NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID-GRANADA | BODE

Uzuni: del fútbol de barro albanés hasta el nuevo Bernabéu

Alarico Rossi, jefe del departamento de scouting de Albania, y Franci Bode, agente del jugador, repasan su difícil camino en AS.

Actualizado a
GRANADA, SPAIN - FEBRUARY 10: Myrto Uzuni of Granada CF celebrates after scoring his team's first goal during the LaLiga Smartbank match between Granada CF and CD Tenerife at Estadio Nuevo Los Carmenes on  February 10, 2023 in Granada, Spain. (Photo by Fermin Rodriguez/Quality Sport Images/Getty Images)
Fermin RodriguezGetty Images

Myrto Uzuni (Berat, 1995) creció en el seno de una familia humilde de Albania. Una que veía el Bernabéu desde lejos. Como un sueño. El coliseo blanco era el del joven extremo. El de sus padres era algo distinto y más común. Su primer deseo no fue otro que una mejor vida para ellos y para sus hijos. Para ello emigraron a Grecia, aumentando el fenómeno de la diáspora albanesa, aunque decidieron volver. Por el fútbol. Por su hijo. Myrto perseguía el balón y también, un sueño.

El albanés jugaba en distintas academias de Grecia mientras lo compaginaba con trabajos para llevar dinero a casa. El talento de Myrto sobresalía, pero la burocracia entorpecía el progreso. Albania no pertenecía a la UE y los papeles eran imposibles. Su padre se lanzó a una aventura que les puso en riesgo personal, además de una hipoteca. “Mi familia hizo un gran sacrificio para ir a Grecia, viajamos tres días a través de las montañas. Allí la gente me juzgaba por ser albanés. Íbamos sin papeles porque Albania no pertenece a la UE. Cuando llegamos estábamos a menos cero, a cero hubiera estado bien. Todos trabajamos, tenía que trabajar mucho para ayudar a la familia”, reconocía en AS unos meses atrás.

La deuda no fue nimia. “Cuando Olympiakos me rechazó por no tener los papeles, volvimos a pesar de que eso suponía pérdidas económicas. No era nada rentable. Pagamos otro viaje por las montañas durante tres días de 20.000 euros”, narró el atacante. A pesar de la cantidad que adeudarían, Uzuni consideró en este diario que a día de hoy sigue siendo “la mejor decisión” que pudo tomar su padre.

Cruzar cordilleras, escalar montañas se ha vuelto una manera de vivir para Uzuni, que siempre encuentra un escollo más que superar en busca de cumplir sus sueños de fútbol. Antes de ‘recumplir’ uno de los que más le apetecen, jugar ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, repasan su camino en Diario AS dos protagonistas que han visto su escalada de cerca: Franci Bode, agente del jugador, y Alarico Rossi, jefe del departamento de scouting de la selección de Albania.

“Myrto y yo somos de la misma ciudad. De Berat. Una ciudad preciosa, muy turística. Yo nací allí, pero crecí en Tirana. Aún así, fue fácil para mí dar con Myrto. Él jugaba para el Apolonia en ese momento. Era el máximo goleador de la Segunda albanesa. 17 goles en 26 partidos. Tenía 22 años. Ya era tarde y nadie creía en él. Marcaba ante grandes equipos, pero nadie terminaba de confiar en él”, asegura Bode, con el que trabaja de forma estrecha y a los que les une una buena amistad.

A través, del teléfono, Bode recuerda los múltiples y precarios empleos que Myrto compaginó con el fútbol en Grecia. También, sus inicios en Albania. “Llegó a profesional en el Tomori Berat. En esos clubes los traspasos ya saben como son. Fue traspasado al Apolonia por el equivalente a 3.000 euros, 25 balones y 25 equipaciones, cosas así. Este club firmaba a los mejores jugadores del sur de Albania y se llevaron a Myrto. Dos meses después de conocernos firmó por el Laçi por 25.000 euros. Si llegaba libre consideraban que era interesante, pero para pagar, nadie creía en él. Pero este club si creyó en él”, afirma.

