NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL OVIEDO

Bolo y Tito quieren una plantilla corta

El director deportivo quiso esperar al nombramiento del entrenado para empezar a configurar el equipo, que se apoyará en el filial para algunos puestos.

Actualizado a
OVIEDO, 16/06/2022.- El técnico Jon Pérez Bolo (d), que fue presentado este jueves como nuevo entrenador del Real Oviedo, saluda al director deportivo del club, Tito Blanco. EFE/Paco Paredes
Paco ParedesEFE

Tito Blanco y Jon Pérez Bolo forman el tándem que releva a Rubén Reyes y el Cuco Ziganda al frente de las operaciones deportivas del Oviedo. El primero, en los despachos; el segundo, en el banquillo. Y, como ellos mismos reconocieron el día de la presentación del técnico, ya han mantenido varias charlas, incluso antes de que Bolo hubiera firmado su contrato, para empezar a perfilar el Oviedo de la próxima temporada.

Una de las cuestiones de importancia pasa por el número de futbolistas con el que Bolo va a contar durante el curso. El día de su estreno, Tito explicó ante los medios que era una decisión que correspondía al entrenador y que consensuaría con él. Bolo tomó el testigo ayer, exponiendo que “no nos gustaría tener una plantilla muy amplia. Tenemos un filial, que conoceremos a partir de ahora. Iremos viendo durante el mercado”.

La idea inicial es la de no contar con una plantilla muy numerosa. Bolo defiende la idea de apoyarse en el filial cuando sea necesario. Hay que tener en cuenta que el Vetusta ascendió este curso a Segunda RFEF por lo que el sato de categoría se atenúa.

En los últimos años, los canteranos se han acostumbrado a encontrar su sitio en el primer equipo. Durante la presente campaña, Lucas, Viti y Borja Sánchez fueron habituales en los planes de Ziganda. Jimmy también gozó de protagonismo durante buena parte del curso y Javi Mier lo hizo una vez que superó sus lesiones. De los cinco, todos menos Borja Sánchez tienen contrato en vigor y seguirán vistiendo la camiseta azul.

Al nuevo entrenador se le ve encantado con la plantilla que tendrá en sus manos. Quedan por matizar muchos detalles, pero el bloque de 16 futbolistas, 15 que se mantienen con contrato más el portero francés Quentin Braat, el primer fichaje, es del agrado de Bolo. “Creemos en el grupo, tener una base a estas alturas es importante. Hay muy buenos jugadores en la plantilla, lo han demostrado a lo largo de su carrera y también esta temporada, cuando se quedaron muy cerca del play-off”, dijo Bolo que añadió: “Ya nos hemos reunido con Tito y hemos hablado. El mercado acaba de empezar y debemos estar atentos”.

Bolo se mostró encantado con su nueva oportunidad. El Oviedo le ofrece la posibilidad de pelear por estar entre los seis primeros. También celebra el nuevo entrenador poder contar con su equipo de trabajo. Llega a Oviedo con tres de sus colaboradores más cercanos. Será importante, especialmente, el papel de Pablo Lago, segundo de Bolo en Ponferrada. Lago jugó en los juveniles del equipo azul y en el filial y conoce la casa. Será un apoyo fundamental para el nuevo encargado de las decisiones sobre el terreno de juego.

Pendientes de Borja y Femenías

Al bloque compacto que heredan Tito y Bolo se le pueden sumar otros dos efectivos, con los que el Oviedo negocia desde hace tiempo. Tito mantiene contactos con Femenías y Borja Sánchez para ver si pueden seguir en la nave azul. Los dos, indiscutibles para Ziganda esta temporada, terminan su vinculación el 30 de junio pero aún no han renovado.

Ambos despiertan el interés de algunos equipos, pero antes el Oviedo trata de apurar sus opciones de renovación. Bolo manifestó en su puesta de largo que le gustaría contar con los dos futbolistas en su proyecto.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?