y después, por qué no estar en un proyecto en el que yo mismo soy el líder. Presidente de un club o gerente de una empresa, por ejemplo. Ya he empezado con el Grupo Z5, que iniciamos en familia, especialmente con mis hermanos Farid, Nordine, James y mi hermana Lila. Pero aún no estamos ahí. Me gustaría hacer un proyecto con gente que me guste, que sea competente y de confianza. En la vida hay que saber rodearse de buena gente”.

Si quiere ser seleccionador: “Quiero hacerlo, por supuesto. Lo seré, espero, algún día. ¿Cuándo? Eso no depende de mí. Pero quiero cerrar el círculo con la selección francesa. Conocí a este equipo francés como jugador. ¡Y es lo mejor que me ha pasado! (Pone la mano sobre su corazón.) ¡Pero de verdad! Es la cúspide. Así que, como viví aquello y ahora soy entrenador, la selección francesa está firmemente anclada en mi cabeza. ¿Suceder a Deschamps? No lo sé. Si hay que hacerlo, se hará, en ese momento o no. Cuando digo que quiero llevar la selección francesa algún día, lo asumo. En la actualidad, se ha creado un equipo. Con sus objetivos. Pero si después surge la oportunidad, allí estaré. Una vez más, no depende de mí. Mi deseo más profundo está ahí. La selección francesa es lo más bonito que hay”.

El día de su debut con Francia: “Llego a la reunión. Sólo hay una reunión entre los jugadores antes del almuerzo. No fui... Me llaman a la habitación: “¿Qué haces? Respondo: “Acabo de llegar. Esta reunión no es para mí”. Finalmente bajé las escaleras. Dije que lo sentía y todos los chicos me aplaudieron. Luego entré (en el minuto 63 en lugar de Corentin Martins). Estábamos perdiendo 2-0. Marqué dos goles. Un disparo a pase de Laurent (Blanc). Paso las piernas y tiro con el pie izquierdo. A continuación, un cabezazo de Jocelyn (Angloma) a la salida de un córner. Es mi primer doblete. Eric Cantona se portó muy bien conmigo. Era el capitán. Me dio el banderín para el partido”.

Quién era Zidane a los 10 años: “Un fanático del fútbol. Cuando tenía 10 años, era Sevilla casi el día de mi cumpleaños. Recuerdo aquella semifinal (en el Mundial, contra Alemania Occidental, 3-3, 4-5 en los penaltis). 1984, esa Eurocopa también (ganada por Francia, 2-0 contra España en la final). 1986, México, Maradona, ¡una locura! Cuando tenía 14 años, Maradona me tenía hechizado. Todavía hoy veo partidos de 1986. No sólo las imágenes. Los partidos. Todo el mundo se acuerda de Inglaterra, de sus dos extraordinarios goles (2-1 en cuartos de final), pero también está el Argentina-Bélgica (2-0 en semifinales). Fue magnífico. Es increíble lo que hizo Maradona en el campo. Pero mis primeros grandes recuerdos son de Sevilla. El partido con mi padre, con mi familia. Schumacher, Battiston abajo. Giresse y su alegría, la recuperación de Trésor... Bossis agachado tras su penalti. Es como si fuera ayer en mi cabeza. También era la época de Téléfoot. Estaba luchando por ver imágenes. Fútbol extranjero. En cuanto oí los nombres, fueron míticos: Nottingham Forest, Ipswich Town, Borussia Mönchengladbach... ¡Salté!”

Su ídolo era Francescoli: “Enzo Francescoli era mi ídolo (internacional uruguayo que jugó en el Matra Racing y luego en el Marsella). Era más que mi ídolo. Yo era un fanático suyo. Era algo más que una mera imitación. Solía analizar todo lo que hacía. Tuve que volver a hacerlo en el campo. He practicado hasta que lo he hecho bien. Observé todo, con una lupa, para reproducirlo. Además, yo iba al estadio en esa época (1989-1990). Estaba en la parte superior del Velódrome, detrás de la portería. También me encantaba Karl-Heinz Förster (Marsella, 1986-1990), Blaz Sliskovic (1986-1987), que metía córners directos. También estaba ‘JPP’ (Jean-Pierre Papin, 1986-1992) después, y contra quien incluso jugué más tarde. Pero todo lo relacionado con Enzo Francescoli me fascinaba. La técnica con sus contactos de fuera a dentro y de dentro a fuera. Era de encaje. Creo que, en cierto modo, llegué a parecerme a él. Técnicamente, en cualquier caso, Enzo era majestuoso. Dormí con su camiseta tras intercambiármela con él en un Juventus-River de 1996 en Tokyo”.

