CÁDIZ - ATLÉTICO DE MADRID

En busca del mejor Koke

El capitán es básico en el Atlético y ha comenzado el curso apareciendo menos con balón y sufriendo en el pivote. Busquets le libera con la Selección.

0
Koke, durante el partido contra el Milan.
SUSANA VERA REUTERS

No hay mejor termómetro para medir un momento del Atlético que analizar el nivel de Koke. El capitán no es el jugador más rápido, más vistoso ni más técnico del equipo, pero probablemente es el más importante a la hora de poner ritmo y equilibrio para hacer jugar a sus compañeros. Y si Koke no está en su mejor versión, el Atlético sufre.

El vallecano continúa ejerciendo como pivote y ancla del centro del campo colchonero, pero esta temporada al equipo le está costando más dominar los partidos, que se juegue a lo que el Atlético quiere y eso debilita a Koke. En ocasiones sobrepasado, especialmente en Champions ante centros del campo muy físicos y activos en la presión, el segundo jugador con más partidos en la historia del club no está consiguiendo brillar y el equipo lo está notando sobremanera.

Contra el Milan, el equipo italiano quiso situar a Brahim a su espalda y anclar a un Koke que no es pivote puro y busca mucho la movilidad a la hora de intentar ser la salida del equipo jugada desde atrás. Y pese a la presencia de De Paul a su lado, siempre con un gran despliegue físico, todavía no se ha visto a un Koke cómodo y con continuidad en su juego. En ese infausto partido ante el Milan, Koke tuvo un 76,6% de acierto en el pase, fallando en 11 de sus 47 envíos, uno de sus peores porcentajes de la temporada. El capitán únicamente pudo completar 17 envíos en campo rival y el Atlético no dio la sensación de imponerse en ningún momento al centro del campo rival.

Después de una temporada 2020-21 sobresaliente y una fantástica Eurocopa, Koke tuvo que acelerar la puesta a punto con una pretemporada atípica, corta y sin apenas preparación para retomar los mandos del equipo. Y sin encontrar el pico de forma, el mejor Koke únicamente se ha visto en partidos puntuales, coincidentes con los mejores momentos de fútbol del Atlético (por ejemplo, contra Betis y Barcelona).

Busquets y el papel en la selección

Con la Selección sí está apareciendo más ese Koke dominante y capaz de poner pausa, acelerar y marcar el ritmo del equipo. Y quizás un factor de la ecuación fundamental sea ese papel de pivote que tan bien ejerce Busquets con España y que tanto libera a Koke a la hora de acercarse al área y de pisar más el campo rival. En la misma línea, pero a la inversa, ocurre con el jugador del Barcelona, que vive muy cómodo cuando tiene al capitán rojiblanco a su lado cubriendo metros sin parar y liberándole de hacer todo el trabajo que le tocaba abarcar de blaugrana.

Simeone sabe que Koke es pieza fundamental en la columna vertebral rojiblanca. Indiscutible, encontrar su mejor versión se antoja capital para recuperar al mejor Atlético de la temporada pasada. Cádiz será la siguiente prueba para ese centro del campo con el capitán como stopper junto a De Paul y Lemar poniendo fútbol y calidad a la medular colchonera. Kondogbia no termina de convencer a Simeone y es el pivote único jugador acostumbrado a ejercer como ancla en la plantilla rojiblanca. El mejor Atlético pasa por reencontrar al mejor Koke.