NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

VALENCIA

Bordalás se guarda el hacha y agita la bandera blanca

El extécnico del Valencia se despidió sin levantar la voz contra Peter Lim y sin entrar en polémicas.

Bordalás se guarda el hacha y agita la bandera blanca
DAVID GONZÁLEZ

Desde la segunda planta del Hotel NH Collection se escuchaban cánticos de "Peter vete ya", gritos que procedían de un centrenar de aficionados que se concentraron en la calle Colón de Valencia. Esos reproches al máximo accionista del Valencia coincidían con la entrada en el salón de José Bordalás y acompañaron a sus palabras durante parte de su rueda de prensa. El técnico alicantino quería despedirse de la afición, de ahí que convocara a los medios de comunicación de un día para otro, y lo hizo sin levantar la voz contra Peter Lim.

"Los clubes tienen propietarios y el club ha decidido que yo no continúe" fue su primera frase después de dar las gracias a los presentes por la asistencia. Y así Bordalás, con tono pausado y frases conciliadoras, fue respondiendo una tras otra a las preguntas que se le realizaban. Lo hizo sin entrar en polémicas, remarcando que la "experiencia de este año ha sido gratificante" y “sin quejarme de nada porque soy un afortunado por haber entrenado al Valencia". Todo ello sin que dejaran de escucharse a los algo más de un centenar de aficionados que cantaban "Bordalás, te quiero” y “el Valencia somos nosotros".

"No puedo opinar de lo que se pudo hacer o de lo que hay que hacer a partir de ahora", comentó Bordalás respecto a cómo planifica y gestiona Peter Lim el Valencia. Esa fue uno de los muchos regates que hizo el alicantino en cada una de sus respuestas, en un tono y fondo bastante más conciliador con la propiedad que en varias ruedas de prensa a las que acudió como entrenador del Valencia. Bordalás repitió en varias ocasiones que "me voy orgulloso" y, respecto a su salida, lo más crítico que dijo fue simplemente: "Ha sido algo inesperado". Incluso apuntó: "Hasta mi última día en el club, noté a Peter Lim como una persona cercana", cuando la última vez que habló Bordalás con el dueño fue en octubre. "Nunca me he sentido ninguneado, porque creo que me he ganado el respeto de mucha gente".

Tales respuestas recibieron una pregunta de rigor: "¿Por qué se calla lo que piensa?". Su respuesta fue: "Estoy siendo sincero, quizás otra gente esperaba otras respuestas, pero yo ya no pertenezco al Valencia, he venido aquí para despedirme y dar las gracias, porque no creo que ayudara en nada volver al mes de diciembre, enero… yo demandé cosas, el club no pudo dármelas y ya no pertenezco al Valencia".

Tras esa frase de Bordalás, desde la calle, donde se podía escuchar a través de Radio Valencia Cadena SER la rueda de prensa, se cantó: "Échale huevos, Bordalás; échale huevos". Pero él se mantuvo en ese camino de lo políticamente correcto. Seguramente porque su camino en los banquillos no ha terminado y tras su paso por el de Mestalla tiene que encontrar otro club donde un propietario le quiera: "Soy un luchador, me pasó algo parecido en el Alavés, los clubes toman decisiones… y a mí después me fue bien". Así fueron cayendo en saco roto una pregunta tras otra sin que Bordalás perdiera las formas, con unas respuestas que por no ser las esperadas, acabaron hasta por calmar durante un rato los cánticos de la calle, que recuperaron su fuerza cuando el propio Bordalás salió a la puerta del hotel para agradecerles su presencia.