NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

Laporta, por el artículo 67

La suspensión de ese apartado en la Asamblea de octubre de 2021 le libera de la dimisión pese a que también cerrará su segundo ejercicio con pérdidas acumuladas.

Actualizado a
El concejal de deportes del Ayuntamiento de Barcelona, David Escudé; el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, conversan durante la presentación de un acuerdo entre el FC Barcelona y el teniente de alcalde, en la Esplanada Olímpica, a 21 de junio de 2022, en Barcelona, Catalunya (España). Durante el acto han acordado oficialmente que el Barça jugará en el Estadi Olímpic Lluís Companys en la temporada 2023-2024, como consecuencia de las obras de remodelación del Camp Nou, que comienzarán este verano.
21 JUNIO 2022;BARÇA;ESTADI OLIMPIC;CAMP NOU;BARCELONA;FUTBOL;OBRAS;REFORMA
David Zorrakino / Europa Press
21/06/2022
David Zorrakino Europa Press

Llega al Barça la semana de las palancas. Alguna de ellas no debería retrasarse más si el club azulgrana no quiere cerrar el ejercicio económico el día 30 de junio con pérdidas acumuladas por tercera temporada consecutiva, segunda con Laporta en el cargo. Antes, eso significaba de manera automática la dimisión de la junta que estuviera al cargo en el club azulgrana y la convocatoria de elecciones. Toma ahora importancia la Asamblea de compromisarios octubre del año pasado. Entonces, Joan Laporta ganó una batalla clave: la junta directiva que preside el abogado abogado catalán consiguió sacar adelante la suspensión provisional del artículo 67 de los estatutos del club, que obliga a dimitir a la Junta si presenta dos ejercicios económicos negativos de manera consecutiva.

Laporta necesitaba 234 votos de los socios compromisarios y obtuvo 265, por lo que superó los dos tercios necesarios según los estatutos del club para conseguir la suspensión del artículo 67, que queda sin efectos hasta la restitución del patrimonio neto positivo. Laporta se comprometió ese día a llevar el artículo todos los años a la Asamblea para que se reponga en el momento en el que se recupere la normalidad económica del club. Algunas voces fueron discordantes. Esgrimieron que se corría el riesgo de aumentar más aún ese patrimonio neto negativo.

La suspensión del artículo 67 libera de presión estos días a Laporta. De lo contrario, le esperaría una última semana de junio delicadísima, porque el Barça sigue sin activar ninguna de sus famosas palancas. Las dos más cercanas son la venta del 10% de los derechos de televisión que pertenecen al club los próximos 25 años (podría suponer 250 millones). El Barça también se desprenderá del 49% de su merchandising (BLM), pero esa operación está aún por cerrarse.

La otra palanca que debe ponerse en marcha para solucionar también el desequilibrio salarial que tiene la primera plantilla (-144 millones en cifras de LaLiga) es la venta de Frenkie de Jong. El Barça se propuso traspasar al neerlandés antes del 30 de junio y continúa en conversaciones con el Manchester United. Con un sueldo de once millones de euros netos, el jugador, que sigue pensándolo, podría dar el paso y permitir que el Barça liberase masa e ingresase en caja dinero que le permita intentar cerrar alguna de las operaciones que tiene abierta. De Jong quiere seguir en Barcelona. Considera injusto que el club le ponga en la rampa de salida porque se ve señalado. Por un lado, eso le invita a rebelarse y a sufrir. Por otro, y ante la falta de confianza del club, hace que se piense el adiós. Lewandowski, Carlos Soler, Azpilicueta y Marcos Alonso son cuatro de las más probables altas del Barça. La de Koundé depende de múltiples factores y la de Bernardo Silva, pese a que el portugués ya quiso vestir el año pasado la camiseta azulgrana, parece un imposible.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?