NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL OVIEDO

Bolo, contento con el trabajo de presión de sus futbolistas

El técnico ha variado entre el 4-2-3-1 y el 4-3-3 en sus primeros ensayos en el Oviedo

Actualizado a
12/07/22 ENTRENAMIENTO REAL OVIEDO
BOLO LAGO  PRETEMPORADA
ELOY ALONSODiarioAS

Fue tan solo un ensayo, una forma de empezar a probar sobre el verde el trabajo diario en El Requexón, pero Jon Pérez Bolo, entrenador del Oviedo, salió satisfecho del empate sin goles ante el Eibar, uno de los llamados a pelear por el ascenso en la competitiva Segunda División. “Poco a poco estamos viendo cosas interesantes en el equipo, que es de los que se trata. Llevamos poco tiempo y creo que ante el Eibar dimos un paso adelante en cuanto a presión alta y a no dejar al equipo rival salir jugando desde atrás. Estamos contentos con las ganas y la predisposición de todos para dar pasos adelante”, analizó el entrenador tras la prueba estival.

Parece que los primeros pasos de Bolo en el Oviedo apuntan a la estructura defensiva. Quiere el vaco repetir en el Carlos Tartiere esa imagen de equipo pegajoso e incómodo que logró en la Ponferradina, un conjunto capaz de pelearse con los más fuertes de la categoría con presupuestos mucho más inferiores. Por ahí empieza el Oviedo de Bolo.

En cuanto al sistema a emplear hay más dudas. En Ponferrada empleó diversas alternativas y ese parece ser el camino a seguir en la nueva aventura en Oviedo. O al menos eso se desprende de los dos primeros ensayos estivales.

De cara al primer amistoso ante el Racing de Ferrol, el vasco apostó por el 4-2-3-1, con un once formado por Tomeu Nadal; Jorge Mier, Luengo, Dani Calvo, Oski; Luismi, Javi Mier; Viti, Sangalli, Bretones; y Borja Bastón. En la segunda parte, cambiaron los nombres pero apenas la idea de juego: Quentin Braat; Lucas Ahijado, Tarín, Laso, Pomares; Jimmy, Hugo Rama; Miguelón, Álex Cardero, Nnoshiri; y Obeng. El Oviedo mostró buena imagen pero no pudo pasar del empate sin goles ante el Racing de Ferrol, que se impuso en los penaltis.

Contra el Eibar, el sábado, el técnico optó por el 4-3-3 de salida. Su equipo inicial fue el formado por Quentin Braat; Miguelón, Luengo, Dani Calvo, Pomares; Hugo Rama, Jimmy, Javi Mier; Sangalli, Obeng y Jirka. Parece que de primeras son los dos dibujos que más le llaman la atención al entrenador, aunque se prevé que el 4-4-2 vaya cogiendo vuelo en cuanto Sergi Enrich, una petición expresa del técnico, empiece a acercarse a su mejor momento de forma.

Una de las novedades que se ha observado en estas pruebas estivales es la posición de Hugo Rama. El gallego llegó en el pasado mercado invernal procedente del Lugo. A Ziganda le costó encontrarle hueco en un equipo que empezó a rodar en la recta final del campeonato. Empleó al centrocampista en contadas ocasiones, a veces en banda o de media punta cuando el momento lo requería.

Ahora, Bolo parece dispuesto a darle mayor protagonismo con la pelola y lo ha ubicado en el doble pivote, con capacidad para la construcción de la jugada, ofreciendo buenas sensaciones hasta la fecha.

Tranquilo con la plantilla

Bolo tiene a su disposición una amplia plantilla estas alturas de verano. Puede contar contar con hasta 22 futbolistas que tendrán sitio en su equipo, además de Jorge Mier, al que previsiblemente se le buscará una salida. El único miedo, una oferta jugosa por uno de los fijos en sus esquemas. “Estoy tranquilo con el tema de las posibles salidas en la plantilla porque veo a todo el mundo ilusionado con la temporada. El futbol consiste en disfrutar el día a día porque no sabemos lo que nos va a pasar mañana. Veo a todo el mundo implicado y con ganas de trabajar. Veremos cómo acaba el mercado”, expresó Bolo tras el segundo encuentro amistoso del verano.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?