NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

TRAGEDIA EN INDONESIA

Las imágenes de la tragedia en Indonesia

1 / 51

Aficionados invaden el terreno de juego mientras que la policia trata de frenarles sin mucho éxito.

Foto:H. PRABOWOEFE

Aficionados invadiendo el terreno de juego tras terminar el partido entre el Arema y el Persebaya.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Miembros de la fuerza de seguridad ayudan a un jugador a salir del campo después de que los fanáticos invadieran el campo de fútbol después del partido.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Policia lanzando botes de gas lacrimógeno para tratar de dispersar a los aficionados que invadieron el terreno de juego.

Foto:H. PRABOWOEFE

Miembros de seguridad tratan de dispersar a los aficionados que habían saltado al terreno de juego.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Miembros de la seguridad del estadio Kanjuruhan antes de comenzar las primeras cargas.

Foto:STRAFP

Aficionados invadiendo el terreno de juego.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Aficionados invadiendo el terreno de juego durante los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:STRINGERREUTERS

La seguridad del estadio en el terreno de juego lanzando botes de gas lacrimógeno y de fondo la estampida en las gradas que provocó la gran cantidad de heridos y muertos.

Foto:STRAFP

Carga policial durante los disturbios en el estadio Kanjuruhan, en el partido entre el Arema y el Persebaya.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Carga policial durante los disturbios en el estadio Kanjuruhan, en el partido entre el Arema y el Persebaya.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Los miembros de seguridad del estadio lanzando gas lacrimógeno para dispersar la revuelta en el estadio Kanjuruhan, en el partido entre el Arema y el Persebaya.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Un grupo de aficionados trasladan, en brazos, a un herido por los gases lacrimógenos, buscando atención médica para éste.

Foto:STRAFP

Un grupo de aficionados trasladan, en brazos, a un herido por los gases lacrimógenos, buscando atención médica para éste.

Foto:STRAFP

Un grupo de aficionados trasladan, en brazos, a un herido por los gases lacrimógenos, buscando atención médica para éste.

Foto:STRAFP

Un grupo de aficionados trasladan, en brazos, a un herido por los gases lacrimógenos, buscando atención médica para éste.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Un grupo de aficionados trasladan, en brazos, a un herido por los gases lacrimógenos, buscando atención médica para éste.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Supporters enter the field during the riot after the football match between Arema vs Persebaya at Kanjuruhan Stadium

Supporters enter the field during the riot after the football match between Arema vs Persebaya at Kanjuruhan Stadium, Malang, East Java province, Indonesia, October 2, 2022. REUTERS/Stringer NO RESALES. NO ARCHIVES

Foto:STRINGERREUTERS

La gente se para junto a un coche policial dañado tras los disturbios después del partido de fútbol entre Arema y Persebaya en el estadio Kanjuruhan, Malang, provincia de Java Oriental, Indonesia.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Un coche policial dañado tras los disturbios después del partido de fútbol entre Arema y Persebaya en el estadio Kanjuruhan, Malang, provincia de Java Oriental, Indonesia.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Desperfectos en el estadio Kanjuruhan tras los disturbios de la noche anterior.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Una persona herida es llevada afuera del estadio para que reciba ayuda médica.

Foto:REUTERS TVREUTERS

Voluntarios y oficiales médicos cargan los cuerpos de las víctimas de disturbios en ambulancias en el hospital Wava Husada.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Los oficiales del Sistema Automático de Identificación de Huellas Dactilares de Indonesia (INAFIS) identifican vehículos policiales dañados luego de un motín y una estampida después de los partidos de fútbol entre Arema y Persebaya en el estadio Kanjuruhan en Malang, provincia de Java Oriental, Indonesia.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Un coche quemado en el exterior del estadio Kanjuruhan.

Foto:PUTRIAFP

Un oficial médico y oficiales de seguridad llevan víctimas de los disturbios en el hospital Saiful Anwar.

Foto:STRINGERREUTERS

Un oficial médico revisa a las víctimas de disturbios en el hospital Saiful Anwar.

Foto:STRINGERREUTERS

Las familias de las víctimas de los disturbios miran la lista de nombres de las víctimas en el Hospital Wava Husada.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Las familias esperan la identificación de las víctimas de disturbios en el Hospital Wava Husada.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Los oficiales del Sistema Automático de Identificación de Huellas Dactilares de Indonesia (INAFIS) identifican vehículos policiales dañados luego de un motín y una estampida después de los partidos de fútbol entre Arema y Persebaya en el estadio Kanjuruhan en Malang, provincia de Java Oriental, Indonesia.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Los oficiales del Sistema Automático de Identificación de Huellas Dactilares de Indonesia (INAFIS) identifican vehículos policiales dañados luego de un motín y una estampida después de los partidos de fútbol entre Arema y Persebaya en el estadio Kanjuruhan en Malang, provincia de Java Oriental, Indonesia.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Restos de ropa en los aledaños del estadio tras la estampida provocada por las cargas policiales, para disuadir la invasión del terreno de juego de los aficionados.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

El estadio Kanjuruhan tras los disturbios de la noche anterior.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Un coche quemado en el exterior del estadio Kanjuruhan.

Foto:PUTRIAFP

Una mujer camina junto a un coche dañado tras los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Un coche dañado tras los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Motoristas pasan junto a un coche dañado tras los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Un policia acordona un camión chamuscado en el exterior del estadio Kanjuruhan.

Foto:PUTRIAFP

Un vehículo policial quemado tras los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Aledaños del estadio Kanjuruhan con los desperfectos provocados por los disturbios de la noche anterior.

Foto:WILLY KURNIAWANREUTERS

Funcionarios preparan ambulancias en un hospital en Malang, Java Oriental.

Foto:JUNI KRISWANTOAFP

Trabajadores médicos reciben un cuerpo en un hospital en Malang, Java Oriental.

Foto:JUNI KRISWANTOAFP

Los familiares de las víctimas esperan afuera de un hospital en Malang, Java Oriental.

Foto:JUNI KRISWANTOAFP

Dos personas en motocicleta en el área del estadio Kanjuruhan tras los distrubios que comenzaron después del partido de fútbol entre Arema y Persebaya en Malang, región de Java Oriental, Indonesia.

Foto:ANTARA FOTOvia REUTERS

Desperfectos en el estadio Kanjuruhan tras los disturbios de la noche anterior.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Desperfectos en el estadio Kanjuruhan tras los disturbios de la noche anterior.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Coches de policía volteados permanecen sobre el terreno de juego del estadio Kanjuruhan en Malang, Indonesia.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Coches de policía volteados permanecen sobre el terreno de juego del estadio Kanjuruhan en Malang, Indonesia.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Vista del exterior del estadio Kanjuruhan tras los destrozos provocados por los disturbios tras el partido de la noche anterior.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Dos personas observan un coche policial dañado durante los disturbios en el estadio Kanjuruhan.

Foto:SANDI SADEWAEFE

Un vehículo policial calcinado tras los disturbios de la noche anterior.

Foto:SANDI SADEWAEFE