NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Bellingham, tres semanas de baja

Sufre un esguince de grado alto en el tobillo izquierdo: la idea es que reaparezca en la vuelta frente al Leipzig. Ha estado a “un milímetro” de sufrir una lesión grave. Tres semanas KO.

MadridActualizado a
Bellingham, tres semanas de baja

Bellingham sufre un esguince de grado alto. El inglés amaneció esta mañana con el tobillo izquierdo muy inflamado (bastante más que ayer por la noche) y mucho dolor. Las sensaciones eran malas y las pruebas médicas lo han confirmado: su esguince es de grado alto. Será baja en los próximos cuatro partidos: nada de viajar a Leipzig, tampoco irá a Vallecas, no recibirá al Sevilla y, aunque aquí se guarda un pequeño cartucho, todo apunta a que tampoco estará en Mestalla. Serán tres semanas sin el inglés, que apunta a volver en la vuelta de los octavos de Champions (6 de marzo, en el Bernabéu).

Bellingham, sentado en el banquillo con hielo en el tobillo.
Ampliar
Bellingham, sentado en el banquillo con hielo en el tobillo.DANI SANCHEZDiarioAS

Bellingham se ha quedado a “un milímetro” de sufrir una lesión grave. Fuentes del club aseguran que, dentro del varapalo, ha habido un pellizco de suerte: de haberse torcido un poco más el tobillo, se le habrían afectado los ligamentos de la articulación tibioperonea, una lesión que, por ejemplo, sufrió Vinicius en 2019 frente al Ajax y le supuso un infierno (“me pasé seis meses con miedo; cuando hacía frío, me dolía sin hacer nada”, confesó el brasileño, que entonces abandonó el campo entre lágrimas). Una lesión así tiende a las siete semanas de baja. En el caso de Jude, dichos ligamentos no han quedado afectados, por lo que todo se reduce a un esguince, pero muy fuerte. Serán tres semanas.

Un pisotón de Pablo Torre

Todo sucedió en el minuto 50: Bellingham bajó para ayudar en la recuperación de balón, mordió en la banda y cuando vio la oportunidad, metió el pie... pero Pablo Torre llegó tarde y, de manera involuntaria, le pisó. Eso le provocó una notable torcedura, sucedió el esguince. El jugador hizo el ademán de seguir, tras echarse reflex. Volvió al campo y, cojeando, empujó el balón del 3-0. Pero era evidente que no podía e hizo el gesto al banquillo de que lo sustituyeran. Entró Brahim.

El momento de la torcedura de tobillo de Bellingham, en una acción con Pablo Torre.
Ampliar
El momento de la torcedura de tobillo de Bellingham, en una acción con Pablo Torre.DAZN

Se sentó junto a los médicos, lanzó la bota, puso la pierna en alto y le rodearon la inflamación con hielo. Así vio la última media hora de partido, reposando la zona. Y cuando Martínez Munuera señaló el final, se puso en pie y saludó a compañeros y rivales cojeando notablemente. En las primeras exploraciones, ya en el vestuario, se apreció un esguince evidente, pero debía esperarse hasta hoy para conocer el grado. Y el resultado ha sido demoledor: es alto. Jude ha regateado por “un milímetro” algo más grave, pero no jugará más en febrero. El Madrid estará sin Bellingham unas tres semanas.

Normas