ATLÉTICO

Simeone: "Algún día me tendré que ir, todo empieza y termina..."

El técnico argentino ofreció una conferencia de prensa para presentar la docuserie sobre su persona 'Simeone: vivir partido a partido', en Amazon Prime video.

0

Diego Pablo Simeone ofreció una conferencia de prensa con motivo de la presentación de la docuserie 'Simeone: vivir partido a partido, que se va a emitir en Amazon Prime video. El técnico argentino, además de dar detalles sobre este serial, cuando se han cumplido 10 años de su llegada al banquillo del Atlético, repasó también la irregular temporada del equipo rojiblanco y su estado de ánimo.

Previamente fue entrevistado por el exfutbolista y amigo Gustavo López, comentarista en Movistar y en la SER, que se ha involucrado en la docuserie y al que Simeone dio las gracias.

Sus padres: "Los que me dieron todas las herramientas que tengo: Soy lo que soy gracias a cada una de sus personalidades, que son muy diferentes. Puedo transmitirlas, los quiero muchísimo. Él está fuerte, lo veo musculoso y ella tiene una sonrisa siempre que hablamos que me llena el corazón".

¿Qué vamos a ver de Simeone?: "Desde Vélez, que fue una educación deportiva muy buena; el paso por la selección argentina y todo ese recorrido, de futbolista, que hay un hombre en él que pasa buenos y malos momentos, dos familias, me divorcié, me volví a casar, tuve más hijas y tengo cinco hijos que se llevan genial. Hemos construido algo que quiero mucho, el equipo en familia, con amigos, con todo lo que te hace fuerte. Se muestra lo que la gente no ve y que está en la persona que tiene que transmitir, convencer y que tiene que ganar todos los días".

Entrevistas de ocho, nueve, diez horas: "Cuando me senté con Toni, me dijo tienes que contar. Y yo "si a mí no me gusta, importa el hoy…". Me fue convenciendo, te llamé (a Gustavo) y me sentí seguro. Para que contara cómo soy tenía que ser a alguien muy cercano"

El momento más emocionante: "Hay muchos. Fui encontrando emociones. Me gustó la charla con mi viejo frente a la puerta de mi casa, algo muy nuestro. También cuando nos acercábamos a la pelea por la Liga y lo que hablábamos, estábamos convencidos de estar en el camino. Y otro día que me preguntaban por qué digo las palabras que digo. O en el coche con las chicas de camino al cole y en el desayuno. No he visto el documental, solo algunos espacios salteados. Ya os diré si me gusta".

Nadie dijo no: Ramos, Mourinho, Cristiano, Messi…: "Toda la gente que está y alguna que no pudo o no quiso es la gente que me ha hecho ser quien soy. Soy muy feliz de haber compartido con esa gente el documental. Me hicieron creer, me golpeé y me levanté, me hicieron subir mi creatividad como entrenador…".

Conferencia de prensa

¿El trabajo es más importante que el talento?

Hay muchos ejemplos. Talento sin trabajo queda en un espacio importante de un jugador o de lo que sea, pero el trabajo está por delante. Lo demás queda en algo simple si no.

¿De dónde sale que el esfuerzo no se negocia?

Estábamos en Argentina, compitiendo con Boca por salir campeones y hablamos de aquello. A partir de ahí quedo instalado para siempre con nosotros. No sólo en fútbol, sino en la vida misma, que al final es más importante.

¿Qué importancia tiene en su trabajo el sentimiento por el Atlético? ¿Sería igual en otro club?

Puedo percibir más rápidamente lo que va sucediendo en el ambiente, no solo en el campo. Un ejemplo: el sábado, contra el Valencia. Conozco a la gente muy bien. Sabía que, a pesar del mal primer tiempo, no iban a estar en contra del equipo en el segundo. Iban a estar con nosotros y después, si hubiera salido mal, la crítica habría sido dura, pero no durante. Se lo transmití a los jugadores y ellos respondieron bien. Volvimos a estar juntos todos como queríamos. A eso ayuda el conocimiento. Son muchos años, tres como jugador, luego otros dos y medio, ahora diez. Casi mi vida está puesta en el Atlético. Pero algún día me tendré que ir, todo empieza y termina. Ojalá que sea con una elección de todos justa y buena y la mejor para las dos partes. No supone más presión ser hincha o el amor que tengo por el club. Sé que tiene que ganar, pero dejo de lado los egos aunque algunos crean que no, pero los dejo por el bien del club y los objetivos.

¿Confió en llegar hasta tan arriba?

Siempre quise lo máximo. Desde que fui creciendo, mi obsesión era ser mejor día a día. Empecé a entrenarme en Primera con 14 o 15 años, pronto jugué con los reservas y con 17, para adentro. De ahí en adelante todo cosas buenas. Luché por mejorar, llegué hasta donde pude y no extraño nada de mi etapa como futbolista. Y quiero más, soy joven.

¿Costó el salto de jugador a entrenador?

En la ducha y me costó bañarme, entrar el auto y pensar 'mañana tengo que preparar el partido como entrenador'. No tuve ni partido de despedida, me habría gustado. Con mis compañeros tuve relación de respeto siempre.

¿A qué entrenador se parece más de los que le han influido?

No sé si a uno u otro, pero cuando juegas no sabes cómo van a ser tus técnicos. El primero fue Bilardo, fue mi primer técnico y yo fui una esponja. Todo lo que me transmitía intenté asimilarlo. Luego a Luis, ya más grande, y me dio fortaleza y seguridad que transmitía. Ni que hablar del Coco Basile, tenía un don, nos hablaba (con la Selección, y antes en Vélez), nos decía que había que tirarse a la pileta y no tú te tirabas, no mirabas si había agua. No todos lo saben hacer. Y Bielsa me agarró más grande aún y nos enseñó a todos a ser mejores entrenadores. Está el entrenador de campo, el de entrenamiento y él te desarrollaba lo que iba a pasar. Me quedaron muchas cosas de él.

Tiene una anécdota con Basile…

Estábamos en la concentración y me llama el Coco. Nadie quería usar el 10. Maradona se había ido y me pregunta, con 21 años, 'Cholo, ¿se atreve a llevar el 10?' '¿Yo? ¿Cómo no?' Y salimos campeón dos veces. Lo había llevado de niño, cuando iba a jugar.

¿Cómo hace para que las derrotas no afecten a los jugadores?

Difícil. Pero para disfrutar una victoria hay que saber digerir las derrotas. No dan igual, se sufre, se trabaja, se busca mejorar, pero se sufre, porque así aprendes a disfrutar la victoria. Hay situaciones que me duelen y me encuentra así la familia.

¿Qué significa el Atlético para usted?

Ha sido mi vida, aunque suene simple. Son ya, entre jugador y entrenador, 15-16 años en este club. Me hizo crecer como futbolista, volvió, me fui, regresé otra vez, hubo alegrías, tristezas… Y se me exige reivindicarme día a día y me encanta. La vida es así, cambia de un momento a otro. Contra el Valencia, el primer tiempo parecía la muerte y el segundo, la vida. Hay que elegir dónde estar.

¿Cómo se mantiene el hambre tras ganar la Liga?

Es muy difícil. Por ejemplo, ganamos la Liga en el 96 con Toni después de veintitantos años, luego pasaron 18 hasta que la volvimos a ganar y luego otros siete para esta última. Nos cuesta salir campeón y no es fácil sostenerlo. El Madrid, el Barça, la Juventus, el Bayern salen campeones naturalmente. Nosotros estamos en la búsqueda de ir bajando, de 25, a 9, a 7.. y a ver si puede ser en menos de 7.

"Me siento orgullosa", mensaje de su madre.

Mi madre habla con todo el mundo, es divertida, sociable... y yo un poco menos, ahí soy como mi viejo. En este lugar no es fácil ser sociable. He aprendido de ambos y me siento identificado en mis padres.

¿Qué momento recordado le hizo más ilusión?

El compromiso y la responsabilidad con lo que transmitimos y la obligación que teníamos de salir campeones. Saliendo campeones, el documental se ve mejor, no nos engañemos. Sin ser campeón, se contaría desde el espacio del que le toca perder. Era un desafío. Quería que la serie fuera saliendo campeón.

¿Y tuvo miedo?

No, miedo tengo a la muerte. Lo demás tiene solución y arreglo, no hay que pelearse, hay que ser inteligente.

¿Es fácil ser Simeone?

Sí. Soy un agradecido y un afortunado. Mil por mil.

¿Cómo gestiona el Cholo la rivalidad entre los jugadores?

No es fácil. Cuando eres joven, no lo ves igual. Yo siempre fui competitivo desde lo leal. El otro día, contra el Valencia, a Lodi y Lemar les tocó salir del campo y luego salieron corriendo a abrazar a sus compañeros para celebrar el 3-2. Está el dolor de que no quieres salir, pero está el equipo y eso no se negocia, está por delante.

¿Es Argentina favorita al Mundial?

Hay que ir pensando en pasar el grupo e ir creciendo a partir de ahí ante los obstáculos. Es la mejor forma de ir a un Mundial

¿Puede relajarles haber ganado la Copa América?

No, los potenciará. Veo a Scaloni y a todos muy juntos, el grupo responde y ganar en ese estado seguro que potenciará y dará tranquilidad.

¿Qué le hace seguir creyendo en las malas?

En lo que hacemos, la gente que tenemos… Es un proyecto largo, duro y la responsabilidad crece y la necesidad nos corre continuamente. Me gustan los desafíos de este tipo de situaciones. Hay que seguir que estamos vigentes y que le podemos transmitir al equipo. Estamos a examen. Contra el Valencia, pasamos de 'el equipo da en la cara a Simeone' a 'el equipo da la cara por Simeone'.

¿Qué recuerda de su paso por Italia? ¿Volverá?

Maravilloso. Fui joven, aprendí mucho como hombre. Como jugador venía preparado por Bilardo y me encontré muy bien. Me gusta Italia, su gente, cómo viven, el fútbol italiano. Es un lugar donde dejé grandes recuerdos. Somos entrenadores, hoy estoy feliz y muy bien y no me quiero ir, pero todo tiene un final.

Partido a partido es un eslogan…

Llegamos al club y conociéndolo, y mi contrato me decía que me renovaban si entrábamos entre los tres primeros y estábamos a 15 o 18 puntos de ese lugar. ¿cómo acercarnos? Si empiezas a pensar 'voy a ganar ahí, ahí y ahí', no ganas ninguno. Me reuní con Miguel (Ángel Gil) y le dije que vamos a mirar el partido a partido, eso nos mantendrá vivos. La relación la vida está ahí.

¿De qué se arrepiente?

No, mi carrera son decisiones tomadas del instinto y del pensamiento. No te puedes arrepentir de algo que hiciste así, de lo que creías que iba a salir bien. ¿Me puedo arrepentir de los cambios del otro día, Felipe por João y Cunha por Lemar, si perdemos? No me arrepiento, pero sí puedo pensar que pude hacer mejores cosas, eso sí lo evalúo.

¿Cómo se imagina la vida sin esta rutina?

Buena pregunta. No tengo ni idea. Cuando me toque salir, me tomaré un tiempo para bajar, y después de este tiempo, que serán dos días, volver a esta inyección que tenemos para ser mejores, superarnos, aprender y cuando surja una oportunidad estar preparado.

¿Qué características conviven en el Simeone jugador y el Simeone entrenador?

Todas. Mi felicidad más grande como técnico es cuando veo en el campo lo que siento. Eso me deja muy orgulloso de ellos.