Myrto Uzuni, entre los rodeados por el círculo, junto sus compañeros en divisiones inferiores en Albania
Ampliar
Myrto Uzuni, entre los rodeados por el círculo, junto sus compañeros en divisiones inferiores en Albania

Bode y Rossi coincidieron en tiempo y en espacio en un partido que cambió la vida de Myrto. Era la ronda previa para la Europa League y el Laçi se enfrentaba al Anorthosis. Un enfrentamiento bastante desigual. “El presupuesto del Anorthosis es 20 veces el del Laçi”, contextualiza Bode. En ese encuentro, se gestó tanto un traspaso como su llegada a la selección. Su entrenador lo recomendó al Lokomotiv Zagreb y Christian Panucci, ex del Real Madrid y entonces seleccionador de Albania, disfrutó de su fútbol en directo junto a Alarico Rossi y decidió que iría en la lista. “Uzuni ha jugado en el nivel más bajo del mundo y le hemos visto fotos en las que salía cubierto de barro. Él jugaba en el equipo más humilde de la Segunda albanesa. La primera vez que le llamamos a la selección jugaba de mediocentro en Laçi. Le vimos en una ronda preeliminar de la Europa League. Le teníamos en la lista y fuimos a verlo con Panucci y el resto del staff. Jugó muy bien, él jugó muy bien. La semana después se fue al Lokomotiv de Zagreb y empezó a jugar allí. Pero no tenía una posición real porque juega en cualquier posición arriba, es muy rápido. Vimos que teníamos que poner su talento en el equipo. Panucci entendió que podía venir a la selección como comodín. Corría mucho y podía generar problemas en campo contrario. Nadie conocía a Myrto y decidimos ponerle en el equipo porque podía solucionar varios problemas y dar libertad a los jugadores. Debutó en octubre contra Israel como extremo y el resto, es historia. Empezó a jugar con la selección y empezó a ser conocido. Al mismo tiempo llegó a la selección y al Lokomotiv y empezó a crecer”, explica Alarico Rossi.

El traspaso se gestó prácticamente durante el encuentro. “El entrenador en ese momento del Laçi había sido ojeador del Lokomotiv Zagreb y le dijo al presidente que debían comprarlo a cualquier precio. Se fue por 350.000 euros”, explica Bode. Croacia fue una escuela para él. La primera campaña sirvió de adaptación (10 goles), la segunda de lanzamiento marcando 15 tantos entre todas las competiciones. Apareció el Ferencvaros y se convirtió en jugador de todo un histórico del fútbol europeo. “El Ferencvaros vino a por él y pagó 1,8 millones de euros. Una gran suma. Ahí fue cuando las cosas empezaron a cambiar para él económicamente. Él era pobre y a los 25 había firmado un contrato valorado en 1,5 millones de euros repartidos en cuatro años”, asegura Franci Bode. “Esto solo le hizo tener más hambre”, recalca.

El albanés lo demostró sobre el verde. Más allá de su celebración viral imitando en la Champions League el ‘siu’ de Cristiano Ronaldo delante del propio astro portugués, su gran ídolo, el atacante vivía un momento dulce de cara a puerta. Su gran momento no pasó desapercibido para David Peláez, scout del Granada. Bode recalca en entrevista con este diario que su empeño fue clave para poder cerrar la llegada de Uzuni a LaLiga. “En enero, Myrto ya había marcado 22 goles con el Ferencvaros. Marcó seis goles en un partido de Copa, varios hat-tricks, ante el Betis en Europa League. Estaba reventándolo. Negociamos durante una semana con el Copenhague y estaba todo cerrado. Pero en la última semana, me puse en contacto con David Peláez (entonces ojeador del Granada, ahora director deportivo del Lugo). Le dije “Mira, tenemos esta oferta. Si no os movéis ya, perderéis al jugador”. Yo sabía que a David Peláez le gustaba Myrto y convenció al entrenador, a Pep Boada (director deportivo). Yo estaba a punto de cerrarlo todo con el Copenhague, pero todo pasa por algo. El Granada fue muy rápido y llegó a tiempo. Cuando el Granada llegó, no hubo dudas. El Copenhague ofrecía más dinero, pero esto no era cuestión de dinero, era cumplir un sueño. Era jugar en LaLiga, donde jugó Cristiano”. El 7 marcaba su camino.