Pudo fichar por el Marsella como jugador: “En 1992, cuando fui a Burdeos. El OM estaba sobre mí. También tuve esta posibilidad. Pero me fui al Girondins bajo la dirección de Rolland Courbis, que también se había llevado a Eric Guérit y a Jean-François Daniel del AS Cannes”.

Entrenar al PSG: “Nunca debe decir nunca. Especialmente cuando se es entrenador hoy en día. Pero la pregunta es irrelevante. No es en absoluto relevante. Cuando era jugador, podía elegir, casi todos los clubes. Como entrenador, no hay cincuenta clubes a los que pueda ir. Hay dos o tres posibilidades. Esa es la realidad actual. Como entrenador, tienes muchas menos opciones que como jugador. Si vuelvo a un club, es para ganar. Lo digo con toda modestia. Por eso no puedo ir a ninguna parte. También por otras razones, es posible que no pueda ir a todas partes”.

Cuando quiso retirarse de la selección: “De hecho, en 2004, estuve a punto de dejarlo todo. Todo. Todo. A los 32 años. Pero sólo duró un segundo en mi cabeza. Fue en el primer descanso internacional. Me voy de vacaciones con mi mujer y mis hijos durante los pocos días que dura el descanso. Los disfruto. Es genial. Pero vuelvo y mi primer pensamiento es: me falta algo. Tuve que volver a la selección francesa. Tardé un segundo en decirme a mí mismo, voy a dejarlo todo, y tardé tres días en decirme, ¡tengo que volver a la selección!”.

La victoria en 2006 por 3-1 ante España: “Habíamos tomado las llaves. À 100 %. Nos teníamos el uno al otro cada noche antes de un partido. Habíamos encontrado un lugar para nosotros. Fue excepcional. ¡Comimos merguez de Berlín porque he oído que son los mejores! Momentos maravillosos, durante cuatro horas en la mesa. Había una verdadera cohesión. Fue en una pequeña posada en medio de la nada, a pocos kilómetros de nuestro hotel. Un ambiente fabuloso”.

Jugó lesionado en 2006 ante Brasil los cuartos del Mundial: “De hecho, me lesioné contra España. Me lesiono cuando marco el tercer gol al final del partido. Tengo una molestia en el muslo. Casi nadie lo sabía. Voy a hacerme pruebas. Me dicen que no puedo jugar contra Brasil... Yo digo: ‘¿Qué? Es imposible que no juegue contra Brasil. El personal médico hizo todo lo posible para que yo jugara, porque tenía muchas ganas de jugar este partido. ¡Y he jugado! Cada partido podría haber sido el último. Tenía tantas cosas en la cabeza que era imposible que no jugara contra Brasil. Quería disfrutar de cada segundo”.

El panenka ante Italia en la final: “Pero es el minuto 7. Quedan 83 minutos todavía. Tengo que probarlo. Incluso si lo fallo, puedo compensarlo después. Todavía hay tiempo. Y me enfrento a uno de los mejores porteros del mundo con “Gigi” (Buffon). Me conoce. Tengo que sorprenderlo. Dura diez segundos en mi cabeza. Nunca he hecho un panenka. Pero no es una falta de respeto. Sé que algunos porteros pueden interpretarlo así. Pero ese no es el caso aquí. No voy allí para eso, para humillar. Voy allí a marcar”.

El cabezazo a Materazzi: “Ese día, mi madre está muy cansada. Tengo a mi hermana al teléfono varias veces durante el día. Sé que mi madre no está bien, pero tampoco es demasiado grave. Pero sigue siendo una preocupación. Sigo concentrado. Pero todo son cosas que surgen. La presión, esto y aquello. Él (Materazzi) no me habla de mi madre. A menudo ha dicho que no insultó a mi madre. Es cierto. Pero sí insultó a mi hermana, que estaba con mi madre en ese momento. En el campo ya hubo insultos. Todos hablan entre sí, a veces mal, pero tú no haces nada. Ese día, pasó lo que pasó. Él provocó algo al hablar de mi hermana Lila. Fue sólo un segundo y se fue... Pero luego hay que aceptarlo. No estoy orgulloso de ello, pero es parte de mi trayectoria. En ese momento, era más frágil. Es a veces en estos momentos cuando puedes hacer algo que no está bien... Así es como termina. Thierry Gilardi tenía razón en sus comentarios: “Así no...”. Pero eso es todo. Así es. Es difícil. Pero es mi carrera. La historia de mi vida. Como mis dos goles en la final de 1998. Por eso digo que el equipo francés no está acabado. De alguna manera no quiero terminar así. No ha terminado”.

