NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

EL PROTAGONISTA DE LA JORNADA 17

Pejiño devoró al Tenerife

El doblete del extremo gaditano abrió la victoria de Las Palmas sobre su eterno rival. La formación grancanaria vuelve a puestos de ascenso directo.

Las PalmasActualizado a
Pejiño celebra uno de los goles conseguidos en el derbi canario.
Carlos Diaz-Recio

La Unión Deportiva Las Palmas vivió el pasado sábado la soñada noche de fútbol. En su estadio, que estaba a reventar, sometió a un acomplejado Tenerife, hasta corto el definitivo 3-1, en el derbi canario más desigual de los últimos tiempos. Si hubo un nombre destacado por encima del resto en esta tremenda victoria coral, ese fue el de Pejiño.

Foto de jugador
Pejiño

Tras unas semanas de zozobra, el extremo gaditano, canterano del Sevilla, vuelve a coger ese pico de forma que le convierte en un futbolista diferencial en esta categoría de plata del fútbol patrio. Tras superar una larga lesión en el pubis que le hizo perderse buena parte de la temporada pasada, Pejiño tuvo que esperar hasta la tercera jornada del presente curso para debutar, pues arrastraba una sanción de dos partidos de la semifinal del playoff contra el Tenerife del pasado mes de junio, cuando al finalizar el partido del Estadio de Gran Canaria se encaró con el trío arbitral.

Le tocó esperar su oportunidad de meterle un bocado a la titularidad, y esta pareció llegar el pasado sábado. En su cuarta salida de inicio del curso, el 24 de Las Palmas, que tiene contrato en la Isla hasta 2024, destapó todos los tarros de las múltiples esencias que guarda su fútbol, especialmente decisivo jugando a pierna cambiada, como hace tres días, inaccesible cuando desborde hacia los pasillos interiores. Con un doblete, ambos disparos con el alma de su pierna izquierda, la buena, uno a la altura del punto de penalti tras un taconazo de Loiodice y otro desde fuera del área previo paseo sorteando rivales, abrió una cuenta de tres goles que pudo ser mucho mayor.

Pese a que tuvo que ser sustituido por alguna molestia muscular, esas que tanto le han atenazado, Pejiño parece estar llegando poco a poco a su máximo nivel. De momento, tras su exhibición en el derbi canario, acumula 429 minutos en 11 partidos de juego, en los que tuvo tiempo de marcador dos goles, aquellos que le endosó al Tenerife. “Tiene las mismas opciones de los demás compañeros pero si hace partidos así, naturalmente jugará más”, escenificó García Pimienta, su entrenador. La doble cita asturiana se le presenta como una nueva oportunidad de seguir sentando cátedra.

Cuando combina su cuarteto de cámara, formado por Viera, Moleiro, Loiodice y el propio Pejiño, Las Palmas se antoja como un equipo imparable. Que le pregunten al Tenerife, devorado por el extremo de Barbate. Otro centinela más para un equipo desbocado hacia el ascenso a Primera División.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?