Su llegada al Bernabéu este sábado a las 18:30 h le servirá para pisar las huellas que dejó el delantero de Funchal por segunda vez en su carrera. Myrto, en su plena adolescencia, vivió el mejor momento del portugués del que disfrutó a través de la televisión y también del primigenio Youtube entre vídeos de sus mejores goles o sus regates de fantasía, con los que se prodigaba en el United. Copiando su celebración se llevó su mejor regalo. La ‘provocación’ tuvo premio tras su gol a la Juventus en la Champions. “Cristiano se le acercó en el descanso y le dijo “oye, tú, no hagas esto delante de mí”. Luego, Cristiano marcó e hizo el ‘siu’ otra vez. Cuando acabó el partido, Cristiano fue y le dio la camiseta”, asegura Bode compartiendo el buen gesto del portugués. “Cristiano es su ídolo, tenía posters suyos en su habitación”, explica.

La celebración y el intercambio de camisetas con Cristiano Ronaldo
Ampliar
La celebración y el intercambio de camisetas con Cristiano Ronaldo

Muy querido en Granada, todos esperan que siga el camino de Cristiano marcando en el Bernabéu, pero con un matiz… que lo haga como visitante. Su camino de vuelta al coliseo madridista también ha sido largo y entre montañas. Tras debutar contra los blancos en su llegada a Granada, el descenso le suponía un nuevo reto. Uzuni no escapó vía traspaso y devolvió a los de Los Cármenes a Primera División. Él aportó más que nadie entre los atacantes de la categoría siendo el máximo goleador de la División de Plata. El ‘reset’ hasta alcanzar ese nivel fue importante. “Cuando el Granada descendió fue difícil de aceptar. Cuando llegó en enero, el Granada iba por el puesto 12 o 13. Luego descendieron con el último partido ante el Espanyol. Fue una locura. Para Myrto fue difícil volver a Segunda División. Quería competir con los mejores. Cambió su pensamiento y dijo “puedo hacer 15 o 20 goles en Segunda y ayudar al Granada a subir a Primera. No hay otra solución”. Siempre creo en Myrto, pero ya sabes que Segunda es difícil. Desde que empezó quería ser el máximo goleador y quería marcar cada partido”, explica Bode. Así lo hizo. 23 goles en 38 partidos y campeón de la categoría.

El partido ante el Real Madrid llega en un momento de asentamiento en la categoría para Uzuni. El de Berat le ha marcado al Mallorca, al Girona, al Almería, al Villarreal y viene de anotar la semana pasada ante el Alavés. El Granada sufre, pero no se desengancha de una cruel lucha por la permanencia. Bode cree que el que llega a Madrid es el mejor Uzuni de su carrera. “Es la mejor versión posible de Myrto. Está en un nivel perfecto y en una forma perfecta. En una edad perfecta. Es una máquina, pero no es fácil”, afirma. Los blancos llegan como líderes y ni la plaga de lesiones tras el parón internacional les impidió ganar en Cádiz. El Granada, en cambio, no conoce la victoria desde la jornada 3. Dos realidades muy dispares.

Christensen se la lleva de cabeza ante Uzuni.
Ampliar
Christensen disputa un balón con UzuniParkerDIARIO AS

Desde el barro hasta el Bernabéu con el Granada, pero no es el final. Aún quedan sueños por cumplir. Su agente reconoce a este diario que acabar como local en el Bernabéu sería el más grande. “¿Su sueño? Él me ha dicho que quiere jugar la Champions otra vez y en un equipo top. Pero no tiene prisa. Él no quiere que el Granada descienda y está centrado en hacer las cosas mejor y salvar el equipo. Sueña con jugar en el Real Madrid. Ahora igual a alguien le suena a chiste, pero nunca se sabe”, sentencia.

El albanés ama el fútbol, que considera que “salvó su vida”, y no rehuye el trabajo duro y tampoco un reto. Una nueva montaña. Unas que nunca dejó de atravesar. El próximo destino es el Bernabéu y en el horizonte aparece la Eurocopa con Albania tras una clasificación histórica… Más allá, de momento, no se ve, pero está detrás de una nueva montaña que seguir escalando.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas