CONFLICTO UEFA-SIUPERLIGA

La Superliga celebra el modelo abierto y democrático en la UE

Europa pide "libertad de asociación y sistema de ascensos y descensos" y el secretario general de la Superliga, Anas Laghrari, afirma que "todo coincide con nuestra propuesta".

0
La Superliga celebra el modelo abierto y democrático en la UE

El Consejo de Ministros de la Unión Europea publicó un documento de ocho páginas en el que que insta a respetar "la libertad de asociación, una estructura piramidal, un sistema abierto de ascensos y descensos, la importancia del deporte de base y la solidaridad (...) de conformidad con las disposiciones pertinentes del Derecho de la UE". El secretario general de la Superliga, Anas Lagharari, celebra la resolución de la UE porque "lo que pide el Consejo coincide plenamente con lo que es la Superliga Europea".

Para la Superliga, en la resolución de la UE hay otros aspectos que no pueden pasarse por alto. Entre ellos la referencia de los ministros al gobierno del deporte en Europa. Al respecto, la declaración de la UE reconoce que "el deporte organizado en Europa se ha estado enfrentando a amenazas internas y externas, como casos de mal gobierno, corrupción, manipulación deportiva, inestabilidad financiera, violaciones de los derechos humanos, dopaje, racismo, violencia, desigualdad por razón de género, aumento de la comercialización y una tendencia a comprar atletas jóvenes en lugar de formarlos".

La Superliga, en un comunicado, establece que su objetivo principal "es precisamente proteger el fútbol europeo contra estos abusos, entre otras cosas, garantizando la sostenibilidad a largo plazo, a través de un sistema de gobierno transparente y eficaz para los clubes e invirtiendo en el fútbol femenino desarrollando una Superliga Femenina. La declaración también señala que "la solidaridad financiera es una característica clave del deporte organizado fundamentado en valores". "Estamos totalmente de acuerdo", afirman desde la Superliga, organización que se ha comprometido "a realizar pagos mínimos anuales de 400 millones de euros al fútbol base, que crecerán al ritmo de los ingresos. Esta cantidad es más de tres veces superior a la que actualmente aporta la Liga de Campeones de la UEFA. A lo largo del periodo inicial del contrato, este compromiso superaría los 10.000 millones de euros. Se trata de una inversión real sobre el terreno que producirá resultados tangibles".

Por otra parte, el conflicto entre la UEFA y la Superliga está a expensas de lo que decida el Tribunal de Luxemburgo. Sobre la Superliga va a decidir 27 jueces, uno por cada país miembro de la Unión. Y lo harán con criterios técnicos. Manuel Ruiz de Lara, magistrado español de lo Mercantil, planteó a la Curia Europea una cuestión prejudicial sobre si existe abuso de posición dominante de la UEFA –y también de la FIFA– y si esa exclusiva sobre la organización de competiciones internacionales va contra el derecho de la Competencia de la Unión. Lo que se juzga es si la UEFA tiene un monopolio con la Champions. De ser así, eso iría contra la libre competencia y, por lo tanto, sería contrario a las leyes europeas.