LEGANÉS

La machada que inspira al Leganés

El Barça B de Eusebio demostró en la 13-14 que aún es posible soñar con una remontada que acerque a los de Nafti al objetivo del playoff de ascenso. Mientras, sólo se piensa en la salvación.

0
La machada que inspira al Leganés
JAVIER NAVARRO DIARIO AS

El Leganés de Mehdi Nafti es, por ahora, un equipo que mira al corto plazo. Al menos en lo que a sus objetivos se refiere. No quiere el entrenador franco-tunecino ver más allá de la situación actual. El panorama habla sólo el lenguaje de la permanencia atado al verbo del partido a partido. “Me lo han dicho muchas veces ya. Me han dicho que hay potencial… pero estamos en descenso. Es la realidad”, comentó el técnico en su presentación. Y ahí, en descenso, sigue un Lega que, sin embargo, tras los dos últimos partidos (empate ante el Cartagena, victoria en Huesca) atisba la leve esperanza de poder pisar el acelerador para eyectarse del pozo y, de quien sabe, intentar mirar más allá.

El propio Nafti no descartó nada en su puesta de largo: “No tengo la mínima duda de que iremos creciendo poco a poco. Si no, no estaría sentado aquí. Pero la realidad es hoy. Dentro de un mes me gustaría que fuera otra”, confesó ese mismo día en el que dejó entrever que, aun siendo realista, tampoco pone límite a sus ambiciones. La duda está en saber si al Leganés le daría para, en caso de resurrección y remontada, llegar al final del curso con opciones de luchar por el objetivo primario del ascenso. ¿Es realmente factible semejante machada?

Dice la estadística que sí. Complicado… pero no imposible. Sueño que ya se hizo carne hace no tanto en el Barça B de Eusebio Sacristán. Los culés comenzaron el curso buceando en el cenagal de los últimos puestos y acabaron terceros en la clasificación sin, eso sí, poder jugar playoff de ascenso por ser filial azulgrana. Para el caso del Leganés, el ejemplo sigue valiendo igual.

Comienzos similares

En la comparativa entre uno y otro equipo, el Leganés en la jornada 13 (cuando Nafti cogió el equipo) partía con 10 puntos mientras que el Barça B sumaba tres más. Ahora, en la jornada 15, las distancias de esta carrera virtual se reducen. El Leganés acumula 14 puntos frente a los 16 que tenía el Barça B en aquella fecha de aquel campeonato. A ojos de mantener la comparativa, el ejemplo sigue valiendo.

Un ejemplo que pueden relatar algún pepinero, protagonista de aquel filial que se disparó en la clasificación. Xavi Quintillà, lateral zurdo del los blanquiazules (recién recuperado, por cierto, de su lesión) formó parte testimonialmente de aquel conjunto en el que militaron, entre otros, Munir, Adama Traoré o Denis Suárez. Aquellos chavales lograron la machada de acabar en la parte alta de la tabla gracias a una espectacular remontada, especialmente notoria en el tramo final de campeonato. Entre la jornada 28 y la 36, Eusebio y sus chicos (Quintillà entre ellos), sumaron 23 de 27 puntos posibles.

En total, el Barça B terminó con 66 puntos (50 desde la jornada 15, la actual e Segunda), lo que desgranado supuso una gesta de dejarse sólo 31 puntos por el camino y acumular 1,85 puntos por partido. Si el Leganés siguiera esa media, llegaría a tener 64 puntos, una suma que le habría permitido jugar playoff de ascenso en la mitad de las últimas 10 temporadas en Segunda. Es decir, que la remontada es factible aunque, como recuerdan con insistencia en Butarque, ahora mismo es más fantasía que realidad. Porque el Leganés, por ahora, sólo lucha por la permanencia y por mejorar su rendimiento en el partido a partido.