Ganarse el respeto de jugadores como Benzema o Cristiano: “Ayuda haber experimentado lo suyo. Pero, sobre todo, no hay que querer ser más que ellos. Eres el entrenador, no hay problema. Tú eres el que dicta la ruta, pero por otro lado, no debes meterte con ellos. Ellos son los que marcan la diferencia en el campo. Y no tengo ego por eso. He estado en estas situaciones con muchos entrenadores o jugadores que querían ser más que los demás. En algún momento, no funciona. Voy a ser básico al decir esto, pero cuanto más grandes e importantes son los jugadores, más fácil es. Realmente lo es. Saben lo que hacen. Están concentrados. Saben a dónde van. El vínculo que tengo con ellos es sobre un partido concreto, sobre acciones específicas, tácticas, el rival. Por eso también me encantó y me encanta dirigir a grandes jugadores”.

Benzema: “Karim no tuvo que progresar. Pero le gustaba quedarse después de las sesiones colectivas. Frente a la portería, le di dos o tres consejos, pero a cambio. A mi personal y a mí nos gustaba quedarnos con uno o dos jugadores. Incluso con el portero. Estaba disfrutando. ¡Mis pies siguen ahí! Hicimos ejercicios divertidos. Desafíos. Y aun así, a menudo ganaba. Yo también me metería en los toros. Me encanta estar con mis jugadores, jugar con ellos. Es una forma de transmitir cosas (…) Hay afecto. Karim es como el hermano pequeño que nunca tuve. Soy el último de la familia y nuestra relación ha crecido a pasos agigantados. Nos conocimos cuando llegó al Madrid, cuando yo era asesor del presidente y luego segundo de Carlo (Ancelotti). Ahora nos vemos un poco menos. Nos enviamos mensajes. Pero él sabe dónde estoy. Sé dónde está. No me sorprende. Es sólo continuidad. Sabía que era capaz de lo que hace. Fue muy bueno todo el tiempo en el Real Madrid. Lo único es que ahora es excepcional”.

El Balón de Oro: “No soy sólo yo quien dice que se lo den, ¡es todo el mundo! Es más que merecido”.

Su relación actual con el Madrid: “Todavía tengo conexiones. Voy al estadio siempre que estoy allí. Tengo una caja. Mis hijos y amigos también lo disfrutan. Estuve en el Stade de France para la final contra el Liverpool (1-0, 28 de mayo)”.

Si el doblete en 2017 fue el momento más emocionante como entrenador del Madrid: “Es fuerte porque es más difícil. Es fantástico ganar la Champions. Pero lo más difícil y bonito después de toda una temporada es ganar la Liga. Cuando juegas 38 partidos y eres campeón, es fabuloso. La Champions es prestigiosa, muchos prefieren ganarla, pero la dificultad de la Liga la hace aún más magnífica. Premia la rutina diaria, la preparación de cada partido, cada sesión de entrenamiento. La Liga de Campeones consta de 13 partidos que van in crescendo en intensidad. Los jugadores están ahí y más aún en los grandes partidos de la eliminatoria. Pero en la Liga hay que estar siempre en ella. Así que ambos, el doble como en 2017, es enorme”.

La acción más emocionante como técnico del Madrid: “Eso también es difícil. ¿El gol de Bale contra el Liverpool? ¿El gol de Cristiano en la Juventus? Igual, su chilena, es que... Vas a Turín y ganas 3-0 así (en la ida de los cuartos de final, en 2018; vuelta: 1-3). Estoy alucinando. Eso es lo más destacado de un entrenador. También está el gol de Cristiano, de nuevo, cuando ganamos a la Roma en mi debut en la Liga de Campeones en el banquillo (2-0 en los octavos de final en marzo de 2016; vuelta: 2-0). Todos los jugadores se acercan a mí y saltan a mis brazos. Es conmovedor. Puedes sentir, puedes ver en la foto que soy como un niño. Viví estos momentos como jugador, y es otro nivel como entrenador”.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?