NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

DEPORTIVO

El Depor vuela en el mercado y ya lleva cuatro fichajes

El club coruñés apura en su reestructuración y ya ha cerrado cuatro contrataciones antes del 30 de junio: Edu Sousa, Isi Gómez, Víctor Narro y Santamaría.

Actualizado a
Gorka Santamaría fue el primer fichaje del Deportivo 2022-2023.
Diario AS Participación

Hace 19 días el Deportivo se quedó a las puertas del ascenso a Segunda y la secretaría técnica blanquiazul dirigida por Carlos Rosende tuvo que poner en marcha el Plan B y olvidarse de la agenda que tenía preparada para el posible regreso al fútbol profesional. La reacción en los despachos ha sido realmente rápida y la profunda renovación que habrá en la plantilla coruñesa ya está lanzada. Tanto, que el Deportivo ha llegado al 30 de junio, fecha en la que finalizan los contratos, con cuatro fichajes cerrados ya de manera oficial.

Solo diez días después del palo ante el Albacete, el Deportivo anunciaba su primer refuerzo: Gorka Santamaría. El delantero vasco del Badajoz, que logró 15 goles la pasada temporada, abría la veda a una semana que ha sido frenética en la Plaza de Pontevedra. Solo tres días después, el club coruñés se hacía con los servicios de Víctor Narro (Valladolid Promesas), que se comprometió por dos temporadas. El lunes pasado, tras un pequeño culebrón por un precontrato con el Córdoba, Isi Gómez llegaba también del Badajoz para reforzar el centro del campo.

Sorpresa en la portería

Ayer miércoles la secretaría técnica deportivista anunciaba su cuarto fichaje: Edu Sousa. La contratación del guardameta de Tui, que firma como jugador libre tras su etapa en el Talavera, ha sido totalmente inesperada. El portero gallego, de 30 años, llega para competir con un Ian Mackay que la pasada campaña fue intocable y el segundo portero menos goleado de la categoría. Hasta ahora su competencia era el canterano Pablo Brea, cuyo destino será una cesión o asumir el rol de tercer portero con opciones casi nulas de jugar algún partido la próxima temporada.