NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

LEGANÉS

Vico: "Somos de lo mejor de Segunda, pero hay que demostrarlo"

El cordobés aplaude el cambio de banquillo: "Estábamos bloqueados. Nafti es un líder, lo demostró desde que abrió la boca". "Asier fue importante para mí, esto es culpa de todos".

Actualizado a
Vico: “Somos de lo mejor de Segunda, pero hay que demostrarlo”
PEPE ANDRESDIARIO AS

Fede Vico (Córdoba, 27 años) ha caído de pie en Butarque. Aunque haya sido a la segunda. Porque antes de su etapa actual (firmó el pasado verano por dos temporadas) hubo una primera anecdótica. En 2018 el Leganés lo firmó procedente del Lugo para meterlo en la operación Rubén Pérez. Lo cedió con opción de compra de un millón que, visto su buen rendimiento en Los Cármenes, los nazaríes ejecutaron sin dudarlo. "Era una operación que estaba ya atada. Firmaba en el Leganés y me iba a Granada con opción de compra", cuenta, aunque admite que le dio rabia. "Venía de Segunda y me hacía ilusión quedarme en Primera", añade.

Sin embargo, quiso la vida que aquella frustración se convirtiera en un periodo fructífero que incluyó un ascenso a Primera y dos años en la élite, clasificación y debut en Europa League incluidos. Por eso, cuando quedó libre, muchos pensaron que encontraría equipo con celeridad. No fue así. "La pandemia y la crisis ha hecho que tuviéramos que esperar. No voy a negar que me habría gustado acabar en un Primera, pero el Leganés se interesó más que nadie en mí. La llamada del Garitano fue clave", admite.

Ahora, sin el de Bergara en el banquillo, también reconoce que el cambio ha sido bueno para inyectar una nueva dinámica al equipo. "Aunque hubiera sido a la inversa, de Garitano por Nafti. Estábamos bloqueados. El cambio nos ha venido bien. Además, Nafti es un entrenador líder. Sabe sacar lo mejor de los jugadores. Aprieta en los entrenamientos, pero con humor" reveló el cordobés, que ve a su nuevo técnico con ciertos aires "más modernos" por su reciente etapa como jugador admite al tiempo que no descarta, de seguir la racha, que el Leganés pueda luchar por cotas mayores. "Manda el partido al partido, pero tenemos una de las mejores plantillas de Segunda. Lo importante es mantener las buenas sensaciones y luego veremos, que la categoría es muy difícil", matizó. El medio fue el único pepinero que se despidió en redes del propio Garitano. "Siempre trato de ser cordial. La mala racha no ha sido sólo culpa de Asier, sino de todos", admite.

¿Cómo está? Tuvo problemas musculares hace semanas…

Bien… pero es verdad que hemos tenido un periodo con mucha acumulación de partidos. Estamos jugando cada 72 horas. Llevamos dos semanas que no paramos… pero bien. Ahora moralmente mucho mejor, después de ganar y llevar dos partidos sin derrota, la verdad es que mucho mejor.

Entrenar ahora una semana completa les sabrá a gloria bendita tras tantas apreturas…

Claro… además nos hace falta conocer al entrenador. Que nos transmita sus conceptos. Adaptarnos a él…

¿Cómo está yendo?

La verdad es que bien. Hay mucho trabajo táctico, que eso a lo mejor a los futbolistas no nos gusta tanto, pero bienvenido sea siempre que se mejore, que tenemos mucho margen de mejora. Para eso estamos. Para trabajar y sacarlo todo adelante.

¿Qué les estaba pasando?

Puede ser que hubiera un bloqueo, inconscientemente, en la cabeza de cada jugador. Yo creo que sí… Hacíamos todo lo posible para ganar un partido. Esta temporada el Leganés nunca ha sido rebasado por juego o por actitud… han sido momentos de suerte. Un penalti al principio de un partido, que te lleguen en el último minuto y te marquen… Hemos tenido momentos en los que no hemos tenido ese factor suerte…

Lo de Almería fue el mejor ejemplo…

Eso es. Y eso que iban primeros, pero fuimos superiores. No tuvimos suerte, esa cosa que hay que tener también en el deporte para estar arriba. Con Garitano se estaba trabajando bien, pero era ya algo más mental. Lo de cambiar de míster al equipo quizá le ha venido bien.

