INGLATERRA

Coutinho regresa a su prado

Completada su cesión al Aston Villa, Philippe Coutinho podría volver a jugar este mismo fin de semana en la liga en la que despuntó.

0
Coutinho regresa a su prado

Philipe Coutinho ha aterrizado en Birmingham con un amuleto que le regaló Leo Messi cuando ambos coincidieron en el vestuario azulgrana. Un periodista dio una pulsera al astro argentino después de errar un penalti ante Islandia en el Mundial de 2018, y tuvo el efecto deseado. Messi marcó un gol fantástico en la trascendental victoria por 2-1 frente a Nigeria, él fue encargado de abrir la lata. Un tanto para superar la fase de grupos. Coutinho recibió la pulsera de la suerte de Leo Messi, y la lleva desde entonces. Incluso cuando se midió a los culés con el Bayern en los cuartos de final de la Liga de Campeones 2019/20.

Sus buenas campañas en el Espanyol y el Inter de Milán le valieron un billete a Anfield. Un jugador desconocido para el gran público inglés. Brasileño y tremendamente técnico. Llegó en enero de 2013, con el curso ya iniciado. El Liverpool venía de ganar la Copa de la Liga y de caer en la FA Cup la campaña anterior, aunque lejos todavía de disputar el título de liga a los dos de Manchester y al Chelsea. Coutinho asumiría el rol de llevar al equipo un peldaño más allá. Con el 10 y el equipo a la espalda, el jugador encandiló a su nueva afición. Debutó marcando al Swansea City. Llegando a la frontal, amagando y engañando al portero. Una fantástica carta de presentación.

Pelota pegada al pie. Al derecho o al izquierdo, a Coutinho le daba igual. Sorteaba rivales como si fuera fácil. Como si llevara toda la vida escabulléndose de emboscadas constantes. No había espacio pequeño para él. Arrancando desde la posición de interior, cerca de la banda. Encontrando huecos y encontrando compañeros, o directamente buscando posición de disparo. Impredecible. Capaz de armar la pierna desde larga distancia o de aguantar las embestidas rivales en su camino hasta el área.

'Pequeño Mago'

Protagonizó momentos icónicos, imborrables en la memoria red. Como su gol frente al Manchester City en la 2013/14. En un duelo directo por el título de la Premier League, Coutinho asestó el golpe final. El Pequeño Mago, como lo conocen en Anfield, cazó un balón suelto en el área tras un error de Vincent Kompany para lograr la victoria en el último suspiro. Andaba seguro el Liverpool hacia su primer título de Premier League, pero un resbalón de Steven Gerrard frente al Chelsea evitó la hazaña. Olfateaba título el equipo de Brendan Rodgers, pero no lograba hincarle el diente.

Luis Suárez se marchó al final de aquella campaña al Barcelona. Creció entonces la figura de Coutinho en el vestuario, creció su importancia. Y también su cifra de goles y de asistencias. Encandiló a propios y extraños. Su marca de doce tantos y siete pases de gol en la campaña 2015/16 fue mejorada un curso más tarde. Condujo a los suyos a la final de la Europa League, el primero de los dos reveses continentales que el brasileño sufrió con el Liverpool. Los suyos cayeron ante el Sevilla en Basilea, y dos años más tarde volvieron a encontrar oposición española en una final europea. Y volvieron a perder. En esta ocasión, frente al Real Madrid en la Liga de Campeones. Un golpe demasiado duro. Aparecieron entonces rumores sobre un posible traspaso al Barcelona, que terminó confirmándose en el mercado invernal de 2018.

“Lo intentamos todo para que se quedase”, explicó Jürgen Klopp en una entrevista a Sky Sports días después de la marcha de Philippe Coutinho al Camp Nou. “No hubiese dejado el Liverpool por ningún otro equipo. Estaba convencido de que quería irse al Barcelona, y nos encontramos en una situación complicada y tuvimos que mirar por nuestros propios intereses”. Hicieron un buen negocio los scouses, que con el dinero que recaudaron por la venta del brasileño ficharon algunas piezas clave que les han ayudado a resarcirse en la Liga de Campeones, y a ganar la primera liga del club en treinta años: Virgil van Dijk, Alisson, Naby Keïta, Fabinho…

Gerrard tiene fe en él

Se fue al Barcelona a ganar la Liga de Campeones, y la ganó su exequipo. Se marchó cedido al Bayern de Munich, y entonces sí lo logró… marcando dos goles al Barcelona. No le fue bien a Coutinho en el Camp Nou. Tuvo cuatro entrenadores distintos, perdió compañeros clave y la entidad culé empezó a redefinir su identidad en mitad de una situación financiera compleja. Philippe regresa ahora a la Premier League. Lo contrata alguien que compartió vestuario y centro del campo con él durante su etapa más brillante, la de Anfield. Steven Gerrard cuenta con el brasileño para acercar al Aston Villa, campeón de Europa en 1982, a la mitad alta de la clasificación. Pese a no estar a la altura de las expectativas en el Barcelona y el Bayern de Munich, el brasileño cuenta con la fe del que una vez fuese su capitán. Y bajo la mirada de una liga, la Premier, en la que poco tiene que demostrar.