REAL MADRID

Kroos: "Bebía tequila para celebrar u olvidar hasta que un día me sentó mal y lo dejé"

El centrocampista del Real Madrid ha contado algunas de sus anécdotas más divertidas en el podcast que comparte con su hermano Felix.

0
Kroos: "Bebía tequila para celebrar u olvidar hasta que un día me sentó mal y lo dejé"
MICHAEL DALDER REUTERS

El centrocampista del Real Madrid, Toni Kroos, ha aprovechado su intervención en el podcast Einfach mal Luppen, que comparte con su hermano Felix, para hacer un repaso a algunos momentos más destacados de su vida deportiva. Empezó por el Mundial de 2014, donde se entremezclaron muchas emociones: la de jugar la final y ganarla (Alemania se impuso con un gol de Götze en la prórroga ante Argentina), la llegada a Río de su mujer la víspera de la final, la celebración, y la oportunidad de charlar en el vestuario con Ángela Merkel.

Siguió desmintiendo que no celebrara con el resto de los jugadores el título mundial recién conquistado, en un verano donde su futuro estaba en el aire: "Ganamos el partido y fue agradable poder abrazar a mi mujer después de seis semanas, poco después del pitido final. También charlar con Angie, Angela Merkel, en el vestuario. Fue agradable. Hablamos un poco sobre Mecklemburgo-Pomerania Occidental (la región donde nació el futbolista)".

Kroos también comentó el detalle que tuvo Pep Guardiola, su entrenador en el Bayern de Múnich, justo antes de la final del Mundial: "Aún no estaba claro en qué club jugaría cuando volviera y Pep Guardiola me escribió y me deseó todo lo mejor para el final, pensé que era bastante agradable". Era un recambio habitual para Pep y decisiones como colocar a Lahm de mediocentro no beneficiaron para nada al desempeño del alemán. Con contrato hasta junio de 2015, Kroos se negó a renovar y el Bayern se vio obligado a venderle. "Los clubes deben tomar decisiones duras. Esa fue dura y tal vez errónea", recordaba entonces Hoeness, presidente del Bayern, sobre aquello. A la vuelta del Mundial Kroos fichó por el Madrid.

La revelación más divertida fue sobre su relación con el tequila. Confesó que lo tomaba tanto cuando tenía algo que celebrar como cuando le embargaba la frustración y que era la única bebida alcohólica que medio toleraba. Contó el episodio con el tequila tras perder la Champions en 2012: "Tras la final de la Champions contra el Chelsea (2012) (ganó el Chelsea a los penaltis) recuerdo estar bebiendo de la frustración. Estuvimos cerca de necesitar un médico de emergencia. No había otra manera de aliviar el dolor".

Recurrió al tequila también para celebrar el Mundial ganado con Alemania, con resultados muy parecidos: "Me propuse tomar un tequila con todos esa noche, pero fracasé estrepitosamente". Con el tequila fue de fracaso en fracaso... hasta que decidió dejarlo tras una borrachera con su hermano y el jugador del Bayer Leverkusen Stefan Reinartz: "Bebí chupitos de tequila porque era lo único que me caía bien. Al día siguiente no me sentía bien y ese fue el punto en el que dije que beber alcohol no hace ningún bien. No pude mirar el tequila esa noche y lo dejé por completo. No me dolió y no lo extraño".