¿Era sólo eso lo que sucedía en el periodo con Garitano?

No sé… las dinámicas. Cuando es negativa cuesta salir mucho. Y no salíamos… El equipo, obviamente, no estaba en contra de nadie. Sino que sólo estábamos bloqueados.

No serán los primeros a los que les pasa…

Eso es. Yo llevo muchos años jugando al fútbol y no es la primera vez que destituyen a un entrenador por algo parecido. Si no llegan los resultados, hay que buscar cambios. Alguno…

¿Cómo era la relación de Garitano con el vestuario? Usted fue el único que se despidió de él en redes sociales…

Bueno… Yo le debo mucho a Garitano. Llevaba todo el verano negociando no sólo con el Leganés, sino con varios equipos, no lo voy a negar. Me decanté por el Leganés por una llamada suya, de Garitano. Luego el equipo no ha estado a la altura… pero no es culpa de Asier. Es culpa de todos, de los que salimos al verde y de los que dirigen.

Y por eso se despidió de él…

Yo siempre soy cordial. Cada uno luego es libre de decir o hacer lo que quiera. Yo con los entrenadores que se han ido he tenido una buena relación y no tengo nada en contra de Asier.

Pero ante el Valladolid pareció que no le saludó cuando le cambió…

A ver… soy un tío caliente… es verdad que cuando se hace un cambio debes dar la mano. Mínimo al compañero que sale. Al míster a veces no puedes, porque ni él se te acerca. Y es verdad que a veces me ha pasado pues que no saludas al que sales, o al míster… y no es por tener nada en contra ni del compañero, ni del míster o de la afición… Es que estás caliente…

Y ese día todos estaban calientes por la derrota…

Obvio. Si vas 3-0, te cambian y no saludas… pues es muy feo. Pero en ese momento íbamos perdiendo, te cambian y salí muy enfadado, pero porque no nos salían las cosas…

A veces al que observa desde fuera le cuesta meterse en la piel del futbolista en ese instante.

Claro. Vas revolucionado, a 180 pulsaciones, caliente del partido… es difícil gestionar esas situaciones. Pero no me quiero excusar. Siempre hay que tener buena cara… pero soy así. Tengo mucho temperamento. De sangre caliente.

El entrenador siempre paga en las crisis, pero, ¿entre los jugadores hay autocrítica?

Obviamente. Nosotros no estamos al 100%. Con equipo que tenemos, si estamos todos al 100%, con esa frescura, chispa… es que todo esto es cuestión de cabeza. Si físicamente estás bien, pero la cabeza no te va… No te sientes a gusto. Libre.

Maldita inspiración…

Es que esto no es un trabajo de oficina. Esto es un trabajo en el que necesitas inspiración mucho, sí. En el deporte es importante. Si no estás inspirado es difícil. Si no estás inspirado y te salen los resultados… bueno… Pero si no salen los resultados es complicado darle la vuelta. El cambio ahora de Nafti nos ha venido bien para la reacción del equipo.

A usted le gusta eso de coger responsabilidades… ¿es cierto?

Yo siempre lo he hecho. Aunque no haya jugado mucho. El año pasado, por ejemplo, no jugué mucho en el Granada, pero siempre que salía, intentaba coger la responsabilidad, nunca me escondo. Pero eso va con la personalidad de cada uno.

¿Siempre fue así?

He mejorado a lo largo de mi carrera. Al principio era un poco más cohibido, pero ahora soy de los que piden que me la den para intentarla yo. Me gusta la responsabilidad. Así me siento importante en el equipo. No es que me eche el equipo a la espalda. Es coger la responsabilidad que me toca.

En este vestuario, ¿hay líderes?

¡Claro! Y diferentes tipos de líderes. Está gente que comunica más. Gente que la quiere más… Pero hay un equipo sano. Buena gente. Buenos capitanes y gente humilde, que es lo importante.

¿También Nafti es líder?

Sí… yo desde el primer momento lo vi. Nos lo transmitió desde que abrió la boca. Sabe sacar lo mejor de los jugadores, que me he informado…

¿Ah sí?

