NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SEVILLA

De Jong, goles en el silencio

Oficial: el delantero neerlandés regresa al PSV después de tres años de sospecha entre Sevilla y Barcelona, donde ha anotado tantos vitales para ambos equipos.

Actualizado a
De Jong, de regreso al PSV.

Sevilla y PSV oficializaron este sábado el regreso de Luuk de Jong al club neerlandés, que pagará unos cuatro millones de euros al club nervionense. El delantero firma en Eindhoven por las próximas tres temporadas, hasta 2025. “Estoy de vuelta a casa”, declaró De Jong en los medios oficiales del PSV.

Banda sonora oficial de un sinfín de memes en las redes sociales, suena al fondo la melodía agridulce de Sounds of Silence, esos Sonidos del Silencio a los que pusieron música Paul Simon y Art Garfunkel, mientras De Jong regresa a Eindhoven. El club donde el delantero neerlandés se convirtió en Emperador del gol (112 tantos, 204 partidos) antes de que se posara sobre él en LaLiga la sombra de una sospecha que le ha acompañado estos últimos tres años, a pesar de haber jugado (y anotado también goles, algunos vitales) en dos de los mejores equipos de España y de Europa, el Sevilla FC y el FC Barcelona.

“Quiero que el Sevilla gane el título, no ser el héroe”, le dijo De Jong a As horas después de marcar delante de una grada de Colonia silenciosa, completamente vacía, el tanto (2-1) que eliminaba al Manchester United en semifinales de la Europa League de la pandemia, en Alemania, 2020. Tres días más tarde el destino contradecía a Luuk, ídolo esta vez al cuadrado: doblete al Inter (3-2) y la Sexta, camino de Nervión. Pero el fútbol tiene memoria de pez: pocos se acordaban de esa tremenda gesta cuando apenas meses después el Sánchez-Pizjuán clamó ante algún error grosero del ariete. Las críticas y la necesidad convirtieron a De Jong en transferible y su compatriota Ronald Koeman esperó hasta el último minuto de mercado veraniego de 2021 para quedárselo en el Barcelona, ante la estupefacción general. Si no valía para el Sevilla, ¿cómo demonios iba a funcionar en el Barcelona?

Esos presagios se hicieron carne, a base de jugadas extrañas, alguna casi cómica, del delantero neerlandés en las áreas contrarias del Camp Nou. Y eso que anotó pronto, en el tercer partido liguero que jugaba, su primer gol como barcelonista. Sin salir al campo o con actuaciones residuales hasta enero, cuando el Barça intentó desprenderse de él con Xavi ya en el banquillo, Luuk le dio la vuelta a su situación con goles que sin duda contribuyeron a la resurrección del Barcelona, dicha esta palabra, ‘resurrección’, con todo su significado. Porque sin los tantos de De Jong, muy posiblemente, el Barça se podría haber quedado sin ni siquiera ir a Champions.

Tantos postreros que salvaron las victorias en Mallorca y ante el Levante, y empates en Granada y Cornellà, además de aquel gol casi de malabarista que abrió la esperanza de pasar a la final de la Supercopa en Arabia, contra el Real Madrid, al final diluida en la prórroga. Goles importantes, no muchos tampoco en el Sevilla (19, en 94 partidos oficiales), pero que también le colocaron en el escaparate mundial al ser capaz de anotar en el Bernabéu, el Wanda, el Villamarín y el Camp Nou, en este caso como visitante.

A pesar de su trote extraño o sus maneras presuntamente torpes, Luuk ha vivido en España como un delantero de citas grandes que ya había conocido el fracaso en su anterior aventura fuera de los Países Bajos, muy joven aún, cuando en 2012 el Borussia Mönchengladbach pagó por él 12 millones al Twente. Tras estrellarse en Alemania y también durante seis meses de cesión a la Premier, en el Newcastle, el PSV apostó en 2014 por recuperarle, como hace ahora. Sus goles, allí en Eindhoven, seguro que no permanecerán en el silencio.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?