ALMERÍA 0 - EIBAR 2

Aprobados y suspensos del Almería: ninguno está a su mejor nivel

Los de Rubi, que vuelven a entrar mal al partido, tienen desajustes defensivos claves. Ramazani es la referencia ofensiva de inicio. Debuta Eguaras.

0
Un jugador del Almería ante los del Eibar
Carlos Barba DIARIO AS

Fernando. Hizo la estatua en el gol de Edu Expósito.

Buñuel. Fue una de las tres novedades respecto al once que actuó en Lugo. Por su banda y por la de Akieme el Eibar tuvo dos autopistas en los primeros compases del partido. Fue el sacrificado en el descanso para que entrara Villar.

Chumi. Uno de los días de la temporada que más trabajo tuvo. Pudo hacer mucho más en el 0-1. Abortó un contrataque visitante ganándole la partida a Blanco Leschuk.

Babic. Es otro de los que no está a su mejor nivel. Stoichkov lo llevó por el camino de la amargura.

Akieme. Finalizó una buena jugada colectiva en el minuto 23, pero Corpas le remata en sus narices en el 40' y en la acción del 0-2 dejó muchos metros a Tejero. Eso sí, su centro a Villar a la hora de juego fue un espectáculo.

De la Hoz. Mostró templanza en la medular, siendo el primer eslabón en la creación rojiblanca. Tuvo una doble ocasión de cabeza en el minuto 52.

Pozo. Extremo en el primer acto y lateral en el segundo. Pudo igualar el electrónico en el 24 con una buena volea. Le tocaba marcar a Corpas en el gol del bañusco.

Robertone. Continúa muy lejos de su mejor nivel, sin tener la incidencia en el juego que Rubi espera de él. Protagonizó algún que otro disparo lejano en el que prácticamente no tenía ninguna opción de sorprender a Yoel. Sin Samu Costa, retrasó algunos metros. Al menos dejó para el YouTube un bonito sombrero a Sergio.

Samu. En el 34' la oportunidad más clara hasta el momento para su equipo con un disparo de primeras. En la siguiente jugada reclamó un agarrón dentro del área por parte de Javi Muñoz. Le tocó multiplicarse más que nunca en labores defensivas. Se marchó sustituido cojeando.

Portillo. El que más criterio dio en el centro del campo local. Ocupó pasillos interiores para dejarle el carril libre a Akieme. Aun así, tampoco está a su cien por cien.

Ramazani. Fue la referencia ofensiva otro partido más, posición en la que no hace gala apenas de su grandísimo desborde, sino con más juego de cara. Pasada la media hora de juego golpeó de primeras una gran asistencia de Pozo echando el cuerpo demasiado adelante. En la segunda parte se colocó de extremo, donde generó muchísimo más peligro.

Villar. Dispuso de una buena ocasión con un cabezazo en un genial centro de Akieme. Aun sí, muestra más cuando juega acompañado de un nueve puro.

Appiah. Lo intentó por la izquierda y por la derecha, pero sin la chispa que ha mostrado en otras ocasiones.

Puigmal. Fue la alternativa de Rubi en el segundo acto para que imprimiese otro ritmo a su equipo. No terminó de lograrlo.

Eguaras. Debutó apenas un par de días después de llegar, teniendo diez minutos más el descuento como mediocentro posicional. Poco tiempo para sacar conclusiones.

Curro Sánchez. Entró al final para darle refresco a la sala de máquinas, probando algo diferente.

Rubi. Metió tres novedades respecto al once que cayó en Lugo. Su habitual 1-4-1-4 fue en ocasiones un 1-4-2-3-1 al colocarse Samu junto a De la Hoz para igualar el trivote eibarrés y tener igualdad numérica con Javi Muñoz y Edu Expósito. En el descanso movió ficha, desplazando a Ramazani a banda, retrasando a Pozo al lateral y dando entrada a Juan Villar. Ninguno de sus cambios fue decisivo. En sala de prensa posterior al encuentro reconoció la fragilidad defensiva de los suyos.