NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Brujas BRU
2
Kamal Sowah 35',Jutglà 61'
Finalizado

CHAMPIONS | GRUPO B | BRUJAS 2 - ATLÉTICO 0

Jutglà, un demonio en la noche de Brujas

El delantero del equipo belga goleó y asistió para ser el tormento para un Atleti sin contundencia que mostró su peor versión. Griezmann falló un penalti.

Actualizado a

La noche fue para el Atlético una pesadilla. Salió el Brujas afiladísimo desde el inicio. Las piernas de Onyedika dirigían y las de Buchanan cortaban en la derecha rumbo a Oblak, sin encontrar rival. Porque si de entrada el Atleti tenía el dibujo del Pizjuán, 4-1-4-1 con dos cambios, Grizi por Saúl y Carrasco por Cunha, de salida le faltó todo lo demás. Con las manos en los bolsillos pareció ir de paseo. Fiado a las contras, como cerrojo estaba Giménez inspiradísimo al corte, pero los minutos pasaban y el área de Oblak se iba convirtiendo en Troya. El Brujas no se iba de su hierba ante la incomparecencia rojiblanca general. Sólo faltaba saber quién de los belgas haría de caballo.

Buchanan, incontenible, buscaba con centros laterales a Jutglà pero el dominio avasallador no cristalizaba en peligro real. Ese que sí llevaba el Atleti cuando se plantaba ante Mignolet. Pero si primero éste alzaba la manopla como semáforo en rojo ante un tirazo escorado de Griezmann, después sería el pie en un mano a mano ante Morata. Había dejado solo al delantero ante el portero, por cierto, Nahuel. Un Nahuel más templado en defensa de cuatro, más cómodo arropado por Llorente, atreviéndose a hacer eso para lo que se le fichó: batir líneas con el pase y dejar atrás esa imagen del Nahuel que ya parecía un fracaso. La mejoría rojiblanca era sólo maquillaje anaranjado sobre un rostro pálido. En la jugada siguiente, Simeone perdería a Marcos Llorente, mordisco, mano atrás y al banquillo, Correa dentro. Dos más tarde, Hoefkens encontraría su caballo.

Y tenía que ser Jutglà. Ese Jutglà en estado de gracia. Ese Jutglà que entró en el área rojiblanca al galope, atravesando a los hombres del Cholo como si fuesen de papel. Nahuel se tiraba al suelo en vez de cortar, Correa miraba y solo miraba, Savic se hacía la estatua. Y Jutglà seguía y seguía: alcanzó la línea de fondo y forró el balón con celofán antes de enviárselo a Sowah que, en la línea, esperaba para batir a un Oblak ya batido. El Atleti hacía boom. La mecha, más que este Brujas líder e incontestable, la había encendido el propio Atleti al alejarse de eso que una vez le hizo grande, de aquello que le hacía temible. El cholismo. Su garra, su contundencia, su intensidad. Y ni el Cholo parece encontrarlas.

Giménez, roto al partido y medio

Del descanso regresó sin Giménez, empeñado en batir sus propios récords personales en lesiones. Partido y medio ha durado esta vez. O 120′ porque desde el 30′ ya jugaba roto como una tacita de té. En su lugar, Kondogbia y todas las manos fuera de los bolsillos. Que esto es la Champions y es el sustento. Que esto es la Champions y a jugársela a Oporto ya fueron el año pasado con desfibrilador en la maleta. Pero si el Brujas no ensanchó la herida nada más comenzar la segunda parte fue porque Oblak siempre está al final del agujero. Oblak y su mano milagro ante ese Jutglà que seguía bailando. A él la música. Los focos. La Champions. A sus pies el Atleti hecho jirones.

Porque sacar las manos del bolsillo no le había dado contundencia. Ni en las acciones ni en los duelos ni en las áreas. Los pasillos abiertos, el desorden total, como si el Atleti se hubiera desvalijado a sí mismo. A sus cuatro delanteros en la hierba (Morata, Grizi, Correa y Carrasco) les daba Jutglá una masterclass de movimientos y goles. La segunda vez que se plantó ante Oblak no perdonó. Aprovechó un rebote en Witsel para fusilar. Gol. Y el Atleti al borde de un ataque de nervios. Entró Cunha y alborotó. Entró Cunha y arrancó al Atleti de la abulia para provocar un penalti. Pero Griezmann, como en Milán, quiso ajustar tanto que la pelota se estampó en el travesaño sonando a bofetón. En la jugada siguiente lo enmendó con un gol, pero había sido en fuera de juego. João salió los últimos diez minutos pero se topó con Mignolet, como Correa, como Cunha, estampado el Atleti hasta 15 veces en sus guantes. Hoefkens ya se había abrigado. A Simeone, su Brujas, le deja el cuerpo lleno de demonios. Y a su equipo como triste caricatura de lo temible que una vez fue.

Brujas

Cambios

Ángel Correa (32', Marcos Llorente), Geoffrey Kondogbia (45', José Giménez), Matheus Cunha (64', Álvaro Morata), Eduard Sobol (78', Bjorn Meijer), Éder Balanta (78', Tajon Buchanan), João Félix (79', Yannick Carrasco), Antonio Nusa (85', Ferran Jutglà), Jorne Spileers (88', Abakar Sylla)

Goles

1-0, 35': Kamal Sowah, 2-0, 61': Jutglà

Tarjetas

Arbitro: István Kovács
Arbitro VAR: Bastian Dankert, Marco Fritz
Simeone (28',Amarilla) Odoi (36',Amarilla) Raphael Onyedika Nwadike (45',Amarilla) Reinildo Mandava (52',Amarilla) Savic (60',Amarilla) Tajon Buchanan (69',Amarilla) Mignolet (74',Amarilla) Abakar Sylla (87',Amarilla)

Clasificación
Grupo B PT PJ PG PE PP
1 9 3 3 0 0
2 3 3 1 0 2
3 3 3 1 0 2
4 3 3 1 0 2
Grupo B PT PJ PG PE PP
1 9 3 3 0 0
2 3 3 1 0 2
3 3 3 1 0 2
4 3 3 1 0 2
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?