NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ATLÉTICO DE MADRID

Simeone y sus ‘anclas’

Witsel refuerza el pivote colchonero. Desde la retirada de Tiago en 2017, el Atlético ha firmado seis jugadores en el puesto y ha dado galones a Thomas, Saúl, Koke...

Actualizado a
Rodrigo dialoga con Simeone.
JESUS ALVAREZ ORIHUELADIARIO AS

Enrique Cerezo confirmó lo que era un secreto a voces: “El refuerzo en el medio es Witsel, está prácticamente hecho”… Y, mientras el club se afana en incorporar un lateral derecho que trate de cubrir el boquete dejado por la marcha Trippier en enero, Simeone contará con un nuevo pivote en su centro del campo. La primera opción era Kamara, centrocampista de 22 años, internacional por Francia, con capacidad de jugar como central y una enorme fortaleza física.

Eligió el Aston Villa y el objetivo viró a un perfil completamente diferente en cuanto edad, apostando por un Axel Witsel que sus 33 años se estrenará en LaLiga para dotar de toque y músculo al medio rojiblanco. Un jugador que es todo un seguro con el balón en los pies (su media de acierto en el pase no bajó del 93% en cuatro años en el Dortmund) y también en los duelos cuerpo a cuerpo y balones aéreos. Características que dominaba a la perfección un Tiago que ha quedado reflejado como el gran pivote de la era Simeone (jugó seis temporadas bajo su mando antes de retirarse).

Con Mario Suárez de principal alternativa en sus primeros años, desde la lesión del portugués en el año 2015 los fichajes en el pivote se han ido multiplicando en busca de otra ancla a la que agarrarse en la salida de balón. Augusto Fernández, que dejó un gran rendimiento en un equipo que alcanzó la final de la Champions, y Kranevitter fueron sus primeras alternativas. Ya recuperado, Tiago fue teniendo un protagonismo menor hasta colgar las botas en el verano de 2017. Y, desde entonces, el Atlético ha buscado un perfil como el del portugués. En ocasiones con características de toque y en otras apostando por un jugador más físico, la directiva colchonera ha acudido todos los cursos al mercado para reforzarse en esa sala de máquinas.

Primero con un Rodrigo que regresaba al Atlético, donde había llevado parte de su formación, y fichaba en el verano de 2018 para convertirse en un fijo de Simeone en el pivote, confirmándose como una incorporación que podía gobernar el medio durante una década… hasta que el Manchester City pagó su cláusula solo un año después. A su lado había ido evolucionando notablemente el canterano Thomas, variando su posición desde la banda o la mediapunta al pivote. Por Rodri, el Atlético firmó a Marcos Llorente, un perfil más físico y con menos toque que había brillado en el puesto en su cesión en el Alavés. Pero, con el paso del curso, Simeone le fue encontrando una posición mucho más determinante en ataque. Un camino inverso al de Héctor Herrera, incorporado también en 2019 para acompañar a un pivote y que se fue haciendo al puesto por su buen trato de balón.

Llegado el verano de 2020, la salida de Thomas en el último día del mercado trastocó todos los planes. A última hora se sumaba cedido Lucas Torreira y en el plazo extra de LaLiga por la salida del ghanés se conseguía fichar a Kondogbia. Sin embargo, fue Koke el que asumió esa responsabilidad de ancla en el medio para acabar conquistando el campeonato. El internacional centroafricano necesitó tiempo para ir adueñándose del centro del campo y gozando de la confianza de Simeone, algo que ha acabado sucediendo en este curso 2021-22. Ahora, con la salida de Herrera y la prueba fehaciente de que Koke y De Paul mejoran con un guardaespaldas, el Atlético consideraba fundamental firmar otro jugador natural en el puesto. Saúl ha sido otro recurso de Simeone ahí, aunque le cuesta aportar en la construcción y el técnico le ha ido trasladando a banda.

Y Witsel será el encargado de competir con Kondogbia por el puesto. Una solución a corto plazo y de la que se espera que el Cholo pueda sacar todo su jugo para la próxima campaña, donde el belga tendrá que ir ganándose minutos desde el inicio de la pretemporada. El puesto de pivote es fundamental en el fútbol y el Atlético ha ido variando año tras año en busca de ese Tiago perdido. Mientras, rivales como Real Madrid y Barcelona han seguido contando año tras año con Casemiro y Busquets. Witsel puede retomar ese perfil de seguridad con balón encontrado en Rodrigo, un jugador que sí podría haber dado el relevo al portugués, pero cuyo paso tan efímero obligó a volver a buscar en el mercado. Jugadores de toque como Herrera o Koke, otros más físicos como Saúl, Torreira o Llorente y box to box africanos (Thomas o Kondogbia) han ido pasando por las manos del Cholo, que tendrá en Witsel un nuevo ancla para dirigir su barco la próxima temporada.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?