ATLÉTICO DE MADRID

"¿Superliga? Romper la baraja no es ideal, pero si no hay acuerdo..."

Álvaro Gil, asesor jurídico del Atlético, club que se desligó de la Superliga, asume en una mesa redonda de Sports Law Institute que el proyecto sigue vivo.

0
Álvaro Gil, asesor jurídico del Atlético, club que se desligó de la Superliga, asume en una mesa redonda de Sports Law Institute que el proyecto sigue vivo: "Si no se llega a un acuerdo...".
DANI SANCHEZ

El proyecto de la Superliga sigue generando debates, opiniones a favor y en contra e intuición sobre si saldrá adelante y cuándo. Por eso fue un tema a tratar en la mesa redonda que convocó Sports Law Institute por su aniversario con grandes abogados deportivos de España: Toni Roca, Javier Ferrero, Reyes Bellver, Maite Nadal, Álvaro Gil... Este último, asesor jurídico del Atlético, es de los que el plan de la Superliga sigue vivo.

"Está claro cuál es la demanda de los clubes a UEFA, una mejor redistribución del dinero. Hay que ponerse todo el mundo de acuerdo. Quizás romper la baraja no es la mejor opción, pero si no se llega a un acuerdo...", destaca Álvaro Gil, asesor legal del club rojiblanco. "Veo difícil que se pongan de acuerdo. Conociendo a Florentino no hay que dar por muerto el tema de la Superliga", avisó Ferrero, ex abogado del Real Madrid. "Se hará con diálogo y con consenso. A mí me parece que es un proyecto que saldrá y más si se sigue por estos derroteros. No a las ‘bravas’, pero no lo descarto en absoluto", agregó Nadal.

El último punto del caso Superliga es la negativa de la Unión Europea. Pero aun así son pocas las voces que se atreven a aventurar que la iniciativa está muerta. El Atlético fue uno de los fundadores que se cayó del proyecto aduciendo que no había consenso entre todas las partes implicadas. "Percibí el rechazo de nuestra masa social y nos salimos", explicó meses después Gil Marín.

El Atlético se subió al barco de los clubes más poderosos de Europa, pero en cuanto se lanzó el proyecto y se vieron las numerosas reacciones en contra, el Consejo de Administración optó por recular. También para el club, concretamente para Gil Marín, fue un contratiempo de cara a LaLiga, pues el consejero delegado del club es su vicepresidente.