NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

RFEF

La RFEF justifica a la jueza los gastos de Salobreña

En la documentación detalla que todas las actividades de ocio durante las jornadas de trabajo no se imputaron a la Federación Española de Fútbol.

Actualizado a
DOHA, QATAR - DECEMBER 01: Royal Spanish Football Federation President Luis Rubiales looks on prior to the FIFA World Cup Qatar 2022 Group E match between Japan and Spain at Khalifa International Stadium on December 01, 2022 in Doha, Qatar. (Photo by Ryan Pierse/Getty Images)
Ryan PierseGetty

La Federación Española de Fútbol remitió el pasado lunes al Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda un informe completo de las actividades desarrolladas por diversos miembros de la propia RFEF en la población de Salobreña entre el 3 y el 8 de agosto de 2020, sobre los que se apuntó una imputación de gastos privados a la Federación. En el escrito enviado a la jueza se detalla qué gastos corrieron a cuenta de la RFEF y cuáles fueron pagados a título personal por los participantes en dichas jornadas. Al coexistir reuniones corporativas y actividades de ocio por parte de los responsables de la RFEF, se explica que solo aquellos gastos derivados de la actividad institucional y laboral fueron imputados a la Federación y todos los que corresponden a ocio o no trabajo fueron pagados por cada uno de los asistentes.

Las jornadas comenzaron el 3 de agosto, justo un día después de que finalizara la competición deportiva de la temporada 2019-20, en plena pandemia. En menos de 15 días debía comenzar la siguiente temporada con un modelo totalmente incierto y sin ninguna experiencia previa, puesto que la no finalización de las competiciones oficiales en todas las categorías no profesionales implicó que que hubiera ascensos, pero no descensos. A esto se le añadía que la temporada debía ser mucho más corta; así que el modelo competitivo seguido hasta ese momento no servía y debía ‘inventarse’ uno nuevo

La RFEF, según explica a la jueza, decidió crear una comisión que se reuniera presencialmente en un espacio abierto que permitiera poder estar reunidas un número mínimo de 10/12 personas para trabajar todos los temas planteados (nuevas normas de competición, configuración de grupos de competición, reglas de protocolo de prevención COVID-19, planificación de las actividades internacionales, etc.). Dado que ningún director o responsable de la RFEF había podido disfrutar de vacaciones ni se podrían tomar a partir de esa, se consideró oportuno compaginar las horas de trabajo con las horas de tiempo libre. Por esto se pensó en una ubicación próxima al mar.

La RFEF explica a la jueza que decidieron alquilar de “manera privada y pagada por los asistentes, no por la RFEF” una casa en Salobreña. Se indica también en el escrito que “en la reunión corporativa organizada por la Federación Española de Fútbol hubo sesiones de trabajo y actividades de tiempo libre fuera del horario de trabajo”.

Dentro de las actividades realizadas por los participantes durante su tiempo libre tuvo lugar la polémica barbacoa (denominada fiesta con chicas jóvenes por Juan Luis Rubiales, ex jefe del gabinete y denunciante de los hechos ante Anticorrupción). La RFEF aclara en el escrito hasta el horario en el que se celebró la misma y a cargo de quién corrió el pago: “Se desarrolló desde aproximadamente las 15:00 horas hasta las 19:00 o 20:00 horas. Se invitó a amigos y amigas de la zona pagándose íntegramente de manera particular por los distintos miembros asistentes de la RFEF”.

En atención a las instrucciones dadas por Luis Rubiales a los participantes -los gastos privados y de ocio corrían a cargo de cada uno de los participantes y sólo se podrían imputar a la RFEF los estrictamente originados por la actividad laboral- los costes de las jornadas de trabajo en Salobreña se desglosan de la siguiente manera:

Mediante el documento de justificación de gastos reembolsables:

El secretario general, Andreu Camps, justificó gastos por un total de 122,03 euros en concepto de combustible y autopista.

El director de marketing y comercial, Rubén Rivera, justificó gastos por un total de 281,50 euros en concepto de una cena y una comida de trabajo.

Mediante el pago con tarjetas institucionales de la RFEF:

En ese momento, según la RFEF, solo tenían tarjetas para pagos de gastos institucionales Juan Rubiales, José María Timón y Antonio Gómez Reino, todos ellos miembros del Gabinete de Presidencia de la RFEF. A efectos aclaratorios, en el escrito presentado ante la Jueza se resalta que los directores, el secretario general y el presidente, no disponían ni disponen de tarjeta institucional.

Con la tarjeta de Juan Rubiales (miembro del Gabinete) se pagaron 167,09 euros en conceptos de carburante, así como una comida en el Restaurante El Barco:

Con la tarjeta de José Maria Timón (miembro del Gabinete) se pagaron 157,50 euros en concepto de comida en El Restaurante El Barco

Con la tarjeta de Antonio Gómez-Reino (miembro del Gabinete) se pagaron 596,80 euros por una comida en El Restaurante El Barco.

A las comidas o cenas pagadas con las tarjetas corporativas o con la tarjeta de Rubén Rivera asistieron únicamente los miembros de la RFEF que participaban en la reunión de trabajo, salvo en la última, en la que se realizó una reunión y acudieron, además de los 10 miembros de la Federación Española asistentes en las jornadas, tres integrantes de la Federación de Fútbol de Andalucía (presidente, vicepresidente y un empleado).

En total, los gastos pagados por la RFEF con ocasión de las reuniones de trabajo descritas anteriormente fueron de 1.324,92 euros.

Según se recoge en el escrito presentado por la Federación a la jueza, cualquier otro gasto efectuado en esos días fue pagado por los propios asistentes de sus cuentas personales, no existen extracciones de dinero en efectivo, ni se pagó nada en efectivo que fuera cargado a la RFEF.

Gastos pagados de manera individual por los participantes:

Pagados por Pedro González (director de la asesoría jurídica de la RFEF)

Alquiler del chalet en Salobreña (3.000 euros, que se corresponden con 2.500 euros del alquiler + 500 de la fianza).

Tres compras en el Mercadona de Salobreña (En total de 152,71 euros).

Dos habitaciones en el Hotel Salambina y dos paellas. (En total, 702 euros).

Pagados por el presidente de la RFEF, Luis Rubiales

Una compra en el Alcampo de Motril (143,42).

Compra de cinco litros de helado en la heladería la Flor de la Canela (30 euros).

Pagados por Jorge Mowinckel (director de estrategia y relaciones internacionales)

Una compra en el Mercadona de Salobreña 116,81 euros.

Una comida en la Pizzeria Voy Volando (74 euros).

En total, los gastos pagados de forma personal, no a cuenta de la RFEF, por los asistentes a las jornadas de trabajo ascendieron de 3.718,94 euros.

La Federación ha mantenido esta versión desde un principio y la ha acreditado ante la jueza con documentación y whatsapps de aquellas fechas.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?