NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

COPA DEL REY (FINAL) | BETIS-VALENCIA

El año en el que el Castilla llegó a la final de Copa del Rey y cuándo se prohibió jugar a los filiales

La final de 1980 fue histórica: enfrentó al Real Madrid con su segundo equipo. Los filiales llevan más de 30 años sin poder jugar el torneo del KO.

Actualizado a
Los jugadores del Real Madrid y del Castilla posan con el trofeo de campeón de la Copa del Rey tras finalizar la final que enfrentó a ambos equipos en 1980.
AS

La final de la Copa del Rey de 1980 fue única e irrepetible. La disputaron el Real Madrid y el Castilla. Era la primera vez que un filial llegaba al partido decisivo por el título. Y una circunstancia que no se volverá a repetir. Los filiales pudieron participar en el torneo del KO en igualdad de condiciones durante otros diez años, hasta la temporada 1989-1990. De hecho, después de ser finalista, el Castilla participó en todas las ediciones posteriores mientras se permitió el concurso de filiales y alcanzó tres veces los cuartos de final. En la última edición con filiales, además del Castilla, el Barcelona Atlètic y el Atlético Madrileño también tomaron parte en la competición.

La exclusión de los filiales de la Copa del Rey se produjo como consecuencia de un cambio en la reglamentación de la RFEF que entró en vigor en la temporada 1990-1991. Hasta entonces, los filiales tenían cierta autonomía y gozaban, como clubes, de una entidad propia. La nueva normativa modificó la relación de los clubes filiales con sus patrocinadores, obligando a estos a integrarlos en sus estructuras. Aunque comúnmente se les ha seguido (y se les sigue) conociendo como filiales, formalmente pasaron a ser "equipos dependientes" dentro del club principal. Y al ser equipos de un mismo club, se les privó de seguir participando en la Copa del Rey. Actualmente, ni los equipos dependientes ni los filiales pueden participar en el torneo del KO.

Durante unos años, incluso perdieron sus nombres históricos. El Castilla, por ejemplo, pasó a llamarse Real Madrid B, hasta que otra modificación del reglamento de la Federación a mediados de la primera década de los 2000 les permitió, a los que así lo desearon, recuperar su denominación histórica.

Otros dos datos para la historia

Aquella final de 1980 pasará a la historia. No solo porque no pueda volver a darse, sino porque se juntaron otros dos factores más. El Castilla fue también el primer equipo de Segunda División en alcanzar la final del torneo del KO en más de 40 años. Tres equipos de la categoría de plata lo consiguieron en la década de los 30, cuando en los albores del campeonato de Liga la Primera División aún no superaba la docena de participantes: Betis (1931), Sabadell (1935) y Racing de Ferrol (1939). Desde aquella hazaña del Castilla, once equipos de inferior categoría se han quedado a las puertas de llegar a la final. El más reciente el Mirandés, que como equipo de Segunda cayó a manos de la Real Sociedad en las semifinales de la 2019-20. La escuadra rojilla también alcanzó esa misma ronda en 2012, siendo equipo de Segunda B. El Figueres, en 2002 tras haber eliminado al Barcelona en treintaydosavos, es el otro equipo de la categoría de bronce que fue capaz de llegar hasta la penúltima ronda. Como equipos de Segunda, también consiguieron llegar a semifinales después de que lo hiciera el Castilla: Rayo Vallecano (1982), Las Palmas (1984 y 1997), Deportivo (1989), Betis (1994), Alavés (1998 y 2004) y Atlético (2001).

El otro añadido que hizo singular aquella final de 1980 fue el hecho de que el Castilla se enfrentase a su equipo nodriza. El Real Madrid se llevó su 14º título copero por un contundente 6-1. Marcaron Juanito (un doblete, uno de ellos de penalti), Santillana, Sabido, Del Bosque y García Hernández. Álvarez hizo el tanto del filial, que la siguiente temporada disputó la Recopa de Europa. Otro hito inigualable.

Los filiales en Segunda y la 'otra' Copa

Durante la década de los 80, la participación de los filiales en la Copa del Rey fue tan común como su presencia en Segunda División. El Castilla y el Bilbao Athletic, que tomaron parte en 18 ediciones del torneo del KO, fueron campeón y subcampeón, respectivamente, de la categoría de plata en la temporada 1983-84.

A los filiales les quedó el consuelo de poder disputar la Copa RFEF durante 26 años, desde su restauración en la temporada 1993-94 hasta la 2018-19, última campaña antes de que se reformase su formato y se convirtiera en un torneo clasificatorio para la renovada Copa del Rey. Mallorca B (1995-96), Racing B (1998-99) y Celta B (2001-02) inscribieron su nombre en el palmarés de la Copa RFEF antes de que el reglamento impidiera la participación de filiales también en esta competición.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?