NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ELCHE

“No tengo una varita mágica, pero quiero que cada día seamos mejores”

Pablo Machín se presente como un entrenador sensato y convencido de la permanencia; “Es el momento de que los jugadores den un paso hacia adelante”, dice.

Actualizado a
“No tengo una varita mágica, pero quiero que cada día seamos mejores”
FITO GONZÁLEZ

Confianza en la reacción: “Creo en la salvación porque ya he pasado por una situación similar. Cuando salí de Soria, siendo un entrenador desconocido, me gané una oportunidad con el Girona al que cogí colista, a falta de 13 jornadas, cuando estaba a ocho puntos de la salvación. Y logramos sacarlos del descenso. ¿Si sé la fórmula? Soy sensato y la fórmula no es exacta porque cada club es diferente. Sí sé que la clave es el trabajo y el convencimiento porque el Elche tiene mejor plantilla que lo que refleja la tabla. Mi función es ayudar a sacar el máximo rendimiento de cada uno para ser un equipo competitivo. Los verdaderos protagonistas son los futbolistas. No tengo una varita mágica, pero les voy a ayudar a lograr un objetivo que no sea a largo plazo porque ya ha habido muchas frustraciones y debemos marcarnos metas accesibles a corto plazo, sin pensar en mucho más allá”.

Proyecto: ”Hablé con Christian (Bragarnik) cuando se puso en contacto conmigo. Los entrenadores sabemos que nuestro trabajo es una profesión es de riesgo, algo intrínseco al cargo. Tengo la ilusión y la responsabilidad de saber dónde estoy. Lo que puedo garantizar es mi trabajo. El fútbol no es una ciencia exacta. Mi único objetivo es que en cada entrenamiento seamos mejores, exprimiendo a los futbolistas. Han pasado muchos compañeros por aquí, haciendo un gran trabajo y es hora de que los futbolistas den el paso hacia adelante. se necesita confianza porque el miedo no ayuda en absoluto. Necesitamos esa responsabilidad y motivación para que cuando acabe un partido, al margen del resultado, podamos llegar al vestuario, mirarnos a los ojos y pensar que lo hemos dato todo. En los tiempos de crisis debemos ser optimistas y mirar más allá. Es el momento de sacar cosas buenas que ahora parecen difíciles, pero que de aquí a un tiempo las veremos con otros ojos”.

Reacción: “Todos somos inteligentes y pondremos de nuestra parte para mejorar al equipo. El cambio más drástico ha sido el de entrenador. No voy a criticar a nadie de los que ha habido antes porque merecen mi máximo respeto. No voy a poner excusas. Tenemos tiempo para mejorar física y mentalmente, así como para trabajar aspectos tácticos. Lo importante es que lleguemos bien ante el Atlético, en LaLiga, y frente al Guadalajara, en la Copa del Rey. El primero que quiere que el equipo vaya bien es Christian (Bragarnik) porque se juega su dinero. Luego, los aficionados también por su sentimiento. Todos debemos poner lo máximo para sacar esto hacia adelante. Este equipo tiene más capacidad que la que hasta ahora ha demostrado. Hay que hacérselo ver a ellos y con la ayuda de la afición, poco a poco, engancharles. No me veo para pedir nada a la gente porque nos va a devolver nuestro esfuerzo con su ánimo cuando vayamos logrando objetivos”.

Situación del vestuario: “Este periodo de descanso ha sido necesario y ha venido bien para limpiar fantasmas y resetear la mente. El primer día fue para conocernos. Las dos siguientes sesiones me han dejado muy contento porque es lo mínimo que se puede pedir: implicación. Quiero seguir con esta línea de trabajo y recuperar a los jugadores lesionados. Esto es cosa de todos y cuantos más seamos, mejor. Necesitamos de la plantilla al completo”.

Motivos de esta mala situación: “El equipo está cometiendo más errores de los esperados. Los fallos individuales los paga el colectivo. No es este un sitio para analizarlo, máxime cuando quiero respetar a los entrenadores anteriores”.

Por qué no fichó la temporada pasada: “Hace un año estuvimos muy cerca de venir aquí. Fue una cuestión de tiempo y un malentendido con mi anterior club en Arabia. El aspecto personal es muy importante para mí. Me dijeron que no habría problema para salir después del arranque fantástico que habíamos tenido. A mi cuerpo técnico le pido compromiso y lealtad. Cuando a mi gente le dije de ir a Arabia, se vinieron conmigo y no podía dejar tiradas a las seis personas que emprendieron ese reto conmigo. Agradecí el interés a Christian Bragarnik. La situación no era la misma que ahora. La plantilla era similar, salvo el cambio de Mojica. Si antes creía que había buen equipo, ahora debo pensar similar”.

Potencial que ha visto: “La plantilla es mejor de lo que ha demostrado y para mí, estos futbolistas son los mejores de Primera; a ellos debo sacarles rendimiento. Los mejores fichajes son los que están aquí y debo sacarles rendimiento. Está claro que debe haber cambios- El cambio más significativo ha sido el del entrenador. Trabajaré con los jugadores que tenga. La propiedad y la secretaría técnica deben decidir si traer algo que mejore lo que tenemos. Con tres entrenamientos es pronto para sacar conclusiones, pero ni soy hipócrita ni vosotros (la prensa) sois tontos; si los que van bien quieren mejorar, lo que van mal es normal que queramos ir por el mismo camino”.

Futuro: “Sólo creo en el presente y no se puede vivir del pasado, debemos mirar al futuro. Es un gran reto y hay mucho margen de mejora. Lo primero es ir paso a paso y poco a poco para mejorar física, mental y psicológicamente, con un bloque solido para competir. Seguro que así llegarán las victorias. Quiero disfrutar el proceso, no sólo el final. Trabajo durante las 24 horas, progresando continuamente, y cuando queden pocas, espero que podamos decir que tenemos el objetivo cerca”.

Idea de juego: “Todos en la vida vamos progresando y aprovechando las experiencias para ser mejores. Todo te aporta, pero se aprende más de lo duro que de lo bueno. He jugado con tres centrales en el Girona, cuando era muy novedoso; ahora hay muchos equipos que juegan así. También lo hice antes y después con línea de cuatro, atacando de una forma y defendiendo de otra; no es lo mismo hacerlo con carrileros que extremos o presionando arriba o con bloque medio-bajo. Me gusta in tipo de fútbol, pero el club está por esta encima del entrenador; debo adaptarme a lo que tengo. No puedo llevar a los futbolistas a la guerra sin escudos; primero debo ver lo que hay y así aspirar ser competitivos en todas las circunstancias”.

Club: “Somos gente sencilla y normal. Cuando encuentras gente del mismo tipo, el feeling aparece. Los trabajadores son de los primeros que quieren que el club vaya bien. Lo mínimo que podemos dar a la afición, es la máxima implicación. Lo tengo claro y lo que debo exigir a los futbolistas es que se comporten como tal. Defendemos el escudo de una ciudad y un club centenario. Lo ideal sería que al margen de lo que pase con el resultado, la se identifique con lo que hacemos. Seguro que así estaremos más cerca de ganar y pasaremos unos últimos partidos divertidos”.

Contrato: “Firmamos por una temporada. Lo lógico es que nos conozcamos más para ver cómo trabajamos. Ojalá podamos seguir por mucho tiempo aquí”.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?