NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MIGRANTES DEL BALÓN

El delantero español que retoza en el infierno turco

A sus 21 años, Borja Sainz vive su primera aventura en el extranjero con el Giresunspor turco. Ha anotado dos goles en sus primeros tres partidos en la Süper Lig.

Actualizado a
Borja Sainz

Roberto Soldado, Álvaro Negredo, Dani Güiza, Jorge Félix... En los últimos años, muchos delanteros españoles han elegido Turquía como destino, pero ninguno tuvo un inicio tan fulgurante como el de Borja Sainz (Leioa, 2001). El joven futbolista formado en las canteras de Athletic Club y Alavés firmó el pasado mes de julio por el modesto Giresunspor, que regresó a la Süper Lig después de 44 años de ausencia. “Llevaba mucho tiempo pensando en jugar en el extranjero y conocer cómo es el fútbol en otros países. Tuve muchas ofertas, de equipos extranjeros y de España, pero todo el mundo me habló muy bien de Turquía. El fútbol aquí se vive de otra manera y la gente es increíble”, descubre Borja Sainz desde Giresun, una ciudad bañada por el Mar Negro que no supera los 100.000 habitantes: “Todavía no conozco mucho, pero tampoco he venido a hacer turismo. Estoy centrado en el fútbol y, de momento, están yendo bien las cosas”.

“Los inicios fueron complicados. Te encuentras con una cultura muy distinta, echas de menos a la familia y a los amigos y no sabes si has tomado la decisión acertada”

Borja Sainz, jugador del Giresunspor

Borja Sainz aterrizó en Turquía con muchas incertidumbres y una gran certeza: “Hablé con el presidente y con el entrenador -Hakan Keles- y los dos demostraron tener plena confianza en mí. Es algo que se vio desde el primer momento porque en la primera jornada ya fui titular. Esa confianza me ha ayudado a estar más seguro de mí mismo. Adaptarse a un país extranjero es complicado, pero por suerte todo está saliendo a pedir de boca”. Sainz habla de ‘suerte’, pero la suerte es para quien la busca. El delantero vasco viajó a Turquía acompañado de un preparador físico personal y llegó en plena forma al inicio de la Süper Lig. Marcó en el debut frente a Adana Demirspor y silenció a la afición del Galatasaray con un gol de pillo que sirvió al Giresunspor para llevarse los tres puntos de Estambul: “Nunca había jugado un partido con un ambiente así. La afición es muy pasional y anima un montón. Además pude marcar el gol de la victoria y ante mi familia, que vino de visita. Tenía ganas de vivir un día así. Fue increíble”.

Dos goles en dos partidos. Son los números de Borja Sainz con el Giresunspor, que encadena dos jornadas consecutivas ganando y se sitúa en una cómoda séptima posición. El joven delantero español confiesa que los inicios fueron “complicados” -”te encuentras con una cultura muy distinta, echas de menos a la familia y a los amigos y no sabes si has tomado la decisión acertada”-, pero se muestra optimista con la que será su tercera temporada en Primera División: “Me estoy adaptando poco a poco y estoy muy feliz de estar en Turquía. Estoy jugando en la banda izquierda, que es donde estoy más cómodo porque tengo recursos para salir por dentro y por fuera. Solo espero seguir mejorando y que sea un gran año para el equipo y la afición. No me pongo ninguna cifra, pero espero marcar más goles y también repartir asistencias”. Sainz firmó con el Giresunspor para las próximas tres temporadas y espera que su paso por el fútbol turco le sirva “como trampolín para llegar a un club grande”. Y quien la sigue la consigue.