NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ESPANYOL

El blanco y el negro del Espanyol

Los de Diego Martínez ha sumado solo nueve puntos en la primera mitad de los partidos, lo que le metería en descenso; en cambió, acumula 21 en la segunda parte, lo que les deja cerca de Europa.

Actualizado a
Espanyol-Valencia.

Hay datos que han ido acomapañando al Espanyol desde el estreno ante el Celta en Balaídos. Un partido que arrancó con 1-0 para los vigueses en la primera mitad pero que los blanquiazules lograron igualar al límite en un tramo final notable (2-2). Una primera parte negra en cuanto al resultado para clarificar el color y el signo del encuentro después del descanso. La tónica en estas primeras 14 jornadas. El Espanyol necesita, con tal de crecer en la clasificación, corregir sus malos comienzos de partido, pues aún no ha sido capaz de ponerse por delante al descanso en ninguna de las 14 oportunidades.

El Espanyol sumaría nueve puntos si los partidos durarán solo 45 minutos. Estaría, con los guarismos actuales, en descenso, con tres puntos de los que posee. El guarismo se ha corregido en las últimas seis jornadas. De los primeros ocho encuentros, los blanquiazules empezaron perdiendo cinco de ellos y solo llegaron con empate ante Real Madrid, Athletic y Valencia. Pero en las seis últimas jornadas los de Diego Martínez han llegado también con igualadad al final del primer tiempo. Eso se ha traducido en un mejor porcentaje de puntos, con seis puntos en los mismos encuentros, mejor que el tramo anterior.

El equipo blanquiazul se crece, eso sí, en el segundo tiempo. En ese tramo sumaría 21 puntos y se colocaría a tan solo dos puntos de los puestos europeos. Los futbolistas del Espanyol reaccionan y no se bajan de los partidos, incluso son capaces de convertir goles en este tramo (13 de los 16 llegaron en este tramo). Ante Celta, Elche, Sevilla o Valencia fueron capaces incluso de anotar dos tantos en esos 45 minutos, aunque solamente pudieron sumar tres puntos de los 12 en juego. Los esfuerzos por remontar marcadores en contra le supusieron un premio menor.

Diego Martínez, en el Metropolitano.
Ampliar
Diego Martínez, en el Metropolitano.Quality Sport ImagesGetty

En 2019, y después de analizar 380 encuentros de la Liga, Francisco Daniel Martínez Martínez e Higinio González García hicieron un estudio titulado ‘Efecto de marcar primero y la localización del partido en las principales ligas del fútbol europeo’, en el que resuelven lo siguiente: “A nivel general, los equipos que jueganen casa y marcan el primer gol consiguen el 75.72% de las victorias, mientras que si abre el marcador el que juega a domicilio, el porcentaje de partidos ganados se sitúa en el 61.81%. Además, la ventaja de marcar primero en casa (84.65%) es mayor con respecto a la ventaja de marcar primero fuera (75.50%), aunque en ambos casos el equipo que marca el primer gol gana la mayoría de sus partidos”.

El Espanyol solamente consiguió anotar ese primer gol en tres de los 14 encuentros. Ante Valladolid y Athletic Club consiguió la victoria por un tanto de diferencia mientras que ante el Atlético de Madrid acabó 1-1 aunque jugó toda la segunda parte con un futbolista menos. Hasta el momento, el equipo perico gana el 67% de los partidos en los que se pone por delante mientras que solo pierde el 58% de los que empieza perdiendo. Ahí radica la fuerza de un Espanyol cuyo debe está en no saber ponerse por delante.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?