NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Mundial 2022

La tecnología del ‘Doctor Frío’ permitirá jugar en Qatar siempre a 24 grados

Saud Abdulaziz Abdul Ghani ha implementado una “refrigeración dirigida” que aísla la bóveda de sus estadios del exterior por muy duras que sean las condiciones fuera.

Doha (Qatar)Actualizado a
Saud Abdulaziz, el 'Doctor Frío' responsable del sistema de climatización de los estadios qataríes del mundial.

El estadio Al Janoub, al sur de Doha, es una de las joyas de la corona de Qatar. Con capacidad para 40.000 personas e inaugurado en 2019, es una de las nuevas construcciones levantadas con motivo de la Copa del Mundo. Forma parte de las ocho sedes y su diseño, inspirado en el dhow, la embarcación tradicional caracterizada por una vela triangular, se levanta elegante entre una zona aún en proceso de urbanización a unos 20 kilómetros del centro de Doha. Las excavadoras aún rondan el complejo, terminando los accesos y las zonas de parking. Durante su visita, AS pudo charlar con el Doctor Saud Abdulaziz Abdul Ghani, el ingeniero detrás del novedoso sistema de “refrigeración dirigida” que hace que los estadios qataríes sean utilizables, si fuera preciso, los 365 días del año y a cualquier hora, a pesar de que en la tórrida época que vive Doha en estos meses de verano la temperatura supera fácilmente los 40 grados.

Al Janoub Stadium.
Ampliar
Al Janoub Stadium.

Pero Qatar se impuso construir estadios que desafiaran esas condiciones, no sólo térmicas, también ambientales, ya que la calidad del aire se ve deteriorada por un manto de polvo que lo cubre todo. Al final, todo está en medio del desierto. El deseo de la FIFA es garantizar que los partidos se disputen con confort termal para jugadores y aficionados. Y el ‘Doctor Frío’ como le conoce cariñosamente la organización del Mundial se ha encargado de ello. “Confort termal para los jugadores y para 40.000 aficionados. No es solamente una cuestión de temperatura. Tenemos que ser capaces de que aunque la temperatura y la sensación térmica exterior o la calidad del aire no sean buenas, dentro de la bóveda del estadio sí lo sea. Ahora hay 45 grados fuera y un ambiente bochornoso, pero dentro, la cosa cambia mucho”, explica Saud Abdulaziz a AS.

El estadio Al Janoub de fondo, con las máquinas trabajando a su alrededor.
Ampliar
El estadio Al Janoub de fondo, con las máquinas trabajando a su alrededor.

“El sistema tiene dos partes, una que purifica el aire, lo limpia y otra que lo refrigera. El confort térmico es algo con muchos detalles porque cada persona dentro del estadio tiene una particularidad, va vestida con ropa de manga larga, corta, es más o menos voluminosa. Cada uno percibe la temperatura de una manera. Nosotros no queremos controlar la temperatura solamente, queremos controlar lo que la gente está sintiendo sobre ella en cada estadio”, señala mientras apunta a las rejillas, los difusores bajo los asientos y las boquillas esféricas por donde sale el aire. El sistema realmente se basa en empujar. Sale el aire purificado y refrigerado que empuja al caliente y recircula. “Controlamos la temperatura, la humedad, el aire y la sensación que cada persona percibe. Tenemos sensores repartidos por todo el estadio, porque cada zona del campo es diferente. El aire recircula a través de las máquinas que van soltando el aire limpio, filtrado. Nuestra obsesión no es enfriar el aire, es limpiarlo. Lo más importante es mantener fuera y bloqueado el aire caliente, lleno de polvo, y dentro el más limpio posible”, subraya mirando la carpa que se despliega en una hora cubriendo el techo del estadio Al Janoub.

Los vestuarios del estadio Al Janoub.
Ampliar
Los vestuarios del estadio Al Janoub.

Saud Abdulaziz nos explica cómo inicia el proceso de diseño con maquetas en 3D de los estadios y las somete a la prueba del túnel del viento. Cada estadio tiene su diseño y su silueta y eso afecta directamente a la refrigeración y purificación del aire. Cómo circula el aire, por dónde puede entrar el no deseado o se puede perder el que ya está limpio. Además, se han analizado las condiciones climatológicas de los últimos 30 años de la zona donde se ha construido cada estadio para conocer con detalle a qué hay que enfrentarse.

Así luce el estadio Al Janoub.
Ampliar
Así luce el estadio Al Janoub.

Los estadios tendrán una temperatura agradable durante los partidos, de unos 20 a 24 grados a petición de la FIFA. “Nuestros estadios se pueden usar las 24 horas del día durante todo el año, queremos dejar un legado para Qatar después del torneo, pensamos en qué uso se les puede dar y que esta tecnología ayude al desarrollo comercial. Queremos que la ciudad se desarrolle a partir de ellos. Lo más perjudicial cuando uno intenta enfriar un estadio es la apertura del techo porque es por donde entra el aire caliente de fuera. Es por eso que hay que estudiar por dónde puede salir el aire y cómo podemos empujar y hacer retroceder el aire, eso difiere de un estadio a otro, ya que depende de su forma, altura y anchura”, razona.

Detalle del cableado donde se despliega la cubierta del estadio Al Janoub.
Ampliar
Detalle del cableado donde se despliega la cubierta del estadio Al Janoub.

El sistema, explica, también beneficia al cuidado del césped en estas condiciones extremas. Un aire puro ayuda a mantenerlo. Además, el césped qatarí tiene detrás otro reto tecnológico. Hacerlo crecer de forma sólida, con raíces fuertes, exige, no solamente un sistema de irrigación subterránea, también uno de oxigenación. Se les inyecta aire para ser más claros. La gran pregunta es la sostenibilidad de todo este entramado. La climatización y el mantenimiento de un césped así en medio de un desierto no invita a pensar que no tenga un impacto en el medioambiente. Saud Abdulaziz defiende su sistema explicando que es un “40 por ciento más sostenible que otras técnicas ya existentes”. Sus estadios “solo necesitan climatizarse durante dos horas antes de un evento, lo que reduce el consumo de energía” y señala que esta procede de los paneles solares que tiene la ciudad.