NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

QATAR 2022 | MARRUECOS

Fenómeno Achraf con Marruecos

La atinada captación de los 15 nacionalizados del equipo, entre ellos él, y el cambio de seleccionador son clave. El triunfo sobre Bélgica les acerca a octavos.

Doha (Qatar)Actualizado a
Fenómeno Achraf con Marruecos
Adam Pretty - FIFAGetty

En el estadio Al Thumama, en todos los lugares de Qatar con un televisor encendido, en el mundo entero y en especial en Marruecos se vivió la victoria de la selección marroquí con una alegría especial. El histórico 2-0 sobre Bélgica conduce a los de Regragui, prácticamente, a los octavos de final.

Mucho se tienen que torcer las cosas en el último encuentro para no lograr un objetivo que parecía difícil al empezar el Mundial. Marruecos juega ante la eliminada Canadá y en el otro duelo Croacia y Bélgica se ven las caras en un encuentro tremendo. Con un empate -e incluso con una derrota-, los norteafricanos superarán la primera fase.

La transformación de Marruecos en los últimos meses ha sido total. La federación decidió prescindir tras la última Copa de África del anterior seleccionador, el balcánico Halihodzic, y dio las riendas del equipo al exfutbolista Regragui. Con él se zanjaron los vetos que existían por parte del seleccionador previo a varios de los pesos pesados, en especial Mazraoui y Ziyech.

Dos jugadores fundamentales, lateral derecho del Bayern y extremo del Chelsea, sin ir más lejos, que le han dado una cuota de experiencia y de calidad mayor al equipo. El crecimiento en el plano internacional de otros como Aguerd (West Ham), Ounahi (Angers) y Amallah (Standard) ha completado un plantel con experiencia, especialmente en Achraf (PSG), Saiss (Besiktas), Amrabat (Feyenoord), Boufal (Angers) y En Nesiry (Sevilla).

Cuatro ‘belgas’

El triunfo de Marruecos también reside en la apuesta de la federación por captar jugadores con raíces marroquíes pero nacidos en otros países. En total, 15 de los 26 nacieron en diferentes naciones, entre ellos dos en España: Munir y Achraf. El exlateral madridista refleja bien lo que ha supuesto el boom marroquí, siendo titular en un grande de Europa como el PSG. Francia, Países Bajos y Bélgica son mayoría en esta aportación de nacionalizados.

Precisamente por eso, el choque ante los belgas se vivió con una emoción especial. Cuatro de sus futbolistas, Amallah, Chair, El Khannous y Zaroury nacieron en Bélgica. Los dos últimos, de hecho, jugaron en las categorías inferiores belgas, pero a la hora de la verdad decidieron representar al país de sus padres.

Un pequeño triunfo para la federación marroquí respecto a la belga. Aunque se registraron incidentes en Bruselas, la fiesta en los barrios con ascendencia marroquí fue total. Después de años amagando con algo grande, Marruecos por fin se destapa en Qatar. Los octavos de final le esperan.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?