Sí, sí… siempre intento informarme de todo. De los nuevos compañeros, del equipo al que voy… y en este caso del nuevo entrenador. Ya me dijeron en Lugo, donde jugué, que mete mucha intensidad y sobre todo mucha confianza al jugador, que es importante.

Intensidad, ¿en qué sentido?

En los entrenamientos, que nos aprieta para que los demos al 100%. Además, nos trata a todos por igual. Desde el primer momento nos dijo que lo importante no sólo era el rendimiento el fin de semana, sino también a lo largo de la semana. Lo que estoy viendo es que es un buen entrenador. Tiene las cosas claras y comunica mejor.

¿Ha cambiado mucho el método con respecto a Garitano?

A ver… es diferente. Asier es un entrenador más reservado. Tiene un método quizá más parecido a los de antes. Nafti es más moderno en el sentido de que ha sido jugador hace poco. Fíjate que yo hace años jugué contra él…

¿De verdad?

Sí, en un playoff de ascenso a Primera en un Córdoba – Valladolid. Es diferente… no digo que sea mejor que Asier, sino diferentes. Y ahora es lo que necesitamos. Como si hubiera sido al revés, quiero decir. Como si antes hubiera estado Nafti y hubiera venido Asier…Necesitábamos un cambio. Aumentar la confianza y meternos caña. Porque mete caña, pero con sentido del humor… encaja perfectamente en lo que necesitamos.

¿Cómo vivió usted el capítulo de Borja Garcés?

Yo siempre respeto a mis compañeros. Es su decisión. No me voy a meter ahí. Asumió las consecuencias y lo importante es que sea un profesional dentro y fuera del campo. El motivo de enfado de Asier fue totalmente entendible Luego cada uno tiene su opinión. Yo como compañero le apoyaré y en el día a día Borja nos demuestra que es un profesional.

Ahora que con Xavi se han puesto de moda los códigos internos, ¿Nafti ha puesto muchas reglas?

No, que va. Aquí cada uno es grandecito y sabe los horarios… esto no es cómo el colegio. Llevamos todos mínimo 2-3 años jugando mínimo al fútbol como profesional y sabemos lo que hay que hacer.

Así que nada nuevo bajo el sol…

Bueno…

Cuente…

Ha metido alguna variación para aumentar la competitividad. Le gusta que los entrenamientos sean intensos. Y lo ha hecho con incentivos en algunas pruebas.

¿Incentivos?

Sí, vamos, que el que pierda, paga.

¡Arrea! ¿Y se paga mucho?

No, no… poquito, poquito… pero cuando te tocan el bolsillo…La gente paga con gusto, porque luego es para cosas en común, alguna comida de grupo y hacer unión. Ese tipo de cosas y detalles nos vienen bien. Es súper sano para el plantel.

Decía que el Leganés tiene plantilla para grandes objetivos… ¿Cuál es el objetivo actual del Leganés?

Hostia… es que yo he tenido años en los que tenía un objetivo menor y lográbamos cosas gordas y otros en los que tenías un objetivo ambicioso y te quedabas atrás… Es complicado. Será un tópico, pero hay que ir partido a partido. Ahora ganas tres partidos seguidos y te metes antes de Navidad pensando en playoff… no sé… lo importante es dejar buenas sensaciones, como ahora…

Así que no descarta nada…

Hombre, por supuesto. Ya te he dicho que ahora te reenganchas con algunas victorias y te vas arriba. Este equipo, sin confianza estaba dando la cara, si ahora coges confianza, puedes luchar. Aunque esto no es algo que cambie de la noche a la mañana. Ojalá ganemos todo de aquí a Navidad… pero la verdad es que Segunda es complicado.

No es usted de los que mira mucho la clasificación…

Sí, bueno… es anecdótico. Hay que mirarla a veces… Cuando te vas de vacaciones la mira, cuando vuelves intentas otra vez hacerlo lo mejor posible…

Así que no es muy obsesivo con eso…

A ver, voy a ser sincero, vine al Leganés porque había un proyecto para subir. Y creo que lo hay… Tenemos una de las mejores plantillas de Segunda, pero luego hay que demostrarlo. Y poco a poco lo vamos a demostrar. Ahora mismo no miro la clasificación, porque si no, me amargo. Prefiero ir partido a partido, tratar de ser superior la rival… porque si jugamos como estamos jugando, el premio llegará. El otro día, en Huesca, llegó.

