REAL MADRID

Rey de la remontadas

El Madrid ha conseguido diez puntos en LaLiga después de ir por detrás en el marcador, el que más de la competición por delante del Atlético (los de Simeone han logrado ocho).

0
Rey de la remontadas
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Real Madrid de Ancelotti ha demostrado hasta el momento una gran virtud: rebosa confianza. El equipo blanco ha recuperado uno de los valores que siempre le ha acompañado a lo largo de su historia, el de creer hasta el último minuto. Las remontadas siempre han ido en el ADN del club madridista y esta temporada se han convertido en algo habitual. Hasta el momento, el Madrid ha conseguido hasta diez puntos después de ir perdiendo, el que más de toda LaLiga (supera al Atlético, que ha logrado ocho).

El primer punto después de verse por detrás en el marcador lo consiguió en el Ciutat de Valencia, ante el Levante, en el que no pudo pasar del empate (3-3). Los otros nueve han llegado gracias a remontadas en los que los de Ancelotti terminaron venciendo: Celta (5-2), Valencia (1-2) y Sevilla (2-1).

Estas dos últimas, Valencia y Sevilla, tienen doble mérito porque llegaron en la recta final de los partidos y ante dos equipos que se caracterizan por la intensidad, demostrando que el Madrid goza de un gran tono físico, algo importante porque fue uno de los puntos débiles de los que se acusó a Ancelotti durante su primera etapa en el banquillo blanco.

Efecto Vinicius

En esos dos partidos el gran protagonista fue Vinicius. En Mestalla hizo un gol y dio el pase del otro, mientras que este domingo en el Bernabéu se inventó un golazo espectacular, probablemente el mejor que ha hecho con la camiseta del Real Madrid, para hacer un tanto magnífico que desbloqueó a un Madrid que había estado contra las cuerdas durante buena parte del partido.

El valor de lo logrado ante el Sevilla es aún mayor, porque es la primera vez en lo que va de Liga que a los de Lopetegui les hacen un gol en el último cuarto de hora de un partido. Es un equipo que termina muy bien los partidos, pero fue justo en ese cuarto de hora final cuando el Madrid se adueñó del partido y fue muy superior a su rival. Toda una demostración de carácter.