NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BETIS

Ruibal y la sombra de Bellerín

El canterano se convierte en el lateral derecho improvisado de Pellegrini ante la lesión de Sabaly y la asumida dificultad por traer al carrilero del Arsenal.

Actualizado a
Ruibal, ante el Elche.
Toni RodriguezDiarioAS

Pellegrini aterrizó en el Betis durante el verano de 2020 y se encontró algunas piezas repletas de interrogantes en la antesala de su primer proyecto. Una de ellas era Aitor Ruibal, un jugador que había salido cedido en dos ocasiones de Heliópolis durante los cursos precedentes y que regresaba pidiendo una oportunidad. Se la entregó el chileno. Vislumbró su capacidad de sacrificio sobre el césped, su potencia e incluso su gol. Le entregó minutos hasta que fue partícipe directo de la mejoría de un equipo que terminó conquistando un billete europeo. Un año después, incluso lo colocó en el carril diestro para solucionar imprevistos. Ahora, bajo un escenario repleto de inconvenientes, Pellegrini volvió a ubicar a Ruibal en ese vacío carril derecho en la primera jornada liguera y éste respondió con la acción que desequilibró el choque desde esa posición. Una diagonal primorosa. Una expulsión decisiva.

Al Betis le llueven los problemas y al mismo tiempo se multiplican algunas soluciones. La de Ruibal convence a Pellegrini, que ya aseveró que tiene su mente hecha a la idea de que nadie aterrizará en su plantel antes del cierre de mercado. En su respuesta apareció la sombra de Héctor Bellerín, que espera en Londres a que la rescisión de su contrato sea una realidad antes de emprender el desafío más complicado: tener un sitio en el Betis bajo un contexto en el que hay seis jugadores esperando para ser inscritos debido al límite salarial. Pellegrini tiene, de momento, a Sabaly y a Martín Montoya. Ambos lesionados. Ambos expuestos actualmente al impulso de Aitor Ruibal en esa posición.

No dará prioridad el Betis a este puesto en vistas a las necesidades crecientes de ir metiendo en liza a los propios jugadores de su plantel. Y Pellegrini no tiene problemas a la hora de buscar alternativas en vistas de la dificultad por traer a Bellerín. También dio minutos al canterano Fran Delgado y éste respondió con una versión solvente y la sensación de que el propio sistema de juego del equipo verdiblanco es el que marca el compás de cada actuación individual. Pellegrini se agarra de momento a Ruibal. Y éste responde con una actuación que amenaza con instalarse de forma definitiva en esa banda derecha bética.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?