REAL MADRID

Valverde quiere el testigo

‘El Pajarito’ eleva su vuelo en las Supercopas en suelo saudí y pese a las lesiones se presenta como el heredero de Kroos y Modric.

Arabia Saudí
0

Su capacidad para atacar como un halcón “el box rival”, como dice Ancelotti, es la llave que ha usado Fede Valverde para recuperar la relevancia en el Madrid que las lesiones le estaban arrebatando antes de esta Supercopa de España versión saudí. El Pajarito completó con su gol en el Clásico la segunda vez que utiliza este torneo para reclamar el papel que el club piensa para él: ser el heredero natural de Kroos y Modric a largo plazo. En 2020 sumó realidad a esas expectativas con su MVP en aquella Supercopa en Yeda de la que salió felicitado incluso por Simeone.

Dos años de distancia en los que los problemas físicos han ralentizado esa transición esperada en el centro del campo y que han conllevado, al final, la aparición de nueva competencia con el fichaje de Camavinga (un jugador muy de su perfil, pero por la izquierda) y el retorno de Ceballos, al que Ancelotti pretende sacar jugo. Para el Madrid es evidente que el uruguayo, con 23 años, es el futuro (por eso se le renovó en el verano pasado dos años más, hasta 2027) pero no deja de ser llamativo su historial médico. En las dos últimas temporadas ha ido apilando cuatro lesiones que le costaron perderse un total de 20 partidos. Mucha intermitencia justo en el hombre encargado de facilitar rotaciones para la troika del centro del campo en la que Kroos tiene 32 años y Modric se encamina a los 37. Valverde es el primer nombre para aportar “la energía” que demanda Carletto cuando quiere retocar la medular de su equipo o darle un empujón.

La motivación. Valverde volvió a ser decisivo en el Clásico de Supercopa como lo fue en el derbi de esa competición en 2020 y hasta su mujer, la periodista argentina Mina Bonino lo celebra en Twitter con su peculiar estilo desenfadado. Bonino compartió una captura de sus mensajes ‘motivacionales’ al centrocampista blanco, en los que le ‘amenazaba’ con no contratar a una cocinera y que tuviera que comer los platos preparados por ella “si no le pegas al arco cuando llegas al área”.

Sea por esos incentivos o no, el caso es que Valverde le pegó a la pelota y fue el 2-3 decisivo. “Cuando eché a correr pensé que tenía que acabar en gol”, recordaba ayer el mismo Valverde en RMTV. “Fede en las Supercopas es increíble, le gusta Arabia”, bromeó Vinicius, recordando lo de 2020. El Pajarito más supercopero.