NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ITALIA

Nadal inspira a Deulofeu tras más de 10 meses sin jugar: “Volver ya es un éxito”

El jugador del Udinese encara la última fase de la recuperación de su rodilla y celebra como propia la vuelta del manacorí. Se lesionó el pasado enero.

Actualizado a
Nadal inspira a Deulofeu tras más de 10 meses sin jugar: “Volver ya es un éxito”

El deporte tiene dos lados crueles que igualan al aficionado casual y a las grandes leyendas: las derrotas y las lesiones. Si bien la primera se maneja a nivel mental y no es necesariamente fácil, el hecho de poder trabajar y poder haber peleado por ganar se valora de verdad cuando llegan las segundas. Más cuando son graves, los deportistas casuales o de primer nivel siempre sufren cuando estas aparecen. Más allá del dolor que provoca el primer encuentro con la dolencia, lo que más pesa es la losa de no disfrutar de lo que más te gusta durante semanas o meses. Pegar esa bola, meter esa canasta o dar unos simples toques a un balón en el jardín de casa. La rehabilitación física para volver a competir al más alto nivel reclama también un trabajo mental y un reajuste importante.

Del calendario se borran los partidos y el retorno que siempre devuelven. En ese momento solo aparecen sesiones de recuperación, citas médicas... y una primera meta, volver a entrenar. La segunda cima será volver a competir. Pero el viaje exigirá trabajo en silencio sin el apoyo de los miles de aficionados que acuden a los estadios. En el gimnasio nadie corea sus nombres. Solo el tintineo de las mancuernas chocando, el deslizar de las cuerdas de las máquinas subiendo los pesos y un reducido grupo que grita desde el fondo: fisioterapeutas, médicos y entrenadores personales. Sin banderas, sin megáfonos, pero con consignas de ánimo para sacar su mejor nivel.

Este camino lo está recorriendo de nuevo Gerard Deulofeu. Al de Riudarnes nadie le regaló nada en el fútbol. Al delantero le tocó trabajar duro en múltiples cesiones para encontrar un sitio en el Barça donde ser contemporáneo de Messi, Neymar o Suárez se convirtió en un muro difícil de tirar. Tras pasar por Barcelona, Everton, Sevilla, Milan y Watford, Udine se convirtió en su casa en 2021 después de dejar la Premier a cambio de 17 millones de euros. Después de cerrar una temporada más que notable en su carrera en la 21-22 con 13 goles y seis asistencias, su mejor año en una Primera División, la rodilla le obligó a frenar en seco de nuevo. Después de caer lesionado del cruzado en marzo de 2020, Gerard Deulofeu se veía obligado a volver a empezar el pasado enero.

El Udinese visitaba el Luigi Ferraris para enfrentarse a la Sampdoria y, tras dos meses sin jugar también por lesión, el míster le daba minutos. No lo sabía, pero serían los últimos en mucho tiempo. ‘Deulo’ tiró una pared que nunca terminó tras un mal gesto en la rodilla. Uno que le ponía de nuevo en la casilla de salida. Fue retirado del terreno de juego por precaución creyendo que eran unas “leves molestias”, pero acabó en operación.

El catalán pasó por quirófano y comenzó el camino más largo. El punta también encontró la mejor cara de las redes sociales y decidió compartir un día en su recuperación. “He sufrido mucho, pero es lo que toca. Es la recuperación que me está costando más. Después de tanto sufrir lo agradeces”, explica en una pequeña pieza audiovisual compartida en Instagram. La música tapa el ruido de las máquinas y las fuertes respiraciones mientras Gerard levanta hierro y aprieta los dientes. Cada repetición le acerca al terreno de juego. Una más y otra y otra. Día tras día.

La recuperación se complementa con horas con luz roja, para evitar los daños de la luz azul de los dispositivos y mejorar el descanso, siempre clave para la recuperación, sesiones de trabajo en la piscina y dos ‘pases’ diarios con el fisioterapeuta. Pero su complemento energético más importante siempre está en casa. ‘Deulo’ recarga las pilas en casa con su mujer y sus hijos. Descansa y resetea mientras disfruta de su niña y un pequeño Spiderman rubio. La recuperación, eso sí, no sale de su mente. Ambos comparten desde el sofá una película de Hulk, pero les ilumina una lámpara de luz roja. Como en el campo, cada minuto suma.

Un camino compartido con Nadal

El deporte genera ídolos para todos. Si Deulofeu es el de los aficionados del Udinese, su inspiración en esta larga recuperación de más de 300 días es Rafa Nadal. El manacorí anunció su regreso a las pistas en Brisbane tras retirarse y llevar inactivo desde el último Open de Australia. La noticia fue celebrada en la casa del atacante. “Increíble. Volver ya es un éxito. Vamos”, aseguró en sus redes sociales. Sea para competir por los Grand Slam o por seguir mandando el balón a las redes de los campos de Italia, el camino de la recuperación está cercano a terminar con un solo premio. El de, como cantaba Dani Martín, volver a disfrutar.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas