BARCELONA

Ferran Torres, toma dos

Después de un estreno frío contra el Madrid, el valenciano está obligado a mejorar sus prestaciones en el decisivo partido de San Mamés este jueves.

0
Ferran Torres, toma dos
Pablo Garcia/RFEF DIARIO AS

Después de una puesta de largo discretísima contra el Madrid en el Clásico de Riad, Ferran Torres espera que la de San Mamés sea su primera toma buena desde que es jugador del Barça. Está obligado a ello, porque el partido del Athletic es de máxima exigencia y el Barça no puede andar tirando competiciones después de haber caído en Champions y Supercopa y tener la Liga imposible.

Ferran no compareció en Arabia. Jugó muy cohibido y apenas tuvo protagonismo. Tenía coartada. Estaba recién salido del COVID; no llevaba muchos entrenamientos con sus compañeros y no habia debutado en partido oficial con el Barça para conocer sus automatismos y, sobre todo, llevaba tres meses parado por la fractura que sufrió en el pie derecho en la F$ de la Nations League. Xavi se dio cuenta pronto de que, tal vez, la decisión de darle la camiseta de titular había sido precipitada. Cuando vio la tarjeta amarilla, activó el cambio.

En Bilbao, sin embargo, el internacional está obligado a más. Su titularidad está casi asegurada, porque si Xavi le encontró sitio en el once después de tanto tiempo de ausencia, lo lógico es que mantenga la apuesta. Su posición en el campo es otra de las dudas pero da la sensación de que, de momento, insistirá en la banda derecha. Es la posición preferida del valenciano y, además, Xavi quiere aprovecha el momento dulce de Luuk de Jong (tres goles en los tres últimos partidos que ha jugado).

La mejora de Ferran debe incluir, primero, entendimiento con Daniel Alves en la banda derecha. Pero también coordinación con todos sus compañeros, especialmente los centrocampistas. Contra el Madrid, hubo una acción significativa en la que le faltó sincronización con Busquets, que preparaba uno de esos pases teledirigidos mientras salía la defensa del Madrid. El desmarque de ruptura del delantero llegó antes de tiempo y quedó a contrapié. Xavi, además, le va a reclamar más llegada al área. Es una de sus principales caracterísiticas, el gol. Y el escenario actual del Barça se lo exige. En definitiva, el Barça espera una mejora integral del valenciano en su segundo partido. La apuesta que ha hecho, 55 millones más diez en variables, exige un rendimiento inmediato de este jugador de cláusula 'milmillonaria'.