NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ESPANYOL

El Espanyol vaciado

Desde su aterrizaje en Cornellà, ha perdido cuatro de cada diez abonados, al pasar de 35.600 a 21.681. Solo desde el desdoblamiento de carnets, el 20% de los pericos han dejado su asiento.

Actualizado a
Partido entre Espanyol y Rayo Vallecano.
Joan M. BascuDIARIO AS

Si las comparaciones son odiosas, el destino deparó una que al Espanyol le pudo sentar realmente mal. Este martes, poco antes de que presentara el club perico los números de su campaña de abonos, anunciaba el Betis que ya ha alcanzado los 70.000 socios. A años luz de los 27.311 socios y 21.681 abonados con los que cuenta, a fecha de 30 de septiembre, la entidad que preside Chen Yansheng. Unas cifras que el subdirector general, Toni Alegre, enmarcó en una fase de crecimiento pero que en realidad no hacen más que confirmar el despoblamiento del RCDE Stadium.

Cuatro de cada diez asientos del estadio del Espanyol se han desocupado desde que se inauguró, en 2009. El efecto llamada, pese a que venía el equipo de salvarse del descenso milagrosamente la temporada anterior y que la crisis ya había comenzado, propició que 35.600 pericos se abonaran esa primera temporada, por lo que en apenas 13 años se han perdido 13.919 abonados por el camino, para ser exactos un 39,09 por ciento. Pero la del estreno de Cornellà-El Prat no es la única fecha determinante en este proceso paulatino.

En el verano de 2018, casualmente la fecha que toma ahora el Espanyol como referencia para justificar su presunta estabilidad, se sitúa el punto exacto en que se aceleró la pérdida de masa social. Fue entonces cuando el director general, Roger Guasch, decidió desdoblar el tradicional carnet único por uno de socio (de un máximo de 60 euros) y el de abonado, el que realmente da derecho a ocupar una butaca en el estadio.

En esa terrorífica campaña, pasó el club de los 27.308 abonados que había presentado en octubre de 2017 a únicamente 20.358. Una debacle. Y, aunque bien es cierto que se recuperó hasta los 23.128 con la entrada a Europa y que tanto el descenso como la pandemia pudieron afectar rotundamente a las renovaciones y nuevas altas, esa decisión de separar carnets sigue costando a día de hoy un desalojo masivo.

Cornellà-El Prat, el día de su inauguración.
Ampliar
Cornellà-El Prat, el día de su inauguración.Carlos MiraDIARIO AS

Solo en este último lustro, desde 2017, ha perdido el Espanyol 5.627 abonados, es decir, un 20,6 por ciento. O lo que es lo mismo, en su decimocuarta temporada de existencia, el RCDE Stadium ve cómo 18.139 de sus 40.000 asientos, prácticamente la mitad, no tienen asignado un propietario, cuando en su inauguración eran solo 4.400 las localidades libres. Y lo peor es que no existen indicios en el horizonte que inviten a pensar en que la tendencia se revertirá o, cuando menos, se frenará.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?