REAL MADRID

Benzema avisa a Haaland

En medio de las informaciones que enlazan al Madrid y al noruego, el francés volvió a destacar ante el Barça en Arabia. Con Mbappé y Vinicius, habría un problema de espacio.

Madrid
0
Benzema, tras marcar durante el Barcelona - Real Madrid de Supercopa.
REUTERS

El Real Madrid lo pasó mal en Riad contra el Barcelona, pero valió la pena: sacó billete para la final de la Supercopa de España del domingo (ante Atleti o Athletic) gracias a los goles de Valverde, Vinicius y Benzema, el de siempre, que suma y sigue en una temporada 2021-22 que va camino de ser la mejor en la carrera del francés. El Barça sufrió el exquisito momento individual de Benzema, que anotó un gol y entregó otro a Vinicius, elevando su cuenta particular de la campaña a 23 goles y nueve asistencias.

No fue el partido más adaptado a las cualidades de Benzema, y con todo él supo balancearse por él y pisar tierra en el momento justo. A sus 34 años, aguantó los 120 minutos de duelo con buen tono, lanzando contragolpes en los minutos finales que mostraban que en el tanque quedaba gasolina; remató cuatro veces, dos a puerta y dos fuera; regaló dos buenos balones a Camavinga que el joven medio no supo aprovechar; y se marchó con un fuerte golpe en la clavícula, fruto de una caída, pero todo indica que no le impedirá estar en la final del domingo.

Otra exhibición cuando el nombre de Haaland cobra fuerza a la hora de relacionarse con el Real Madrid. Las informaciones en relación al noruego son constantes y en todas ellas el Madrid aparece mencionado, con mayor o menor grado de cercanía. Su propio agente, Mino Raiola, ya enumeró los cuatro clubes con opciones para optar a su fichaje: "Bayern, City, Madrid y Barcelona". Y recientemente la prensa británica llevó a portada que su preferencia era jugar en el club blanco, al mismo tiempo que él comentó, durante sus vacaciones en Marbella, que el curso que viene jugará en España.

El fichaje de Haaland, de suceder, no sería nunca un movimiento de silla a Benzema; en el Madrid la satisfacción con el delantero francés es grandísima, acaba de superar los 300 goles con la camiseta blanca (lleva 302 ya) y va a por Di Stéfano, que anotó 308, y a por Raúl (323); Cristiano, con 450, le queda algo más lejos. Tiene contrato hasta 2023 y, de seguir así, en el Madrid no descartan futura ampliaciones pese a su edad, del mismo modo que está sucediendo con Modric.

Benzema y Vinicius, durante el Barcelona - Real Madrid.

Pero sin duda la llegada del noruego afectaría a Benzema, pues pasaría a haber un evidente problema de espacio en el ataque blanco. Se da por segura la contratación de Mbappé a partir del 30 de junio, cuando finalice su contrato con el PSG, y también se confía en que Vinicius mantenga la progresión que está mostrando esta temporada (van 15 goles y 9 asistencias). Con ellos dos y con Benzema, el Madrid ya tiene un tridente temible. Si a esa ecuación le añadimos a Haaland, la X a despejar es un sistema en el que todos quepan cómodamente. Una quimera.

Benzema y Haaland, el puzle de Ancelotti

En estos momentos, Benzema supera a Haaland en la carrera goleadora del curso 2021-22: lleva 23 goles y 9 asistencias, por 16 tantos y 5 asistencias del noruego. Karim ha marcado tantos goles como Salah y solo Lewandowski (29) ha visto más portería. Aunque tiene cierto truco: Benzema ha jugado mil minutos más que Haaland, que tiene de hecho mejor promedio que el francés; participa en un gol, marcando o asistiendo, cada 57 minutos, mientras que a Benzema le lleva 69 minutos lograrlo.

En estas circunstancias, al Madrid le viene en breve un debate de difícil resolución: seguir apostando por un Benzema en estado de gracia, pero camino de los 35 años, o lanzarse a la pelea por lograr el fichaje de Haaland, que el verano que viene cumplirá 22 años. Si finalmente acomete esa incorporación, Ancelotti tendrá un problema (bendito problema, pensarán otros entrenadores) para encajar el puzle. Aunque esa es solo una arista del enigma Haaland para el Madrid: queda por cuadrar un precio razonable, pactar comisiones con el siempre polémico Raiola y que el sueldo del nórdico encaje en la modélica economía blanca, que ha sobrevivido a la pandemia a base de austeridad.