REAL ZARAGOZA

El Zaragoza de Francés y Francho

Los dos jóvenes canteranos, internacionales Sub-21, completaron una actuación espléndida y se elevaron sobre todos en la gran victoria sobre el Éibar.

Zaragoza
0
Francho y Francés, delante de Cristian Álvarez y de Iván Azón, durante un entrenamiento con el Real Zaragoza.
ALFONSO REYES

Francés y Francho. O Francho y Francés, porque tanto monta, monta tanto el central que el medio centro. Ambos, genuinos productos de la cantera aragonesa, completaron un partido grandioso y fueron fundamentales en la victoria frente al Eibar, un triunfo de justicia que ha situado al Real Zaragoza octavo, a cuatro puntos del 'playoff', y ha devuelto la ilusión al zaragocismo, tras la derrota frente al Leganés y el empate frente al Amorebieta.

Francés fue el que le puso firma a la victoria al rematar de volea un córner de Francho, pero todo su partido fue una exhibición de sus cualidades como central. Francho, por su parte, brilló tal vez más que nunca y su exhibición física fue portentosa. Y ello ha influido y no poco que Juan Ignacio Martínez le esté colocando ahora como medio centro puro, en lugar de adelantar su posición como una especie de media punta, para la que no está tan dotado.

El Real Zaragoza ha venido sobreviviendo estos nueve últimos años en Segunda gracias a la venta de media docena de futbolistas forjados en sus categorías inferiores, como han sido los casos de Vallejo, Diego Rico, Pep Biel, Soro, Raúl Guti o Pombo. En total, algo más de 20 millones de euros, a los que habría que sumar cifras menores por otros canteranos. Y todo porque últimamente no hay verano que el Madrid, el Barcelona, el Atlético o el Villarreal no pesquen en la Ciudad Deportiva del Zaragoza.

Ahora los dos que están en la rampa de salida son los internacionales Sub-21 Francés y Francho, especialmente el primero, cuya temporada está siendo excelente y se encuentra ya en la agenda de varios clubes españoles -fundamentalmente, el Sevilla- y europeos. Alejandro Francés, de 19 años, percibe todavía el sueldo mínimo en Segunda División (80.000 euros), pese a que se le prometió, al igual que a Francho, una mejora que aún no se ha producido. Tiene contrato hasta 2024 y una cláusula de rescisión de 10 millones en Segunda, que se eleva a 20 en Primera, pero todo apunta a que será vendido por menos de su blindaje, salvo que en el Real Zaragoza se produzca un cambio accionarial en las próximas semanas, lo que no parece sencillo.

La sociedad anónima deportiva, con una deuda neta todavía de 67 millones, tiene graves problemas de tesorería y al consejero delegado y vicepresidente Sáinz de Varanda, sobrino del accionista mayoritario César Alierta, hace días que le ronda la idea de recurrir a la venta de Francés en este mercado invernal, aunque el central agotaría siempre la temporada en el Zaragoza. Nada tendría mayor contestación en estos momentos entre el zaragocismo, ya de por sí muy crítico con los 'principales' del club, que el traspaso de Francés, que debería ser el jugador franquicia del Real Zaragoza para muchas temporadas, o por lo menos para ayudar a cimentar el ansiado ascenso a Primera División, pero todo hace indicar que esta será su última campaña en el Real Zaragoza, aunque en el Consejo de Administración no todos aprobarían esta operación.

Y en parecidas circunstancias se encuentra Francho Serrano, al que ya tanteó el Real Madrid para su filial Castilla la pasada temporada. Francho, de 20 años, tiene contrato con el Real Zaragoza hasta 2024 y su cláusula de rescisión es de 8 millones de euros en Segunda y de 30 en Primera. Y también percibe el salario mínimo en Segunda, lo que supone todo un agravio respecto de otros jugadores que perciben tres o cuatro veces más y su rendimiento es sensiblemente inferior.