Ésta es su segunda etapa en el Leganés, aunque en la primera, en 2018, ni se entrenó. ¿Se quedó con la espina clavada de no contar en Primera?

Hombre, claro… firmas por un equipo de Primera… pero era una operación que estaba ya atada. Firmaba en el Leganés y me iba a Granada con opción de compra.

Todo dentro de la operación de fichaje de Rubén Pérez, del que ha heredado dorsal…

Sí, sí, eso es… A mí la verdad es que luego me vino bien, porque en el Granada subimos y mis tres años allí fueron espectaculares. Tengo un recuerdo bueno.

¿Es consciente de que el Leganés quería repescarlo?

Sí, sí… sé que el Leganés estaba interesado en que volviera, pero tenía una cláusula de compra y ahí no podía hacer nada. Además, yo estaba allí muy a gusto. Sinceramente, me alegro de que pasara así, porque ahora estoy aquí, con ganas de hacer cosas bonitas.

¿Cómo ha sido esta vez su refichaje por el Leganés?

Fue jodido. En otros años los jugadores libres como yo habrían fichado en mayo… Pero con el tema de la pandemia, lo económico…el verano ha sido duro. De semanas sin dormir, de ver a dónde terminaría. Yo estaba apurando las opciones para estar en Primera… pero tampoco era plan de estar en Primera por estar. Yo quería que me valorasen… y el Leganés, aunque en Segunda, fue el que más me valoró. Tanto económicamente, como por el proyecto deportivo que había.

¿Tuvo miedo de quedarse sin nada?

Iba a apurar más…pero después de la llamada de Asier, con Txema Indias también apretando… dije mira, me voy para allá, que hay buen proyecto.

¿No le costó volver a Segunda?

A ver… es verdad que he estado en Segunda, pero cuando ya estás en Primera, dos años como estuve yo, más en un equipo de Europa League, como el Granada… ¡Hostia!...apuras al máximo para ver si te quedas en Primera. Y es verdad que había intereses de Primera, pero tenía que esperar más y preferí no hacerlo, por riesgo a quedarte sin equipo como ha pasado con muchos jugadores. Venir aquí, además es venir a un buen club, que ya conocía, con buenas instalaciones, me pilla al lado de casa… estoy muy bien…

Usted, por cierto, ¿de qué juega? Le hemos visto en todas las posiciones.

Llámalo polivalencia…

Pues sí…

Pero a veces es un problema, ¿sabes? Porque llega el entrenador y te dice: ¿De qué juegas? Y no sabe ubicarte. Pero creo que es una suerte ser polivalente. Puedo jugar en un 4-4-2 por la derecha, de mediapunta, por la izquierda. He jugado también de ‘8’…

¿Y de '9'?

De '9'… pufff… a ver, lo que te diga el míster, pero de '9' sólo no. Con dos delanteros a lo mejor puedo jugar al lado de alguien que baje a recibir, pero al final me gusta estar libre en ataque. Yo físicamente estoy bien. Tengo movilidad y me gusta eso. Pero es verdad que no tengo una posición fija…

Eso se ve en los partidos…

Es verdad. Si el partido está para ir mucho por dentro, voy por dentro. Que está mucho por fuera, voy por fuera… Es una cuestión de lectura. Pero le cuesta ubicarme incluso a la familia.

¿Cómo?

Mi abuela me dice: 'Niño, ponte unas zapatillas de colorines, que te vea en el campo, que si no no sé quién eres'.

¿Y las lleva?

Ahora las tengo naranjas, pero es que ahora hay mucho jugador que las tiene naranjas.

Lleva dos goles, ¿va a por los seis que es su tope, en el Córdoba?

No soy muy goleador, pero claro que me gustaría igualar aquello. Pero en general trabajar por el equipo: asistencias, esfuerzo… creo que estamos en buena dinámica y si corremos todos como estamos haciendo, lo sacaremos…

Hablando de correr, pese a lo de ser uno de los jugadores con calidad, ante el Huesca fue el jugador que más corrió.

Engaño, engaño… los preparadores físicos me lo dicen, que tengo calidad, pero que aprieto… Y yo les digo que claro, que si no, no habría jugado donde he jugado…Me gusta moverme, y sin correr no tienes movilidad.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?