NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ATHLETIC

Athletic y Herrera, condenados a entenderse

El club anhela un jugador con el talento del bilbaíno y éste quiere volver a LaLiga en un club que le ofrezca confianza

Actualizado a
22/06/22  Entrevista Ander Herrera JUGADORE PSG PARIS SAINT GERMAIN
Alfonso ReyesDiarioAS

El fichaje de Herrera por el Athletic está en marcha. Es una operación muy compleja, pero en Bilbao hay esperanzas por el regreso de uno de los jugadores con más talento en la mediapunta que ha pisado San Mamés en los últimos tiempos. Su salida dejando 36 millones estuvo rodeada de mucho ruido, pero si vuelve, la grada se lo va a perdonar. Ander nació en Bilbao, aunque pasó los primeros cuatro años de su vida en Vigo, donde su padre trabajaba como secretario técnico del club olívico. Siempre ha mantenido que es socio rojiblanco y estos colores los lleva en la sangre. En 1993, su padre se marchó a Zaragoza a trabajar para el club maño, por lo que Ander se desplazó junto a su familia lejos de Euskadi, a la ciudad de El Pilar.

Herrera se decidió a fichar por el Athletic en febrero de 2011, a cambio 8,5 millones de euros, por 5 temporadas, con una cláusula de 36 millones de euros para los tres primeros años y de 40 para los dos último. Entendió muy bien su juego Bielsa, y con él debutó, en la Europa League, ante el Trabzonspor (0-0). Hizo tres años muy buenos y voló al Manchester United. Y eso que en la 2013-14 le costó arrancar con Valverde.

En la Premier tuvo que pagar el peaje de la adaptación, ya que Louis Van Gaal le exigía demasiado en el aspecto físico. No obstante, logró ocho gole, su récord. En la temporada 2015-16 al fin se estrenó en la Champions, su gran anhelo. Después llegó José Mourinho, que sí le otorgó un papel más protagonista. Conquistó la Copa de la Liga y la Europa League. Acabó la temporada con 50 partidos, siendo el tercer jugador con más titularidades tras Pogba y De Gea. Además, fue reconocido con el premio al Jugador del Año 2016-17. Pero por la inexorable ley del fútbol, llegaron caras nuevas que le fueron arrinconando. Matic le postergó a la suplencia. Así que en 2019 hizo las maletas camino de otro gran transatlántico europeo: el PSG, con un salario de galáctico, seis millones de euros. Firmó por cinco años, pero no ha tenido los minutos que quería. Y en la actualidad el club de los jeques se lo quiere quitar de encima. En Bilbao le esperan con los brazos abiertos. Sería un jugador crucial para Valverde en su 4-2-3-1..

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?